Parte I y II:

Manifiesto de la Asociación Internacional de los Trabajadores

Obreros:

Es un hecho notabilísimo el que la miseria de las masas trabajadoras no haya disminuido desde 1848 hasta 1864, y, sin embargo, este período ofrece un desarrollo incomparable de la industria y del comercio. En 1850, un órgano moderado de la burguesía británica, bastante bien informado, pronosticaba que si la exportación y la importación de Inglaterra ascendían un 50% más, el pauperismo descendería a cero. Pero, ¡ay!, el 7 de abril de 1864, el canciller del Tesoro cautivaba a su auditorio parlamentario, anunciándole que el comercio de importación y exportación había ascendido en el año de 1863 “a 443.955 libras esterlinas, cantidad sorprendente, casi tres veces mayor que el comercio de la época, relativamente reciente, de 1843”. Pero al mismo tiempo hablaba elocuentemente de la “miseria”. “Pensad —exclamaba— en los que viven al borde de la miseria”, en los “salarios… que no han aumentado”, en la “vida humana… que de diez casos, en nueve no es otra cosa que una lucha por la existencia”. Pero no dijo nada de los irlandeses, que en el Norte de su país son reemplazados gradualmente por las máquinas y en el Sur por los pastizales para ovejas. Y aunque las mismas ovejas disminuyen en este desgraciado país, lo hacen con menos rapidez que los hombres. Tampoco repitió lo que acaban de descubrir en un acceso súbito de terror los más altos representantes de los “diez mil de arriba”. Cuando el pánico producido por los “estranguladores” (“estranguladores”, bandas de ladrones, cuyos asaltas en las calles de Londres se hicieron tan frecuentes a principios de la década del 60 que dieron lugar a debates parlamentarios) adquirió grandes proporciones, La Cámara de los Lores ordeno que se hiciera una investigación y se publicara un informe sobre los penales y lugares de deportación. La verdad salió a relucir en el voluminoso Libro Azul de 1863, demostrándose con hechos y guarismos oficiales que los peores criminales condenados, los presidiarios de Inglaterra y Escocia, trabajaban mucho menos y estaban mejor alimentados que los trabajadores agrícolas de esos mismos países. Pero no es eso todo. Cuando a consecuencia de la guerra civil de Norteamérica quedaron en la calle los obreros de los condados de Lancaster y de Chester, la misma Cámara de los Lores envió un medico a los distritos industriales, encargándole que averiguase la cantidad mínima de carbono y  de nitrógeno, administrable bajo la forma más corriente y manos cara, que pudiese bastar por término medio “para prevenir las enfermedades ocasionadas por el hambre”. El doctor Smith, médico delegado, averiguó que 1400 gramos de carbono y 66,5 gramos de nitrógeno semanales eran necesarios, por término medio, para conservar la vida de una persona adulta… en el nivel mínimo, bajo el cual comienzan las enfermedades provocadas por el hambre. Y descubrió también que esta cantidad no distaba mucho del escaso alimento a que la extremada miseria acababa de reducir a los trabajadores en paro forzoso de las fábricas de tejidos. 

Pero escuchad aún: Algo después, el doctor médico en cuestión fue comisionado nuevamente por el consejero médico del Consejo Privado, para hacer un informe sobre la alimentación de las clases trabajadoras más pobres. El “Sesto informe sobre la Sanidad Pública”, dado a la luz en este mismo año por orden del Parlamento, contiene el resultado de sus investigaciones. ¿Qué ha descubierto el doctor? Que los tejedores en seda, las costureras, los guanteros, los tejedores de medias, etc., no recibían, por lo general, ni la miserable comida de los trabajadores en paro forzoso de las fábricas de tejidos de algodón, ni siquiera la cantidad de carbono y nitrógeno “suficiente para prevenir las enfermedades ocasionadas por el hambre”. 

 “Además —citamos textualmente el informe— el examen del estado de las familias agrícolas ha demostrado que más de la quinta parte de ellas se hallan reducidas a una cantidad de alimentos carbonados inferior a la considerada suficiente, y más de la tercera parte a una cantidad menos que suficiente de alimentos nitrogenados; y que en tres condados (Bercks, Oxford y Somerset), el régimen alimenticio se caracteriza, en general, por su insuficiente contenido en alimentos nitrogenados”. “No debe olvidarse —añade el dictamen oficial— que la privación de alimentos no se soporta sino de muy mala gana, y que, por regla general, la falta de alimentos suficiente no llega jamás sino después de muchas otras privaciones… La limpieza misma es considerada como una cosa cara y difícil, y que cuando el sentimiento de la propia dignidad impone esfuerzos por mantenerla, cada esfuerzo de esta especie tiene que pagarse necesariamente con un aumento de las torturas del hambre”. “Estas reflexiones son tanto más dolorosas cuanto que no se trata aquí de la miseria merecida por la pereza, sino en todos los casos de la miseria de una población trabajadora. En realidad, el trabajo por el que se obtiene tan escaso alimento es, en la mayoría de los casos, un trabajo excesivamente prolongado”. El dictamen descubre el siguiente hecho extraño, y hasta inesperado: “De todas las regiones del Reino Unido, es decir, Inglaterra, el País de Gales, Escocia e Irlanda, la población agrícola de Inglaterra”, precisamente la de la parte más opulenta, “es evidentemente la peor alimentada”; pero hasta los labradores más pobres de los condados de Bercks, Oxford y Somerset están mejor alimentados que la mayor parte de los obreros calificados que trabajan a domicilio en el Este de Londres. 

Tales son los datos oficiales publicados por orden del Parlamento en 1864, en el milenario del libre cambio, en el momento mismo en que el canciller del Tesoro decía a la Cámara de los Comunes “que la condición de los obreros ingleses ha mejorado, por término medio, de una manera tan extraordinaria, que no conocemos ejemplo semejante en la historia de ningún país ni de ninguna edad”. Estas exaltaciones oficiales contrastan con la fría observación del dictamen oficial de la Sanidad Pública: “La salud pública de un país significa la salud de sus masas, y es casi imposible que las masas estén sanas si no disfrutan, hasta lo más bajo de la escala social, por lo menos de un bienestar mínimo”. 

Deslumbrado por los guarismos de la estadística, que bailan ante sus ojos en el “Progreso de la nación”, el canciller del Tesoro exclama con acento de verdadero éxtasis: Desde 1842 hasta 1852, la renta imponible del país ha aumentado en un 6%; en ocho años, de 1853 a 1861, ha  aumentado ¡en veinte por ciento! Este es un hecho tan sorprendente, que casi es increíble… Tan embriagador aumento de riqueza y de poder —añade Mr. Gladstone— se halla restringido exclusivamente a las clases poseyentes”. 

Si queréis saber en qué condiciones de salud perdida, de moral vilipendiada y de ruina intelectual ha sido producido por las clases laboriosas ese “embriagador aumento de riqueza y de poder, restringido exclusivamente a las clases poseyentes, examinad la descripción que se hace en el último “”Informe sobre la Sanidad Pública” referente a los talleres de sastres, impresores y modistas. Comparad el “Informe de la Comisión para examinar el trabajo de los niños”, publicado en 1863 y donde se prueba, entre otras cosas, que “los alfareros, hombres y mujeres, constituyen un grupo de la población muy degenerado, tanto desde el punto de vista físico como desde  el punto de vista intelectual”; que los “niños enfermos llegan a ser padres enfermos”; que “la degeneración progresiva de la raza es inevitable” y que “la degeneración del condado de Strafford habría sido mucho mayor si no fuera por la continua inmigración procedente de las regiones vecinas y por los matrimonios mixtos con razas más robustas”. Echad una ojeada  en el Libro Azul al informe de M. Tremenheere, sobre las “Quejas de los oficiales panaderos”. ¡Y quién no se ha estremecido al leer la  paradójica declaración de los inspectores de fábrica, ilustrada por los datos demográficos oficiales, según la cual la salud pública de los obreros de Lancaster ha mejorado considerablemente, a pesar de hallarse reducidos al alimento más miserable, porque la falta de algodón los ha echado temporalmente de las fábricas; y que la mortalidad de los niños ha disminuido, porque al fin pueden las madres darles el pecho en vez del cordial de Godfrey. 

Pero volvamos una vez más la medalla. Por el informe sobre impuesto de las Rentas y Propiedades presentado a la Cámara de los Comunes el 20 de julio de 1864, vemos que del 5 de abril de 1862 al 5 de abril de 1863, 13 personas han engrosado las filas de aquellos cuyas rentas anuales están evaluadas por el cobrador de las contribuciones en 50.000 libras esterlinas y más, pues su número subió en ese año de 67 a 80. El mismo informe descubre el hecho curioso de que unas 3000 personas se reparten entre sí una renta anual de 25 millones de libras esterlinas, es decir, más de la suma total de ingresos distribuida anualmente entre toda la población agrícola del Inglaterra y del País de Gales. Abrid el registro del censo de 1861 y hallaréis que el número de los propietarios territoriales en Inglaterra y en el País de Gales se ha reducido de 16.934 en 1851, a 15.066 en 1861, es decir, la concentración de la propiedad territorial en manos de unos pocos sigue progresando al mismo ritmo, la cuestión territorial se habrá simplificado notablemente, como lo estaba en el Imperio Romano, cuando Nerón se sonrió al saber que la mitad de la provincia de África pertenecía a seis personas.  

Después del fracaso de las revoluciones de 1848, todas las organizaciones de partido y todos los periódicos de partido de las clases trabajadoras fueron destruidos en el continente por la fuerza bruta. Los más avanzados de entre los hijos del trabajo huyeron desesperados a la república de allende el océano, y los sueños efímeros de emancipación se desvanecieron ante una época de fiebre industrial, de marasmo moral y de reacción política. Debido en parte a la diplomacia del gobierno inglés, que obraba a la sazón, como ahora, guiada por un espíritu de solidaridad con el gabinete de San Petersburgo, la derrota de la clase obrera continental esparció bien pronto sus contagiosos efectos por toda la Gran Bretaña. Mientras la derrota de sus hermanos del continente llevó el abatimiento a las filas de la clase obrera inglesa y quebrantó su fe en la propia causa por otro lado, devolvió al señor de la tierra y al señor del dinero la confianza un tanto quebrantada. Estos retiraron insolentemente las concesiones que habían anunciado con tanto alarde. El descubrimiento de nuevos terrenos auríferos produjo una inmensa emigración y un vacio irreparable en las filas del proletariado de la Gran Bretaña. Algunos de los más activos hasta entonces fueron reducidos por el alago temporal de un trabajo más abundante y de salarios más elevados, y se convirtieron así en “esquiroles políticos”. Todos los intentos de mantener o reorganizar el movimiento cartista fracasaron completamente. Los órganos de prensa de la clase obrera fueron muriendo uno tras otro, por la apatía de las masas, y de hecho, jamás el obrero inglés había parecido aceptar tan enteramente un estado de nulidad política. Así, pues, si no había habido solidaridad de acción entre la clase obrera de la Gran Bretaña y la del continente, había en todo caso entre ellos solidaridad de derrota. 

Segunda Parte: 

Sin embargo, este periodo transcurrido desde las revoluciones de 1848 ha tenido también sus compensaciones. No indicaremos aquí más que dos hechos muy importantes.

Después de una lucha de treinta años, sostenida con una tenacidad admirable, la clase obrera inglesa, aprovechándose de una disidencia momentánea entre los señores de la tierra y los señores del dinero, consiguió arrancar la ley de la jornada de diez horas. Las inmensas ventajas físicas, morales e intelectuales que esta ley proporcionó a los obreros fabriles, señaladas en las memorias semestrales de los inspectores del trabajo, son ahora reconocidas en todas partes. La mayoría de los gobiernos continentales tuvo que aceptar la ley inglesa del trabajo bajo una forma más o menos modificada; y el mismo Parlamento inglés se ve obligado cada año a ampliar la esfera de acción de esta ley. Pero al lado de su significación práctica, había otros aspectos que realzaban el maravilloso triunfo de esta medida para los obreros. Por medio de sus sabios más conocidos tales como el doctor Ure, el profesor Senior y otros filósofos de esta calaña, la burguesía había predicho, y demostrado hasta la saciedad, que toda limitación legal de la jornada de trabajo seria doblar a muerto por la industria inglesa, que, semejante al vampiro, no podía vivir más que chupando sangre, y además, sangre de niños. En tiempos antiguos, el asesinato de un niño era un rito misterioso de la religión de Moloch, pero se practicaba sólo en ocasiones solemnísimas, una vez al año quizá, y por otra parte, Moloch no tenía inclinación exclusiva por los hijos de los pobres. Esta lucha por la limitación legal de la jornada de trabajo se hizo aún más furiosa, porque —dejando a un lado la alarma de los avaros— de lo que se trataba era de decidir la gran disputa entre la dominación ciega ejercida por las leyes de la oferta y la demanda, contenido de la Economía política burguesa, y la producción social controlada por la previsión social, contenido de la Economía política de la clase obrera. Por eso, la ley de la jornada de diez horas no fue tan sólo un gran triunfo práctico, fue también el triunfo de un principio: por primera vez la Economía política de la burguesía había sido derrotada en pleno día por la Economía de la clase obrera.  

Pero estaba reservado a la Economía política del trabajo el alcanzar un triunfo más completo todavía sobre la Economía política de la propiedad. Nos referimos al movimiento cooperativo, y, sobre todo, a las fábricas cooperativas creadas, sin apoyo alguno, por la iniciativa de algunas “manos”  (obreros) audaces. Es imposible exagerar la importancia de estos grandes experimentos sociales que han mostrado con hechos, no con simples argumentos, que la producción en gran escala y al nivel de las exigencias de la ciencia moderna podía prescindir de la clase de los patrones, que utiliza el trabajo de la clase de los asalariados; han mostrado también que no era necesario a la producción que los instrumentos de trabajo estuviesen monopolizados y sirviesen así de instrumentos de dominación y de explotación contra el trabajador mismo; y han mostrado, por fin, que lo mismo que el trabajo esclavo, lo mismo que el trabajo siervo, el trabajo asalariado no es sino una forma transitoria inferior, destinada a desaparecer ante el trabajo asociado que cumple su tarea con gusto, entusiasmo y alegría. Roberto Owen fue quien sembró en Inglaterra las semillas del sistema cooperativo; los experimentos realizados por los obreros en el continente no fueron de hecho más que las consecuencias prácticas de las teorías, no descubiertas, si no proclamadas en 1884. 

Al mismo tiempo, la experiencia del periodo comprendido entre 1848 y 1864 ha probado hasta la evidencia que, por excelente que fuese en principio, por útil que se mostrase en la práctica, el trabajo cooperativo, limitado estrechamente a los esfuerzos accidentales y particulares de los obreros, no podrá detener jamás el crecimiento en progresión geométrica del monopolio, ni emancipar a las masas ni aliviar siquiera un poco la carga de sus miserias. Este es, quizá, el verdadero motivo que ha decidido a algunos aristócratas bien “intencionados”, a filántropos charlatanes burgueses y hasta a economistas agudos, a colmar de repente de elogios nauseabundos al sistema de trabajo cooperativo, que en vano habían tratado de sofocar en germen, ridiculizándolo como una utopía de soñadores o estigmatizándolo como un sacrilegio socialista. Para emancipar a las masas trabajadoras, la cooperación debe alcanzar un desarrollo nacional y, por consecuencia, ser fomentada por medios nacionales. Pero los señores de la tierra y los señores del capital se valdrán siempre de sus privilegios políticos para defender y perpetuar sus monopolios económicos. Muy lejos de contribuir a la emancipación del trabajo, continuaran oponiéndole todos los obstáculos posibles. Recuérdense las burlas con que lord Palmerston trato de silenciar en la última sesión a los defensores del proyecto de ley sobre los derechos de los colonos irlandeses. “¡La Cámara de los Comunes —exclamó— es una Cámara de propietarios territoriales!” La conquista del Poder político  ha venido a ser, por lo tanto, el gran deber de la clase obrera. Así parece haberlo comprendido ésta, pues en Inglaterra, en Alemania, en Italia y en Francia se han visto renacer simultáneamente estas aspiraciones y se han hecho esfuerzos simultáneos para reorganizar políticamente el partido de los obreros. 

La clase obrera posee elemento de triunfo: el número. Pero el número no pesa en la balanza si no está unido por la asociación y guiado por el saber. La experiencia del pasado nos enseña cómo el olvido de los lazos fraternales que deben existir entre los trabajadores de los diferentes países y que deben incitarles a sostener unos a otros en todas sus luchas por la emancipación, es castigado con la derrota común de sus esfuerzos aislados. Guiados por este pensamiento, los trabajadores de los diferentes países que se reunieron en un mitin público en Saint Marttin’s Hall el 28 de septiembre de 1864 han resuelto fundar la Asociación Internacional. 

Otra convicción ha inspirado también este mitin.

Si la emancipación de la clase obrera exige su fraternal unión y colaboración, ¿cómo van a poder cumplir esta gran misión con una política exterior que persigue designios criminales, que pone en juego prejuicios nacionales y dilapida en guerras de piratería la sangre y las riquezas del pueblo? No ha sido la prudencia de las clases dominantes, sino la heroica resistencia de la clase obrera de Inglaterra a la criminal locura de aquellas, la que ha evitado a la Europa occidental al verse precipitada a una infame cruzada para perpetuar y propagar la esclavitud allende el océano. La aprobación impúdica, la falsa simpatía o la indiferencia idiota con que las clases “superiores” de Europa han visto a la Rusia zarista apoderarse del baluarte montañoso del Cáucaso y asesinar a la heroica Polonia; las inmensas usurpaciones realizadas sin obstáculo por esa potencia bárbara, cuya cabeza está en San Petersburgo y cuya mano se encuentra en todos los gabinetes de Europa, han enseñado a los trabajadores el deber de iniciarse en los misterios de la política internacional, de vigilar la actividad diplomática de sus gobiernos respectivos, de combatirla, en caso necesario, por todos los medios de que dispongan; y cuando no se puede impedir, unirse para lanzar una protesta común y reivindicar que las sencillas leyes de la moral y de la justicia, que deben presidir las relaciones entre los individuos, sean las leyes supremas de las relaciones entre las naciones.

La lucha por una política exterior de este género forma parte de la lucha general por la emancipación de la clase obrera. 

El Consejo Central de la Asociación Internacional de los Trabajadores, después de las nuevas incorporaciones, quedaba constituido de la siguiente forma:

George Odger, presidente; George W. Wheeler, tesorero; Carlos Marx, secretario para Alemania; G. P. Fontana, secretario para Italia; J. E. Holtorp, secretario para Polonia; Herman P. Jung, secretario para Suiza; P. V. Lebez, secretario para Francia; Willian R. Cremer, secretario general.

El Consejo General estaba integrado por 27 ingleses, 9 franceses, 6 italianos, 2 suizos, 9 alemanes y 2 polacos. 

Hasta la Victoria Siempre. Patria Socialista o Muerte ¡Venceremos! 

manueltaibo@cantv.net

¡Gringos Go Home!

¡Libertad para Gerardo! ¡Libertad para los cinco héroes de la Humanidad!

Hasta la Victoria Siempre. Patria Socialista o Muerte ¡Venceremos! 

                                                                                                                                                         


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1475 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /trabajadores/a122373.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO