Alcaldía de Carrizal y elección de Concejales / Balance de una fallida gestión municipal

A quince días de las elecciones de concejales la frustración envuelve a los carrizaleños mientras la hiperinflación los mata de hambre. La explicación es sencilla, el pueblo comienza a dudar de la gestión del mediático alcalde Farith Fraija, en quien sembró esperanzas de recuperar la municipalidad para el bienestar de la comunidad y no de una caterva de enchufados.

Hay que recordar que fue la voluntad mayoritaria del pueblo para salir del adeco José Luis Rodríguez lo que más favoreció la elección de Fraija. La más inusual coincidencia que hubo entre chavistas y opositores para rescatar un municipio sumergido en la ruina por tantos años de desidia y saqueo. El adeco había permanecido demasiado tiempo en el poder, más de lo necesario, 25 años de avaricia y usufructo de la renta pública que ni siquiera sus partidarios aceptaron.

Lamentablemente con la nueva gestión las expectativas no han sido bien correspondidas; a la incapacidad para resolver problemas apremiantes se agregan nuevos hechos de corrupción que defraudan la confianza en el nuevo alcalde y eso pudiera tener algún efecto en las elecciones del 9 de diciembre.

Los que votaron no sólo para salir del oprobio de 25 años de corrupción, lo hicieron esperando una eficiente administración de los recursos para mejorar las condiciones de vida de los carrizaleños. Aspiraban recibir más que consignas y el abultamiento de una burocracia improductiva en cuya dirección se instaló la ineptitud y la arrogancia.

En las colas, en las paradas, en cualquier espacio donde el pueblo padece penurias y puede expresarse contra la incompetencia por malos servicios públicos y también contra la guerra económica, se escuchan notas de desaliento e insatisfacción. No esperaban la prepotencia de un alcalde ‘’chavista, revolucionario y socialista’’ que no encara responsabilidades porque considera que no son de su competencia.

Pero es que Farith Fraija ya traía malas referencias por sus desafueros contra la clase trabajadora y su incapacidad administrativa en el Metro de los Teques cuando fue su Presidente. Las molestias de los electores poco le preocupan, ganó abrumadoramente, ya es Alcalde, no está en campaña y su triunfalismo es brutal, no le interesa perder tiempo visitando comunidades ni reunirse con voceros del pueblo que no sean sus propios claques y aduladores. El parecido con la gestión anterior comienza a mostrarse tanto que la gente dice en la calle que: ‘’Farith es el José Luís II de Carrizal’’.

La nueva cámara será para el PSUV

Respecto a la moribunda Cámara Municipal (dominada por la oposición) no se puede decir lo contrario, allí la falta de moral y principios los envuelve a todos incluyendo al único Concejal que tiene el PSUV desde hace tres períodos. Bajo las potestades de esa Cámara se solaparon muchas vagabunderías al anterior alcalde. Por razones pusilánimes sus moribundos concejales agotan el tiempo que les queda lanzando mariposeos de negociación al Alcalde Fraija para evitar confrontaciones y futuras retaliaciones, una especie de tregua minimizando el daño colateral.

Lo cierto es que los restos en descomposición de ese equipo perdedor del José Luís Rodríguez no tienen probabilidades de triunfo, serán arrasados por la minoría disciplinada del PSUV. Están muy fragmentados y sin credibilidad, entre sus falanges fascistas los reproches internos siguen vivos y eso los divide, allí por cierto el partido más repudiado es Primero Justicia por tratar de imponerse varias veces al corrupto ex-alcalde adeco.

Por el lado oficialista también es notorio el sectarismo que ejerce Fraija contra las voces críticas de su partido, todo porque reclaman y objetan su incompetencia y corrupción. Igualmente no deja de causar molestia la imposición a dedo de sus candidatos a concejales, pasando por alto el trabajo social y político de dirigentes probos y más antiguos del chavismo.

Una gestión reformista y no socialista

Mientras en las bases chavistas se comenta que el alcalde Farith Fraija no ayuda al Presidente en su lucha para frenar la especulación ya que no ejerce una efectiva fiscalización de los precios acordados, sus acciones están más orientadas a favorecer las grandes empresas del municipio, precisamente las que más especulan y esconden productos que necesita el pueblo.

Se podría decir que Fraija se comporta conforme a su visión reformista y desviada del proceso socialista, tendrá también su versión personal del Plan de la Patria y aunque la crítica sirva para corregir errores tal como lo estima el Presidente Nicolás Maduro, a Fraija eso le importa poco; la autocrítica en Carrizal se premia con la exclusión y el descrédito de quien se atreva a ejercerla.

Así que no se requiere mucho esfuerzo para entender por qué Fraija concentra los recursos municipales a la promoción de eventos mediáticos y potes de humo que sólo sirven para maquillar su gestión ineficaz y burocratizada. Esa es su estilo gerencial y su propia ética de lo que debería ser una gestión municipal.

Aunque sus decisiones están supeditadas a las directrices de sus cooptadores en el partido (aquellos que facilitaron su designación), por su cuenta e iniciativa busca encuentros con la derecha, así por ejemplo los coqueteos que busca con los grupos económicos más poderosos son evidentes, su visión de la política concuerda muy bien con su pragmática actitud aprendida de sus jefes políticos a quienes aspira sobrepasar algún día.

Por eso Fraija cree y comparte la idea del subsidio y el crédito para empresas oligopólicas como Pastas Capri, Frazzani Sport, Confort, Súper Pollo y otras más que han sido punta de lanza en el sabotaje económico y desaparición de productos. También es su estrategia mediática para lucir simpático ante dichos sectores y lo hace con el falaz argumento de querer incentivar la producción nacional afirmando que cumple un mandato del Presidente.

Interpretando a una estimada camarada que sigue y analiza estas incongruencias de la revolución bolivariana, es inconcebible que a estas alturas de la guerra económica existan seudo revolucionarios como Farith Fraija cuya actitud sea seguir coqueteando con la "burguesía revolucionaria que supuestamente invierte en el país y supuestamente produce y supuestamente exporta y supuestamente hace que Venezuela sea una Venezuela potencia"

Indudablemente la actitud de Fraija no extraña a quienes lo conocen, sus valores siempre han sido capitalistas y sus necesidades burguesas van acordes con su status de vida y mentalidad formada bajo el esquema de la educación superior chilena. Fraija no es un dirigente revolucionario, fue formado para ser empresario y por eso apoya al gremio. Él fue dueño de un local nocturno tipo Bar-discoteca llamado EPOCA, en San Antonio de los Altos. Donde se exhibían íconos culturales del imperialismo, por supuesto también vendía licor de buena marca para el gusto de sus potenciales clientes y el suyo propio. Ni por el carajo habría allí un retrato de Chávez o el libertador, menos del Che Guevara.

Entonces ¿qué puede esperar el pueblo de este revolucionario light y su equipo de concejales del PSUV ansiosos por ocupar la cámara municipal? Toda una nueva camarilla; la corrupción nunca se apartará de este municipio aunque tenga caras nuevas y otra membresía política. Con todo el respeto de los que leen esta opinión uno puede afirmar con absoluta certeza, que con una Cámara Municipal totalmente leal a las decisiones de Farith Fraija, el Estado Comunal es un desiderátum. Se consolida una nueva gestión donde irregularidades como las cometidas en la distribución de las cajas CLAP en Carrizal, con más de 1500 desaparecidas quedaría institucionalizada en una ordenanza o gaceta como una normal omisión subsanable, un simple error material e involuntario.

Por cierto, no deja de perder vigencia el escandaloso caso de un camión propiedad del jefe de la Dirección de Hacienda de Carrizal, Ángel Márquez, donde presuntamente transportaban más de 6 mil litros de lubricantes destinados a la flota oficial de la alcaldía y al transporte público en Carrizal que fue detenido por una comisión policial en Vargas. El hecho ocurrió el 28 de junio donde fueron detenidos conductor y ayudantes con una gran carga de lubricantes, de la que no pudieron demostrar legal procedencia y ruta de destino, además con el agravante de querer sobornar a la comisión policial con 1000 $. La justicia fue benévola en este caso, ya que la propia Corte de Apelaciones del Edo Vargas decidió cerrarlo al no encontrar elementos probatorios que demostraran la culpabilidad de los implicados, por el contrario dejan detenidos por desacato a los efectivos de Poli-Vargas que actuaron en el procedimiento. La pregunta elemental que todo el mundo se hace es: ¿qué hacía un camión rentado por CorpoCarrizal en Carayaca, de paso cargando 6 mil litros de aceite adquiridos por la propia alcaldía de Carrizal?"

Matracas y comisiones en la venta de alimentos, carencia permanente de agua en el municipio, una gran falla de borde en la calle principal con más de un año sin reparar, plazas deterioradas, huecos y agrietamientos en vías y calzadas, malversación, peculado, creación de más entes burocráticos como el Instituto de Policía en un municipio de poca densidad poblacional, son realidades inocultables que caracterizan una gestión condenada a fracasar. Indicadores de una malos mañas que generan desconcierto en la población y desmotiva a muchos chavistas a participar el 9 diciembre.

Estos problemas junto al del transporte público con sus abusivos y continuados aumentos del pasaje, que parecieran contar con la anuencia del propio alcalde por cuanto ningún funcionario de su abultada burocracia lo asumen fiscalizando y controlando, desconciertan a cualquiera. Según el Alcalde esa competencia tampoco le corresponde, sino al pueblo organizado a través de los Consejos Comunales, Comité de Usuarios y/o a la propia Cámara Municipal.

También el pueblo está desasistido en materia de salud, los ambulatorios no cuentan con insumos médicos, falla el alumbrado público en algunos sectores, hay barriadas en situación de riesgo por drenajes colapsados. En los principales comercios de la zona no hay presencia de autoridades locales ni nacionales para combatir la guerra económica que se expresa en los especulativos aumentos.

Respecto a las panaderías estas fijan el precio que les viene en gana, no existe control ni de calidad, ni de salubridad. La alcaldía podría apoyar en esta lucha para ayudar al Presidente de la República Nicolás Maduro, pero el municipio pareciera condenado por siempre a gestiones ineficientes y alcaldes corruptos.

La autosuficiencia del seudo-dirigente.

Los señalamientos hechos el Alcalde Fraija no le afectan, la cultura clientelar y el rentismo son funcionales a sus estrategias y le han llevado al poder. Aunque pareciera no tener claridad política sabe que estará en su puesto por muchos años. Sus adversarios de la oposición están divididos y desmovilizados. Tampoco teme a la disidencia chavista porque considera que no es representativa y sus voceros no cuentan con el apoyo de la cúpula del PSUV, tampoco tienen recursos económicos, además muchos de ellos temen a la factura política y se repliegan a la ruindad del chisme sin mostrarse.

De manera que así como le correspondió al adeco por tanto tiempo, a Farith Fraija le aguardan años en la alcaldía de Carrizal y con los mismos métodos de gobierno que su antecesor: clientelismo, comisiones, malversación, peculado, promesas, potes de humo y anuncios mediáticos, ferias, cambio de fachadas con nombres de religiosas beatificadas, creación de nuevos himnos y banderas. En ello descansará su gestión mientras le funcione, será su lineamiento fundamental para eludir el fastidioso plan de obras y el improductivo presupuesto participativo que no garantiza eficacia política; todo un portafolio profesional para la mercadotecnia y las redes sociales menos para la revolución, cuyo efecto en el ánimo de la gente pudiera incidir en otros resultados electorales pero no en los del 9 de diciembre.

Sin embargo, el triunfalismo se complace con éxitos muy transitorios y puede ser que las próximas elecciones también sean determinantes para calibrar la ruta final del proceso revolucionario en Carrizal. Pudieran servir incluso para constatar el nivel de aceptación o rechazo en la retórica oficialista del Alcalde y sus candidatos. Todo dependerán de la conciencia que tenga un pueblo defraudado tantas veces por gobernantes y concejales como los que ha tenido Carrizal; Félix Palacios, José Luís Rodríguez, ahora Farith Fraija y su equipo; también es posible que pueda haber batacazos.

"El Obrero tiene más necesidad de respeto que de Pan"

                                                                        Karl Marx

 

http://puntodecorte.com/detuvieron-a-jefe-de-hacienda-de-carrizal-con-cargamento-de-lubricantes/

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 869 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /regionales/a272001.htmlCd0NV CAC = Y co = US