Estado Comunal: ¿Están dadas las condiciones? ¿ANC y Nicolás Maduro, el sujeto histórico de la transformación del Estado?

La disertación publicada recientemente en el portal Aporrea que lleva por nombre Estado Comunal o Barbarie, me ha impresionado tan altamente que, para mi humilde opinión, considero, viene a oxigenar un poco el panorama teórico político-practico- de lo que debería ser el fin u objetivo esencial de nuestro programa revolucionario: Devolver el poder al pueblo y garantizar la mayor suma de felicidad posible. He percibido una especie de estanflación teórica desde que fallece el comandante Chávez, presentándose, posteriormente, un discurso político vacío, alejado del ciudadano y la ciudadana, del pueblo, extra situ, místico y repetitivo, eslóganes sin sustantividad, "fraseología hueca y cháchara pomposa"- parafraseando a Rosa Luxemburgo-. Es como si al impulso re-evolucionario, aparentemente, lo estaría afectando un dejabú, que, a decir de Trinity, en Matrix, se da cuando en el sistema ha dejado de funcionar algo o funciona defectuosamente trayendo como consecuencia que el programa se repite y se repite, no avanza. En enhorabuena pues, estas aportaciones del referido escrito.

Para justificar sin ningún tipo de aprensión la necesidad del Estado Comunal, se nos hace necesario diferenciar entre lo que constituye el Estado y lo que es la Burocracia. Al estado lo vamos a definir partiendo de los elementos que lo Componen: Territorio, Población, Identidad o Nación y Poder (Gobierno o autoridad).

Por su parte, la burocracia es el sistema de funcionamiento del estado. Cuando nos referimos al estado burgués, con ello queremos representar a las estructuras que lo ponen en funcionamiento, las estructuras a través de las cuales funciona. El Poder, como función de gobierno de autoridad, se materializa, a su vez, en actividad administrativa destinada a la organización y funcionamiento del estado y la función administrativa (empleados y trabajadores al servicio del estado o más bien del gobierno).

En el Estado Comunal se mantiene esa superestructura, territorio, población, identidad y gobierno, pero su forma de ejercer el poder o gobierno es diferente tal como se describe en el artículo Estado Comunal o Barbarie, al cual hemos hecho referencia. El estado comunal no puede abolir, por imposible, los compontes del estado nacional, es decir, no puede desaparecer al territorio, a la población, a la identidad ni al poder o la potestad de ejercer el poder. Lo que se pretende con el Estado Comunal es la trasformación del ejercicio del poder, es decir, de representativo del estado burgués al protagónico y participativo comunal. En fin, se busca el ejercicio de la democracia directa. Se entiende entonces así, que una cosa es el Estado y otra la burocracia.

En el Estado Comunal la burocracia estará al servicio de las comunas, de los ciudadanos y ciudadanas directamente y no del gobierno. La proposición planteada en el escrito Estado Comunal o Barbarie es ilustrativa. Veamos: El presidente de la entidad comunal y todo su tren administrativo es de elección popular y sus mandatos revocables. Luego, para su elección al cargo respetivo deben hacer pública sus credenciales demostrativas de sus capacidades y honorabilidad. Allí hay control de la burocracia por parte de la ciudadanía, del poder popular. Ese control debe expandirse también al estamento funcionarial y demás empleados de la administración del estado comunal mediante la regulación de un debido proceso disciplinario que se apertura a instancia del beneficiario del servicio público prestado. De ésta manera, el prestador del servicio introyectará el carácter de servidor público subordinado al poder comunal, al ciudadano y a la ciudadana y no de sus autoridades. Otro ejemplo, el poder judicial. No es posible que se impongan en territorios comunales a individuos como jueces, sin que sus credenciales sean aprobadas por el poder comunal, designados por este y revocados por éste. Pero la autoridad del poder comunal debe extenderse a los sectores privados que controlan el sistema de producción de bienes y servicios. El sistema de producción está compuesto por: Producción, distribución, comercialización y consumo. Cada fase de este sistema debe estar sometida a la vigilancia, control, fiscalización y poder de sanción de las instancia del poder popular comunal de manera directa y no delegada.

Ahora bien, el estado burgués, o más propiamente, las estructuras del estado burgués, son frágiles e ineficientes para enfrentar nuevos requerimientos del capitalismo en su decadencia, por lo que Chávez, consciente de ello, planteó la necesidad de una nueva geometría para el ejercicio del poder, que implique una fórmula que garantice la existencia del estado nación frente a las embestida del sistema imperial y el advenimiento del mundo multipolar y pluricentrico, éste, como nueva fase superior del sistema capitalista existente. Esa nueva geometría del poder implica al Estado Comunal, ejercido éste a través y directamente por el poder comunal: Democracia directa participativa y protagónica.

Así las cosas, ¿Están dadas las condiciones para establecer las estructuras del Estado Comunal en la República Bolivariana de Venezuela? De ser la respuesta afirmativa, ¿Cuáles serían esas condiciones? Nosotros creemos que sí y de seguida lo razonamos diferenciando los tipos de supuestos o condiciones. Esas condiciones son:

1.- Condiciones subjetivas y 2.- Condiciones materiales. Las condiciones subjetivas se subdividen a su vez en: a.- Necesidad de trasformación y b.- Conciencia de la necesidad de la transformación.

La condición subjetiva relativa a la necesidad, tiene que ver con el cumplimiento de la satisfacción de los requerimientos de las y los ciudadanos para su subsistencia como individuo y de la sociedad en su conjunto: Alimento, educación, vivienda, salud, dignada, valores, ética, convivencia, prosperidad, desarrollo, paz.

La condición subjetiva relativa a la conciencia implica el nivel político alcanzado por el individuo y la sociedad en su conjunto luego de 20 años de revolución y contrarrevolución, donde, incluso, la polarización ha cumplido un papel fundamental. La conciencia patria, de soberanía, de autodeterminación, la conciencia de lo que se ha logrado en los últimos años, de sus potencialidades, de sus riquezas e, igualmente, de las amenazas que acechan.

Condiciones materiales: Constituye el escenario externo que justifican o favorecen la trasformación del estado. Condiciones que justificantes: La existencia de un modelo económico agotado, vetusto pero destinado a desaparecer, que ha beneficiado a unos pocos en detrimento de las mayorías, y que, en la actualidad, opera como un frente de guerra (económico) para desestabilizar el estado-nación en función de beneficiar intereses grupales internos y foranos. Asimismo, el hecho material de la guerra económica y la amenaza de una intervención militar que son respuestas del imperio del sistema capitalista que con motivo percibe nuestra revolución como una amenaza a su hegemonía, hace una razón bastante para expresar la necesidad de una transformación. Igualmente, la existencia de una guerra comercial imperial, la volatilidad de los precios del petróleo y los altos precios de los commodities o bienes de importación como alimentos y otros insumo de la industria. La Anomia o Barbarie en el sistema de producción: El nivel de caos que produce la guerra económica en lo material y en lo psicológico, orquestada por factores internos y externos, afecta a todas las clases o capas de la sociedad, incluyendo a los propios empresarios o comerciantes- todos contra todos en la lucha por la subsistencia material real o inducida, propia del sistema capitalista- . La Anomia o barbarie en el sistema de gobierno o autoridad: La falta de control directo o de contraloría y poder sancionatorio por parte de los ciudadanos y de las ciudadanas en la función pública e incluso en la actividad privada, están permitiendo que el estado se haga aguas mientras que el ejecutivo nacional está ocupado enfrentando un frente muy poderoso como es la guerra económica. Abajo, en las organismos e instituciones de la administración central y descentralizada, en todos sus ámbitos, nacional, estatal y local, los virus de la corrupción, el amiguismo, el clientelismo, la ineficacia, la ineficiencia, el nepotismo, el barraganismo o tunismo, constituyen toda una red como tela de araña que consume la resiliencia y la moral del pueblo, la dignidad y la paz ciudadana conspirando, por sus efectos, incluso, contra la misma Seguridad de la Nación. Estos vicios no tienen patria, no tiene identidad nacional, carecen de conciencia política, son oportunistas, mercenarios del poder y de las dádivas.

Condiciones que favorecen la necesidad de la trasformación al Estado Comunal: La existencia, actualidad y vigencia de una Asamblea Nacional Constituyente como expresión del Poder Popular Originario o Soberanía de la población. Igualmente, una base jurídica legal y constitucional expresión de un bloque normativo que expone ya las regulaciones sobre el poder popular, el poder constituyente, el poder comunal y el estado comunal. Por ejemplo: Ley Orgánica del Poder Popular, Ley Orgánica de las Comunas, Ley del Banco Comunal, Ley Orgánica de Seguridad de Defensa de la Nación, Ley Orgánica de la Contraloría Social, la normativización del principio de corresponsabilidad entre el estado y todos y todas las ciudadanos y ciudadanas y, por supuesto, el Plan de la Patria. La estructuración de misiones y grandes misiones, las medidas puestas en práctica por el ejecutivo Nacional tales como los 15 motores de la económica, la creación del Petro, el programa de ahorro colectivo nacional y su masificación. Y no de menos importancia, el advenimiento de un mundo multipolar y pluricentrico, la guerra comercial entre las grandes potencias, la amenaza de una guerra termonuclear, entre otras.

El estado burgués, su estructura, no tiene los mecanismos para enfrentar y detener el avance de su descomposición, por tanto, hay que crear (fomentar) nuevas estructuras que le sustituyan. El estado burgués tiene como base política de gobierno y de autoridad, la representación, mientras que el estado comunal, la participación directa del pueblo, del ciudadano y de la ciudadana.

Este reclamo del Frente Revolucionario Müller Rojas nos plantea el escenario que sirve de evidencia, para demostrar, en todos los ámbitos, la ineficacia de la burocracia estatal y, en el que se proyecta, una queja permanente:

"Los entes del Estado deben establecer comunicación y alianzas con los distintos agricultores organizados en los 335 municipios de Venezuela, para asi poder impulsar la producción agroalimentaria lo más pronto posible, señalaron directivos del Frente Revolucionario Müller Rojas.

Juan Simoza, presidente de este ente, agregó que el plan de siembra 2019 ya debió comenzar, "si no tendremos el mismo fracaso del plan de siembra del presente años. Las instituciones del Estado responsables de la producción agroalimentaria deben trabajar junto a los agricultores, inclusive con los urbanos, ya que es necesario que se produzca en todo el país".

Otra propuesta que realizó este frente fue unificar y coordinar las instituciones del Estado con las organizaciones de base como los Clap, Consejos Comunales, Círculos de Lucha Popular (CLP) y Unidades de Batalla Bolívar Chávez (Ubch) para que tengan autoridad, cuando vayan a los negocios para efectuar una contraloría efectiva, que controle la especulación contra el pueblo.

"El pueblo salva al pueblo y esta es la oportunidad de seguir demostrándolo", señaló Simoza, quien ratificó la propuesta de tener cuadrantes contra el bachaqueo, la especulación y la inflación.

Destacó que "estos cuadrantes deben ser apoyados por la dirección contra la economía criminal de la PNB, para realizar inspecciones permanentes en los mercados populares municipales, privados y todos los centros de distribución de alimentos, incluyendo las bodegas". (SIC) Últimas Noticas, 14 de noviembre 2018.

Distintos y variados programas del gobierno se ha perdido o diluido, por más voluntad política de los administradores, las estructuras del Estado actual o la burocracia actual del estado, hacen imposible el cumplimiento de las metas. Es la falta de control, vigilancia, fiscalización y sanción por parte del poder comunal lo que sigue manteniendo este desgaste. Las comunas como instancia de poder del estado comunal, son la garantía de los objetivos dirigidos a satisfacer las necesidades de los individuos y de la colectividad en su conjunto. El autor francés Alexis de Tocqueville-cita tomada de un artículo escrito por un ciudadano opositor- describiendo la Comuna, nos expresa:

"Es en la comuna donde reside la fuerza de los pueblos libres. Las instituciones comunales son a la libertad lo que las escuelas primarias vienen a ser a la ciencia; la ponen al alcance del pueblo; le hacen paladear su uso pacífico y lo habitúan a servirse de ella".

Cuidado amigo lector; no se confunda: esta sentencia no proviene de un afiebrado militante de la "revolución bonita". No señor, esta reflexión fue escrita por el autor francés Alexis de Tocqueville y se encuentra en una obra fundamental para la compresión de la verdadera democracia "participativa y protagónica", La democracia en América, publicada en el año 1835.

Comuna no es una palabra o concepto ajeno a la formas democráticas de convivencia. Por el contrario, es consustancial con el "buen vivir" y con la organización descentralizada y federal del todo cuerpo social y jurídico.

Según Wikipedia, por ejemplo, en Suiza la comuna (en alemán, Gemainde) constituyen la entidad territorial básica y de menor nivel en la división político territorial de ese país." (Nelson Acosta Espinoza) http://autonomiaspoliticas.blogspot.com/2012/11/comuna-vs-estado-comunal.html

La Asamblea Nacional Constituyente y El presidente Nicolás Maduro: El Sujeto Histórico de la Transformación del estado burgués al Estado Comunal en Venezuela. Para nosotros, en el momento histórico actual que atraviesa nuestro país, quien detenta el poder de trasformar al estado de manera pacífica y, sin lugar a dudas por voluntad popular, lo son la Asamblea Nacional Constituyente y el presidente Nicolás Maduro; el apoyo del Popular Constituyente Originario lo tienen, manifestado a través del sufragio que eligió a los miembros de la asamblea.

La Asamblea Nacional Constituyente, si bien fue un excelente logro táctico del presidente Nicolás Maduro, propio de un estadista, es, en esencia, la manifestación del poder popular originario, un triunfo de los y las ciudadanas y ciudadanos, de la población que pudo alcanzar hasta los 15 millones de participantes en la elección si al restante lo hubieran dejado. No fue el resultado de una maquinaria partidista, fue el triunfo de una sociedad consciente que concurrió por la paz enviando un mensaje de necesidad de transformación del estado y fue tan espontanea, pero consciente, que votó todo sujeto sin distingo de posición ideológica o política.

La conciencia política del pueblo en general. Este fue el sujeto historio y lo sigue siendo.

El sujeto histórico en nuestro país, el Poder Originario Constituyente, se encuentra expectante esperando los resultados, esperando se cumpla su voluntad y expectante también, de si sus elegidos estarán a la altura de las exigencias históricas de este "cambio de épocas", de este espacio y tiempo y condiciones políticas y sociales que les coloque en el libro de las trascendencias. Cambios que se harían, en primer lugar, por primera vez y, en segundo lugar, a través de la paz y no de una convulsión popular.

Si no se le da una respuesta satisfactoria al poder originario, al pueblo soberano, esperaríamos en nuestra patria, algo parecido o quizás peor, a lo ocurrido en Argentina, Colombia y Brasil:

"Pues bien: desde la izquierda, cualquiera que ésta sea, es imperioso reconocer que la derecha está ganando la lucha ideológica. ¡Y está ganando agigantadamente! ¿Cómo es posible que poblaciones hundidas en la miseria, violentadas, alejadas de los logros del desarrollo social que trae el mundo moderno, opten por estar con su verdugo? ¿Cómo es posible que una persona afrodescendiente vote a favor de un blanco racista? ¿Quién puede explicar casos como la llegada a la presidencia de un Mauricio Macri en Argentina, o un Jair Bolsonaro en Brasil? El "fracaso del «progresismo», en Brasil como en otros países, abre grandes las puertas a gobiernos ultraconservadores y fascistoides que aprovechan la frustración y la desesperanza de la gente, deslumbrada y enceguecida por las promesas brutales de un gobierno «fuerte» que resolverá todos los problemas", apunta el analista Alejandro Teitelbaum. Algo parecido sucedió en Argentina con el actual presidente, un neoliberal multimillonario admirador de la dictadura. La explicación arriba citada no se equivoca: las grandes masas aturdidas, asustadas, desesperadas, buscan salidas mesiánicas. Ese es el principio de las religiones. Y también del nazi-fascismo.

Fenómenos así se repiten con mucha frecuencia: triunfo de un racista xenófobo, machista y homofóbico como Donald Trump en Estados Unidos, una derecha anti-inmigración de corte neofascista que va ganando posiciones en Europa, poblaciones atemorizadas que votan por opciones de "mano dura" en distintos países, británicos que apoyan el Brexit para salirse de la Unión Europea –como respuesta racista– o candidatos con posiciones de ultraderecha visceral que ganan elecciones apelando a mensajes religioso-apocalípticos. ¿Cómo entenderlo? ¿Síndrome de Estocolmo? Quizá la explicación psicológica no termina de dar cuenta de la complejidad del fenómeno." https://www.hispantv.com/noticias/opinion/392556/brasil-bolsonaro-izquierda-macri-derecha



Esta nota ha sido leída aproximadamente 472 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /poderpopular/a271925.htmlCd0NV CAC = Y co = US