Interculturalidad, una urgencia de los pueblos

La interculturalidad es el camino de los pueblos y de los gobiernos revolucionarios y progresistas para

establecer nuevas modalidades de

convivencia humana, nuevas reglas de juego para regular el intercambio equitativo entre pueblos y

culturas con la finalidad de enfrentar con un nuevo proyecto histórico la aplanadora homogeneizadora de la globalización capitalista neoliberal. Esto contempla una opción por los más excluidos, oprimidos y explotados, sean etnias, nacionalidades, culturas o clases sometidas.

La justicia entra por casa, especialmente en aquellas circunstancias de Estados Nacionales colonizados y

desnacionalizados que practican el colonialismo interno y políticas antinativas de negación de sus pueblos

originarios, los afrodescendientes e indiodescendientes, imponiéndoles condiciones adversas a su propia

realización humana, cultural y espiritual. Políticas de invisibilización, sometidos al autodesconocimiento

por cinco siglos de adoctrinamiento endorracista, vergüenza étnica, vergüenza materna, vergüenza de

clase y envilecimiento progresivo.

En la historia de la dominación imperial, señorial y colonial, la opción por los más excluidos y oprimidos

ha sido la línea común de profetas y libertadores en cada momento histórico: Moisés opta por su pueblo

esclavizado en Egipto; Jesús por los pobres y por los enfermos; Gandhi contra el colonialismo inglés en

India; Mandela contra el apartheid en Sudáfrica; Marx y Bakunin por los trabajadores; Túpac Amaru y

Túpak Katari, Guaicaipuro y el Negro Miguel, Francisco de Miranda y Simón Bolívar contra el colonialismo

español en América. De allí que cualquier proyecto de liberación está lejos de ser ideológica y

políticamente neutro.
¿Qué supone la interculturalidad?

-- La interculturalidad supone un expreso reconocimiento, respeto y tolerancia hacia la diversidad cultural,

hacia el otro o la otra diferente.

Tiene como punto de partida la defensa de la cultura propia, el idioma materno y la educación propia,

comenzando por los pueblos histórica y culturalmente más arraigados en los países colonizados.

Una interculturalidad bien entendida comprende que no siempre la voz del pueblo es la voz de Dios y no

siempre la luz está sólo en el ámbito de las academias. No siempre la Universidad es esa “casa de luz que

vence las sombras”… (Ante la pregunta unilateral y autosuficiente de ¿qué sería de una ciudad sin

universidad? Habrá que plantear otra pregunta anterior: ¿Y qué sería de una Universidad sin pueblo, con

la exclusión de los pueblos y sin la sabiduría de los pueblos? ¿Acaso no son los pueblos la fuente originaria

de toda cultura?). La construcción intercultural participativa, comprende contextualizar e integrar en una

visión de totalidad todas estas preguntas, sin negar sus especificidades.

Que hay luces y sombras tanto en los pueblos como en las academias y que del diálogo fecundo,

intercultural e intercivilizatorio entre pueblos y academias, entre culturas orales y culturas escritas, entre

campo y ciudad, trabajo manual y trabajo intelectual y espiritual, surgirá la nueva civilización

indoamericana y caribeña en el marco de la mundialidad actual, para lo cual es indispensable gestar y

construir con los pueblos y gobiernos progresistas del mundo, un mundo multipolar frente a la dictadura

global de los Estados Unidos.

Condiciones materiales y espirituales de la interculturalidad

La interculturalidad requiere condiciones materiales y espirituales para su plena realización, las cuales van desde la Preservación del espacio vital de los pueblos nativos: tierra y territorio. Seguridad y soberanía alimentaria, partiendo de los regímenes alimenticios propios de cada pueblo y reforzada con el intercambio cultura. Sin estas condiciones se crearán nuevas formas de dependencia y de preservación del hambre y la exclusión.

Ambiente y salud, tomando como punto de arranque los modelos de adaptación de cada pueblo a su ecología y cultura, visiones del mundo y manejo de su ámbito territorial con una ética apropiada para garantizar la reproducción de los ecosistemas y el sentido pleno de la vida.

Logística mínima para el movimiento, la participación activa y protagónica. El intercambio, la integración y la preservación de su identidad frente a la aplanadora de la globalización.

Trabajo productivo, creativo, recreativo y liberador.

Construcción de alternativas y métodos apropiados frente al movimiento envolvente de la guerra y del terrorismo mediático, incitador del conformismo, la sumisión y el consumismo desenfrenado que pone en peligro el equilibrio del planeta.

Es por tanto necesario establecer la prioridad de la vida sobre el libro para transformarlo en libro viviente para asumir el movimiento real de la historia. Los pueblos y civilizaciones están en el origen y desarrollo de toda cultura, en el pasado y en el presente.





guaicaipurosrr07@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3476 veces.



Saúl Rivas Rivas


Visite el perfil de Saúl Rivas Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: