El dilema neurálgico

¿Qué pasará con los políticos partidistas de la oposición, sino logran un estallido paz social? ¿Quiénes serán los integrantes del oposicionismo, sino pueden desestabilizar el Estado y el gobierno bolivariano? ¿Cómo hará la derecha venezolana para hacerse del poder, sino obtiene la mayoría en nuevo Parlamento Nacional? ¿Por qué la oposición no puede romper el hilo constitucional, a pesar de los 100 intentos fallidos?, y ¿cuándo se dará cuanto la burguesía, la jerarquía eclesiástica y todo aquel conspirador que el pueblo chavista, revolucionario y bolivariano, no quiere ser gobernado por un “cachorro” o un opositor que solo ve a Venezuela como una caja chica?; estas preguntas tienen sus respuestas, seguro, pero antes que ustedes, camaradas lectores y lectoras lo hagan, analicemos la comparación que el oposicionismo hace entre la escasez de los productos regulados y los sucesos del 27 y 28 de febrero del 89, a pesar del ruido que genera en aquellos que son débiles ideológicamente hablando y en quienes son escuálidos a rabiar. ¿Por qué la comparación y cuáles son sus puntos de coincidencia?, me preguntaba un amigo y comencé respondiéndole por la segunda interrogante: No hay puntos de coincidencia en ambos casos, uno; para la época gobernaba un presidente -Carlos Andrés Pérez- ajeno a las necesidades del pueblo venezolano y aliado a los intereses geopolíticos y económicos petroleros del presidente de los Estados Unidos, George Bush padre; y dos, los venezolanos nunca antes en la historia habían experimentado un mejoramiento en sus estándares de vida, gracias a un gobierno revolucionario, bolivariano y chavista.

En cuanto al símil -que insisten los dirigentes políticos escuálidos, como Enrique Capriles, cuando dice: “la revolución se acabó”- obedece a los fallidos intentos por recobrar el poder, no ha podido siquiera tras el paro “cívico”, que yo lo llamo cínico, de diciembre del 2002 y enero del 2003, tampoco con la feroz campaña mediática orquestada por muchos medios privados: impresos, televisivos, radiales y ahora electrónicos que generan matriz de opinión contrario a los intereses de la patria y de nuestra tranquilidad social. Recordemos que más del 60% de los medios están en manos del sector privado, 20 y tanto están en posesión de las comunidades y menos del 12% está al servicios del Estado; ¡ah! no olvidemos a los medios de comunicación extranjeros como Caracol Internacional (Colombia), CNN (Estados Unidos), AFP, (Francia), Antena 3 y El País de España, Dios la lista es larga, que igualmente atacan al gobierno de mi presidente Nicolás Maduro, tal como lo hicieron con mi comandante eterno Hugo Chávez. Así pues que hoy como hace 16 años, el oposicionismo está frente a un dilema neurálgico, volverse polvo cósmico o seguir como guerrilleros de jardín.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 925 veces.



Cruz Mario Silva

Representante de Periodista por la Verdad, miembro del Frente de Comunicadores Socialista y de la Plataforma de Periodista Socialistas en el estado Portuguesa. CNP 8739 CRGV 1753.

 periodistacruz@yahoo.es      @periodistacruz

Visite el perfil de Cruz Mario Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Cruz Mario Silva

Cruz Mario Silva

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a201409.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO