Así es como Bocaranda consigue los tubazos en sus “Runrunes”

Mario Silva estaba obsesionado con Bocaranda. Llegó hasta hackear sus correos y blackberry para obtener quiénes eran sus informantes.

El periodista que escribe la famosa columna “Runrunes” en El Universal y en su portal, es uno de los más leídos por chavistas y opositores.

Su columna es reproducida por decenas de medios y redes sociales, sobre todo, sus “datos” son reciclados en el plano internacional por el ABC de Madrid, The Miami Herald, NTN24, La Patilla, Jaime Bayly, Willie Cochez, Willie Colón, y toda esa cofradía antichavista que tremola odio diariamente por diversas plataformas.

Además, acude con frecuencia a famosas embajadas europeas y estadounidenses, no precisamente amigas de Venezuela.

Es un comunicador relacionado con la crema y nata de la derecha internacional y conoce muy bien los hilos de su poder mediático.

Años atrás, en compañía de un colega comunicador, decidimos comprobar que pasos daba Bocaranda para comprobar sus informaciones.

Escribimos a su correo electrónico, hicimos una apuesta, y nos sentamos a esperar los resultados, una vez apareciera su columna.

El colega es un experto en la fuente militar, de los más informados en esa área. La apuesta consistía en enviar dos informaciones cortas, consistentes, adecuadas al perfil de su columna.

Una era falsa, inventada, la otra, un rumor….

Pensábamos que el comunicador se daría tiempo para indagar la veracidad de la información y del desconocido informante.

Pero no fue así. A los días, ambas informaciones fueron publicados en sus “Run runes”, exactamente igual a las enviadas.

Habíamos, de alguna forma, descubierto cómo Bocaranda termina armando sus tips informativos, todos contrarios al gobierno.

Tiempo después, y luego de varias discusiones con mi colega, decidimos realizar otra prueba. Esta vez, a otro afamado periodista, conductor de un semanario, y quien dice ser uno de los más informados del país.

Al igual que Bocaranda, su principal fuente de insumos era su blackberry, desde donde recibía los anónimos pin de sus “informantes”, y que luego, sin comprobar, ni investigar al menos con una llamada, los publicaba, claro, como dicen en las salas de redacción, “dándole la vuelta”, es decir, colocando su sello y estilo.

Es así como se cocinan muchos chismes, rumores y desinformaciones en Venezuela: a través de un tuit, un pin, una cadena telefónica, un correo, un sobre anónimo, una llamada desconocida, en fin…

Si alguien llevara registros de los aciertos y falsedades de los runrunes del comunicador, probablemente el mayor porcentaje correspondería al segundo ítem.

Rubén Marcano es periodista


Esta nota ha sido leída aproximadamente 9978 veces.



Rubén Marcano

Periodista, graduado en la UCV. TSU en Informática, con estudios sin culminar en Sociología y Derecho en la UCV. Con maestría de Periodismo y Comunicación Institucional en la Complutense de Madrid, Autónoma de Barcelona y UPEL. Ha escrito dos libros. Es profesor universitario y articulista.

 rubenmarcano@gmail.com      @rubenmarcanob

Visite el perfil de Rubén Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: