El Reino Unido propone calificar a pulpos, cangrejos y langostas como animales con sentimientos y protegerlos por ley

Toma de la película "Mi maestro el pulpo"

Toma de la película "Mi maestro el pulpo"

Credito: Agencias

Los pulpos, cangrejos, langostas y otros cefalópodos y crustáceos están siendo reconocidos como seres sensibles en el Reino Unido tras un informe de la London School of Economics (LSE). Esto podría suponer cambios en el trato y sacrificio de estos animales en el país. Por ejemplo, se podría prohibir hervir las langostas vivas.

El gobierno británico está trabajando ahora en una reforma de las leyes de bienestar animal. El proyecto de ley, que aún no ha sido aprobado, cataloga a cefalópodos como pulpos o calamares y decápodos como langostas o cangrejos en el grupo de animales que son capaces de sentir dolor.

La legislación propuesta se amplió después de que una revisión independiente de la LSE, que analizó más de 300 estudios científicos y encontró "pruebas científicas sólidas" de que las criaturas marinas pueden sentir dolor y angustia.

El investigador principal y profesor asociado del Centro de Filosofía de las Ciencias Naturales y Sociales de la LSE, el Dr. Jonathan Birch, dice que la enmienda ayudará a eliminar una "gran inconsistencia".

"Los pulpos y otros cefalópodos han estado protegidos por la ciencia durante años, pero no han recibido ninguna protección fuera de la ciencia hasta ahora. Una forma en que el Reino Unido puede liderar el bienestar animal es protegiendo a estos animales invertebrados que los humanos a menudo han ignorado por completo", asegura Jonathan Birch, investigador principal y profesor asociado del Centro de Filosofía de la LSE.

Por su parte, el ministro de bienestar animal del Reino Unido, Zac Goldsmith, cree que el nuevo proyecto de ley "proporciona una garantía crucial de que el bienestar de los animales se tiene en cuenta correctamente al desarrollar nuevas leyes".

Sin embargo, esta propuesta de ley no provocará drásticas modificaciones en restaurantes y empresas de pesca, a pesar de que el informe muestra que está firmemente en contra de prácticas como quitar las garras a los cangrejos antes de devolverlos al agua o hervir decápodos en agua.

Birch afirma que "en caso de aceptar a un animal como un ser sintiente, es necesario aplicar el tipo de principios que se aceptan para otros seres sensibles". También considera que ''el sacrificio humanitario requiere entrenamiento''.

El informe también alerta de la crueldad que supone criar a pulpos en granjas industriales.

Elena Lara, directora de investigación de peces en CIWF y autora del informe, explica que el documental de Netflix "Lo que el pulpo me enseñó" ganador del Oscar, "le dio al mundo una visión conmovedora de la vida de estos animales salvajes únicos, naturalmente solitarios y frágiles". Añade que "las personas que lo vieron se horrorizaron al descubrir que hay planes para confinar a estas criaturas fascinantes, inquisitivas y sensibles en granjas industriales. Sus vidas simplemente no valdría la pena vivirlas ".

No hervir ni apalear a estos animales

El informe pide a restaurantes y comercios no hervir las langostas vivas sin antes haberlas aturdido, no vender decadópodos a manipuladores sin que estos tengan nociones sobre su manipulación y no quitarles las pinzas a los cangrejos. Sin embargo, no indica cuál seria una manera comercialmente viable para matar cefalópodos como los pulpos.

En lo que se refiere a los pulpos, el informe si pide que no se les apalee, se les rebane el cerebro o que no se les asfixie en una bolsa de red.

Este proyecto de ley pasará por el Parlamento británico, la Cámara de los Lores y, finalmente, la Cámara de los Comunes, tras lo cual será aprobado definitivamente.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5266 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas