Murió el ser humano y nace la leyenda

La muerte del presidente Chávez debe afligir a todos los venezolanos, no solo a quienes creemos en él sino a todos sin excepción. Chávez llevó a Venezuela a la palestra mundial, siempre para el bien, para combatir la pobreza, para alzar la voz ante la injusticia y la inequidad. Llamando a la cordura, a la salvación del planeta, al reconocimiento del pueblo indígena, a la atención de los pueblos con hambruna, a la justicia de las causas históricas nacionales. Chávez respetó todas las religiones, a los cristianos, islámicos, budistas…Nunca dijo nada en contra de algún pueblo, pero si les cantó sus verdades a los gobiernos que, por su hegemonía actual, creen que el mundo les pertenece y a quienes valiéndose de su posición representativa en la sociedad trataron de manipular y torcer voluntades.

La libertad de expresión fue su gran bandera. Permitió que se dijera de todo, y combatió a los manipuladores de la opinión con sus propias armas, con la palabra clara, plena, llana. Sin tapujos ni complejos. Por la calle del medio, con la máxima que siempre repetía: “con la verdad ni ofendo ni temo”.

Muchas veces nos erizábamos ante tanta franqueza, pero con los días, nos dábamos cuenta de que la verdad que pregonaba descarnadamente aplastaba a los adversarios. Siempre tuvo la razón.

El gobierno de Chávez fue excepcionalmente nacionalista. Primero la patria. Quienes siempre trataron alimentar al egoísmo para usarlo como arma política, haciendo creer que los mecanismos de colaboración internacional era una “regaladera”, se toparon con la conciencia de un pueblo que sabe lo que es la solidaridad y compartir lo que se tiene. Tales ataques, estúpidos por demás, solo recibieron indiferencia, y literalmente quedaban en ridículo.

Nadie puede decir que el presidente Chávez era tonto o manipulable o corrupto. Por el contrario, sus opositores jamás pudieron convertirse en detractores, y por el contrario, cada vez más se incrementaba el respeto a su integridad y a su inteligencia. Me atrevo a decir que la oposición llego a admirarlo. La unidad obligada de la oposición no es más que la prueba irrefutable del liderazgo de Chávez.

Libros, poemas, canciones, retratos, esculturas ya se han hecho para reconocer su obra, y de seguro, de hoy en adelante se multiplicara la inspiración que produce la figura mítica de Chávez. Nadie como él ha promovido tanto amor a la lectura, al deporte, a la cultura, a las ciencias, a la tecnología…siempre estaba en todo. Nadie puede negarlo.

Chávez hombre versus Chávez doctrina dilema que ya existe como tema de estudio. Tesis doctorales se harán. Tratados políticos, sociológicos, religiosos, para bien, para mal, con objetividad y con sesgo, jamás desapercibido ni ignorado. La referencia “Chávez” será obligatoria para las ciencias sociales.

¿Chávez cambio a Venezuela? Si, y a América, y al mundo. Argumentos hay para defender la tesis, pero no vale la pena tratar de escribirlo ahora, se demostrará por los hechos.

Ahora, el dilema. ¿Qué hacer?

Los seguidores de Hugo Chávez tenemos un programa escrito por Chávez, tenemos instrucciones inmediatas a seguir y tenemos por meta una patria socialista.

La oposición, Lo primero que debe hacer es escuchar al pueblo pueblo. Tratar de entenderlo y sentarse a reflexionar, reflexionar y reflexionar. Luego de eso, que no es tiempo perdido, debe tratar de integrarse a la causa. Tal vez pueda incluir matices, ideas, propuestas y por qué no sabiduría y talento. De mi parte le daré un consejo a la mesa de la unidad: No postulen candidato a las próximas elecciones presidenciales.

Tal vez suene extraño, y se pueda pensar que estoy cercenando un derecho, que lo tienen, pero a mi entender, ganarían mucho más si no postulan candidato. Sería una acción muy bien valorada por el pueblo pueblo. Un gesto de buena voluntad, de amor al país, de patriotismo inclusive. Sería un gesto inteligente, que le permitiría a ellos mismos revitalizarse y evolucionar hasta convertirse en una alternativa válida para ocupar muchos espacios de gobierno. Es solo un consejo, y como tal o lo toman o lo dejan.

Hoy murió el ser humano y nace la leyenda. Habrá otros episodios de la viva nacional, pero la trascendencia de este es tan grande como cualquier otro en la historia pasada y difícilmente superable en el provenir.

Honor y Gloria al Comandante Chávez.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 838 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a160632.htmlCUS