Los cálculos que no hicieron

No cabe duda que el apagón que sufrió nuestro país hace días atrás, es uno de los ataques más crueles destinado a dañar nuestro suelo y su gentilicio. Es indignante que haya sido aplaudido y avalado por un producto Made in USA que se hace llamar venezolano, y silenciado por un grupo de políticos opositores con aspiraciones de poder, que prefieren hacerse de la vista gorda antes de dar opiniones, que ponga en entredicho su sumisión a poderes imperiales.

En un primer momento lograron desequilibrar la psiquis del venezolano de a pie, el día jueves la mayoría de usuarios del transporte público abarrotó las calles, buscando llegar a sus hogares, pero muy lejos de pensar en saquear, violentar o protestar, simplemente queríamos llegar rápido a nuestro destino.

Los días siguientes lo que esperaban no sucedió tampoco, la tranquilidad y la paz reinó en el país, las calles estaban repletas de caminantes cada quién en lo suyo y la noche del viernes y sábado, en la mayoría de barriadas caraqueñas y otras partes del país, sucedió lo que nadie esperaba, encendieron fogatas y lámparas improvisadas de kerosene, mientras los vecinos se acercaban a compartir, contando chistes, repartiendo café, galletas o lo que tuvieran en su alacena, los más alegres pusieron sus carros a la orden para poner música y alegrar la oscura noche. Amén de la asistencia a la marcha del gobierno el sábado en el día, en dónde el pueblo como siempre volvió a brindarle su apoyo y confianza. Mientras, desde el norte se escuchaban los jinetes del apocalipsis anunciando la hecatombe en Venezuela y Guaidó amenazaba que la luz no llegaría hasta tanto Maduro no saliera del poder, aquí nosotros en su gran mayoría tratábamos de paliar la situación ya que la falta de electricidad nos dificultaba el acceso a los productos por la ausencia de puntos de venta, más sin embargo la solidaridad se hizo presente, el gobierno estuvo presente más que nunca, entregando cajas de alimentos y llevando el agua a las comunidades.

En otros tiempos como en tiempos de la IV, estuviéramos contando las perdidas no sólo materiales sino de vidas. Lamentablemente hubo pérdidas económicas, para los empresarios la paralización del país es un daño irreparable a su economía personal y para el gobierno es un daño irreparable a la nación, pero no hubo, saqueos, ni daños a ninguna propiedad privada, ni pública, tal vez esperaban que nos matáramos entre nosotros mismos, tratando de saquear alimentos y otras cosas, pero nuevamente no contaron con la consciencia del pueblo venezolano, después de superar años de guarimbas, de violencia y destrucción por parte de opositores enardecidos, aupados por los políticos que terminan desechándolos después de usarlos, nosotros no somos los que vamos a causarle más daño a Venezuela, suficiente daño le han hechos estos traidores, que año tras año, han buscado hundir a nuestro país en la violencia, sin lograr una rebelión popular que es lo que persiguen, para justificar una intervención extranjera. Tal vez los empresarios no estén muy contentos con el accionar de EEUU y su títere, ellos apoyan una salida del gobierno democrático y hacen su aporte a diario, asfixiando al pueblo con la especulación, acaparando productos o simplemente sacándolos del país, pero no quieren que sus intereses se vean afectados, ellos no quieren ser parte de la inversión de Guaidó y tampoco ser parte de los daños colaterales, no olvidemos que en el año 2002, aquellos que se apegaron al paro llamado por la oposición, era una mentira, mientras la puerta principal permanecía cerrada, la trasera estaba abierta despachando al público, o sea fue un paro hipócrita porque ellos jamás jugarán a perder. En está ocasión no contaban con lo que se les venía, además de que los obligaron a cerrar las puertas, por falta de luz eléctrica tendrán que pagarle a su personal como si hubieran asistido a sus puestos de trabajo y eso debió darles en el hígado.

Por otro lado escuchábamos declaraciones de opositores que asistieron a la pírrica marcha realizada por el autoproclamado, que dicho sea de paso, ya desde EEUU dijeron que no tiene funciones presidenciales porque el presidente legítimo sigue en Miraflores, y no sólo sigue sino que está dando ordenes, gobernando y todo el mundo obedeciendo, porque obedeciendo a una orden del presidente legítimo de Venezuela, el personal diplomático de EEUU en nuestro país abandonó nuestro territorio, e igualmente el embajador alemán y el personal diplomático colombiano. Bueno decían los asistentes a la marcha que EEUU tenía que intervenir en Venezuela porque no teníamos luz ni agua y que los alimentos se les estaban dañando en la nevera. Y entonces es cuando nuestro raciocinio enciende sus luces, hace poco marchaban por una crisis humanitaria, una terrible hambruna nos azota, la gente muere de hambre y hoy tienen tantos alimentos que temen se les dañen por la falta de luz. El problema es que la escasez de materia gris, y la falta de verdad en lo que piensan, ni siquiera les permite mantener una mentira ayer pedían a gritos ayuda humanitaria, hoy los alimentos se les están pudriendo ¿y que pasó con la crisis humanitaria? ¡Que vergüenza!

Moraleja: Pueden dejarnos en la oscuridad, pero jamás lograrán apagar la luz de nuestra consciencia y nuestra verdad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1954 veces.



Zonia Linares

Nací con corazón revolucionario. Chavista desde 1992. Creo en Dios, mi patria sigo y seguiré los sueños de mi comandante eterno.

 sonfer723@gmail.com      @sonfer723

Visite el perfil de Zonia Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Zonia Linares

Zonia Linares

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a277219.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO