En el marco de la propuesta del Ministro Rafael Ramírez

La necesaria revisión, rectificación y reimpulso en RRHH en PDVSA (I)

Eliminar la "macdonalización" en RRHH.

Una revisión y rectificación profunda de RRHH en PDVSA pasa por la revisión de las tareas y funciones del personal de las diferentes organizaciones que la conforman. Como es bien sabido, el capitalismo divide y simplifica las tareas, con ello atomiza funciones, pero también atomiza el conocimiento de las mismas. Recordemos, como lo dijo el mismo Ministro Ramírez, que esta normativa fue implantada por la dinastía Giusti en nuestra Industria, por lo tanto responde fielmente a los cánones del "Non plus ultra" del capitalismo, es decir MaCdonald's, empresa que se especializa en comida sin necesidad de emplear cocineros, no los necesita pues lo que usa son "ensambladores". Esta simplificación de tareas ideada por el capitalismo persigue que cualquier persona pueda ser facilmente sustituible y que además no necesite manejar y conocer las características de todo el proceso productivo. La simplificación de tareas y funciones lleva en sí el propósito de reducir la calificación del trabajador y hacerlo facilmente desechable.

Si se hace una revisión -incluso simple, no tiene que ser nada minuciosa- se podrá corroborar que todos los procesos de RRHH en la Industria y toda su normativa constituyen un gigantesco culto al burocratismo; todo se maneja en forma fragmentada, compartimentada. Una exacerbada división de tareas y funciones que disfrazan con el eufemismo de "trabajo en equipo", y que sólo ha traído descontento a la clase obrera quien se ha sentido históricamente engañada por la nómina mayor por el retardo o la ausencia de respuestas a sus planteamientos y reclamos. Cabría preguntarse, ¿cómo RRHH planifica su gestión?; imaginamos, conciendo los parámetros de la vieja PDVSA, que será por objetivos -lo que implicaría revisar si son los mismos objetivos-; y sería pertienente hacer una revisión para verificar el ENFOQUE de esos objetivos. Posiblemente los objetivos de las diferentes organizaciones de RRHH tienen la visión parcial de quienes dirigen estos procesos, es decir, buscan responder más a una organización que a los fines del servicio que deben prestar. Quieran negarlo o no, quienes manejan RRHH conforman una élite -en el sentido de tener el dominio y control de todos los procesos de los beneficios al trabajador- y una visión de quien está sentado del otro lado del escritorio y se sabe dueño de la situación y de "sus respuestas" -aprendidas de un formato-, pero que desconoce la realidad de quien está al frente esperando su apoyo y que tiene sus propias y particulares preguntas.

Es probable que el ENFOQUE de las organizaciones de RRHH esté limitado a indicadores económicos y datos estadísticos -algunos reales y otros falseados para dar una aparente eficiencia-, todo para responder al tipo de gestión organizacional capitalista que en nada le importa el carácter cualitativo del servicio que presta, el bienestar que genera o el avance del desarrollo humano verdadero. RRHH debe comenzar por revisar el enfoque de sus objetivos pues es muy probable que sean los mismos de siempre y con ellos sólo estaría respondiendo a una visión capitalista; es decir, que es probable que sea más importante el número de trabajadores atendidos sin importar si se respondió o no a sus necesidades y planteamientos.

Una auto-revisión de RRHH.

Ahora, me pregunto, ¿qué posibilidad real hay de que los trabajadores de RRHH, dado que todos son profesionales universitarios hagan justicia a sus títulos y propongan también el cambio de la normativa?, dado que ellos conocen qué es realmente necesario y qué no lo es, como gestores de estos procesos deberían estar capacitados y disponer su trabajo no sólo para darle continuidad a los diferentes procesos -o para eternizar los procesos de la vieja PDVSA- sino también para transformarlos de manera que sirvan a los fines que están destinados. Si son parte de una organización que apunta a la optimización de los procesos y a ser eficientes no deberían conformarse sólo con administrar sino también con ajustar esos procesos a las necesidades de los trabajadores, a la realidad del contexto y al marco legal. ¿Hay voluntad en el personal para hacer estas necesarias transformaciones? Porque no se trata de dar respuesta a una u otra particularida sino a toda la clase trabajadora que tiene legítimo derecho a los servicios y beneficios que le da la Industria y que la normativa impuesta se los niega o los limita. No se justifica que quienes manejan una normatíva y sean capaces de reflexionar sobre ella y se den cuenta de que muchos de sus principios son absurdos e inútiles, se queden de brazos cruzados siendo simplemente ejecutores, ¿dónde queda entonces el compromiso con el trabajo, el crecimiento profesional y el aporte personal a la Industria?.

Dado que RRHH conoce y maneja la normativa debería también hacer un estudio de factibilidad de la misma, por ejemplo, ¿cabría la posibilidad de que parte de la normativa sea derogada y sustituida por otra que no se sujete a los princicpios del burocratismo?, ¿acaso no se pueden simplificar los requerimientos? En el caso del Plan de Vivienda, por ejemplo, en la Costa Oriental del Lago es una realidad que la mayoría de los terrenos son ejidos -y esto incluso fue históricamente alimentado por la misma industria petrolera y por un Estado incapaz-, justamente esos terrenos ejidos son los que están dentro de las posibilidades económicas del trabajador, pero sólo pueden ser aprobados si se entrega la Carta Catastral emitida por las Alcaldías y cuya emisión alimenta la corrupción de los trabajadores de esas instituciones y el chantaje a nuestros trabajadores para su entrega. Todos sabemos que la burocracia trae corrupción y mientras mayor sea el número de requerimientos esto abrirá las apetencias de quienes trabajan en los organismos públicos a los cuales el trabajador debe recurrir en búsqueda de algún documento que se solicite según la normativa actual.

Igualmente, en lo concerniente a los servicios de Salud -una de las organizaciones de RRHH- se debe hacer una revisión y considerar la posibilidad de establecer una política que permita fomentar la asistencia de los trabajadores a otras instituciones de salud que está construyendo el Estado, para que haya coherencia entre las políticas del Estado y su Empresa; no se justifica que si PDVSA da los aportes para la construcción de un CDI -que sabemos están muy bien equipados- no se establezcan convenios de intercambio con estas instituciones. ¿Acaso pretendemos conformar otra élite petrolera semejante a aquella que históricamente fue alimentada con el exclusivismo?,¿acaso las personas que asisten a un CDI son de menor "categoría"?; porque vamos a estar claros, si los antiguos trabajadores de la Industria se sentían "excluivos" y de mayor "categoría" que el resto de los venezolanos era porque la Industria alimentaba eso a través de un sistema de servicios "exclusivo" para los trabajadores petroleros -hospitales, clínicas, escuelas, clubes, vivendas-. Hay que recordar que ese exclusivismo elevó a tal grado su ego que se sintieron con el derecho de ordenar que renunciara al Presidente que habíamos escogido todos los venezolanos, ¿va la actual PDVSA a seguir alimentando ese sistema exclusivista?, ¿cómo entonces el trabajador petrolero va a sentirse parte de este país si todo lo que concierne a los servicios que se le dan son únicamente para él?; eso era justificable en una industria con principios netamente capitalistas y explotadora de la clase obrera y dentro de un Estado indolente, pero el Estado sobre el cual se está refundando la República Bolivariana de Venezuela es un Estado solidario, que legitima los derechos de la clase trabajadora y de todos los ciudadanos.

Hay que recordar que RRHH necesita ser mucho más que prestataria de un servicio que tiene como benefiaciarios a los miles de trabajadores que día a día mantienen activa esta Industria, necesita ser una organización solidaria, que toma en cuenta la realidad de cada contexto y por lo tanto no puede sujetarse a parámetros rígidos y menos aún si estos tienen las caracterísiticas perversiones capitalistas. ¿Trabaja RRHH para generar la "mayor suma de felicidad posible" a todos los trabajdores de la Industria y dar su aporte en la construcción de una sociedad socialista?.

marymadueno@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3422 veces.



Mary Madueño


Visite el perfil de Mary Madueño para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: