Telesur, estrechamente vigilado por Estados Unidos

El canal latinoamericano de televisión  Telesur fue inaugurado en el mes de julio del 2005.  Se convirtió en el primer proyecto televisivo sugerido por el Presidente Hugo Chávez.  Telesur demoró casi dos años en construir su propia red de corresponsales y desarrollar una manera original de hacer periodismo informativo.  Desde su mismo inicio, la audiencia latinoamericana fue el primer sector objetivo del canal.   La cobertura objetiva de la vida política, económica y cultural de la región ha sido siempre una meta prioritaria del canal.  Muy pronto se convirtió no solo en el eje catalítico para el proceso de integración de la región sino también una fuente confiable y al día en las informaciones acerca de sus vecinos.

La sede de Telesur está ubicada en Caracas.  La empresa es patrocinada por Argentina, Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Uruguay y Venezuela quien considera la inversión en Telesur como parte de un deber internacionalista.  Repetidas veces el Presidente Hugo Chávez ha hecho énfasis que él no tolerará que ninguna dictadura se imponga sobre el canal.  El canal no depende de ningún gobierno ni de ningún partido político y decide de manera independiente su política informativa.” La cobertura alternativa de los eventos en curso es una tarea fundamental de Telesur como medio de oponerse a la guerra desinformativa y propagandística de Estados Unidos.  Los periodistas de Telesur exhibieron un periodismo de alta calidad durante la crisis de Honduras, Egipto y Libia donde fueron detenidos por la policía, sus pasaportes, cámaras y equipos profesionales requisados.  Esto se hizo con el propósito de expulsar a Telesur de los lugares álgidos y favorecer así a CNN, Fox, NBC, France 24 y otros canales para que mantuvieran su monopolio informativo.  

El portal de Wikileaks señala que desde que Telesur fue lanzado, el Departamento de Estado y la CIA han demostrado una actitud muy agresiva contra lo que ellos denominan como “el canal de televisión privado de Chávez”.  Docenas de mensajes enviados por embajadas norteamericanas a través de América Latina hacia Washington, expresan preocupación en torno a los “esfuerzos” que hace el canal por estimular las protestas públicas, criticar a Estados Unidos y a sus aliados en la región y “elogian a los líderes populistas y al gobierno cubano.” Los diplomáticos norteamericanos –empleando terminología de la Guerra Fría—hicieron recomendaciones para que “de manera urgente detengan la propaganda roja en la televisión.  A menudo ellos confiaban en las transmisiones de La Voz de América (Estados Unidos) sobre todo en los países de la Alianza Bolivariana para América Latina, ALBA.  Hasta el congreso norteamericano expresó la preocupación que un acuerdo de cooperación entre Telesur y Al-Yasira produciría “una plataforma global para la creación de una red global para los terroristas.” La CIA no duda que el “canal de Chávez” tomaría medidas para denunciar sus operaciones en América Latina afectando así la seguridad de sus agentes.  El Pentágono llegó a la conclusión que Telesur fue fundado con el propósito de inspirar manifestaciones contra la presencia de bases militares norteamericanas en el continente.  Los programas de radio y televisión interceptados en los países con regímenes populistas fueron minuciosamente analizados por el Comando Sur de Estados Unidos, por supuesto que sus expertos informan que los programas producidos por Telesur son cada vez más y más “provocativos.” Por ejemplo, ellos se refieren en esos términos a los informes sobre la negociación de Venezuela para la adquisición de armamento ruso, las demostraciones de vuelo de los Sujoy-30, las maniobras con los tanques rusos T-72 o la exhibición de los complejos para el lanzamiento de misiles.

En repetidas oportunidades las autoridades venezolanas se han referido al Plan Balboa que Estados Unidos y la OTAN han preparado para invadir Venezuela y apoderarse de su petróleo.  El Pentágono negó la existencia de semejante plan diciendo que la Operación Balboa era solo una simulación militar realizada por las fuerzas armadas españolas.  No obstante, el plan si existe, aunque quizás bajo un código diferente.  El servicio de inteligencia norteamericano en Venezuela se ha tornado más sofisticado y muchos funcionarios policiales y de inteligencia venezolanos han sido reclutados por Estados Unidos.  Desde sus posiciones en Puerto Rico, Colombia y la República Dominicana y desde sus bases aéreas en Aruba, y Curazao, Estados Unidos ha estado observando los ejercicios militares y cómo Venezuela construye sus defensas.  El plan para la intervención ha sido corregido cada año con más y más instalaciones agregadas al “mapa.”  

A partir del año 2005 las instalaciones de Telesur figuran también en la lista de “blancos”.  Recuérdese las ofensivas de la OTAN lideradas por Estados Unidos contra Yugoslavia, Irak y Libia.  Los centros televisivos de Belgrado, Bagdad y Trípoli fueron, entre otros, los primeros blancos en ser atacados, de tal modo que los invasores tuvieran la ventaja en lo que se refiere a la guerra desinformativa.

Diferentes fuentes citan fechas distintas para la invasión de Venezuela por parte de Estados Unidos.  Algunos expertos sostienen que no podría ocurrir este año, justo al calor de la campaña presidencial de Estados Unidos.  Mientras tanto, Venezuela también se está preparando para una elección presidencial el 7 de octubre venidero.  A diferencia de Chávez, los candidatos de la oposición no han declarado que van a aceptar cualquier resultado y que no saldrían a protestar en caso no les guste el resultado de la elección.  A los seguidores de Chávez se les escucha decir que los planes de la oposición contemplan la toma del poder por la fuerza y que planean montar una concentración de masas cerca del palacio presidencial como en el año 2002.

Ahora que la carrera presidencial está  en su apogeo, las especulaciones acerca del cáncer de Chávez se han redoblado.  Los últimos informes de fuentes occidentales de inteligencia, sostienen que Chávez tiene una metástasis tumoral y que le quedan alrededor de 6 a 9 meses de vida.  Las primeras publicaciones acerca de las amenazas contra la salud de Chávez aparecieron en el periódico español ABC y luego fueron redistribuidas por otros medios en Estados Unidos y algunos diarios de América Latina.  “Está enfermo de muerte y es capaz de trabajar solo gracias a inyecciones de morfina,” dicen algunos informes, pronosticando una dura lucha por el cargo presidencial entre partidos de izquierda y oficiales militares, ya que oficialmente Chávez no tiene sucesor.

Aparentemente, Washington cree que la lucha por la presidencia será tan intensa que la intervención militar sería inevitable.  Los preparativos ya se iniciaron con trece (13) bases norteamericanas organizadas a lo largo del perímetro de Venezuela.  ¿Será capaz el país y sus aliados de repeler un ataque norteamericano?

En realidad se está manejando esta posible amenaza de manera muy seria, intensificando el entrenamiento militar de los ejércitos e inspirando el fervor patriótico en el cuerpo de oficiales.  El año pasado los países del ALBA inauguraron en Bolivia su Escuela de Defensa y Soberanía.  El potencial de la Alianza, conformado por los ejércitos de Cuba, Venezuela y Nicaragua sería incompleto sin la asistencia de la UNASUR, la cual comprende doce (12) estados de la región y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe, CELAC.

Expertos políticos creen que en caso de una intervención norteamericana contra cualquier país del ALBA, la solidaridad de UNASUR y de la CELAC podría tornarse crucial en un momento de la lucha.

Venezuela prosigue desarrollando vínculos bilaterales con otros países del continente.  El 27 de enero recién pasado, los ministros de la Defensa de Venezuela y Perú firmaron un memorándum de intenciones sobre una alianza estratégica con el objeto de asegurar  la paz y la seguridad en la región.  Los ministros también discutieron proyectos conjuntos en el área de la industria de la defensa.  En el futuro cercano, Pérú podría unirse al ALBA.

Venezuela también mantiene estrechos lazos militares con Brasil.  A diferencia del pasado, Caracas ve al Brasil como un aliado confiable en la disuasión de la agresión norteamericana.  

Telesur lanzó sus transmisiones en Brasil el año 2008 y ahora tiene contemplado intensificar su presencia en el país.  Así mismo, está considerando nuevas oficinas en Beiyín, Moscú y el Cairo.  Ganar un lugar destacado en los medios masivos es una tarea estratégicamente importante para este canal televisivo verdaderamente independiente. 

Igualmente, Telesur se encuentra disponible en línea en cualquier parte del mundo.  El bloqueo informativo impuesto sobre América Latina por Estados Unidos ha sido exitosamente roto.  Y esta es la principal razón de por qué Telesur está siendo amenazado.  

Nota.-  Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

 editorial@strategic-culture.org

Traducción desde el ingles por Sergio R. Anacona


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4368 veces.



Nil Nikandrov (Strategic Culture Foundation)

Periodista y analista político escribiendo frecuentemente en la revista rusa internet Strategic Culture Foundation.

 editorial@strategic-culture.org

Visite el perfil de Nil Nikandrov para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación



Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad