El español que más sabe sobre América Latina analiza cuál es la novedad del Frente de Todos y por qué su campaña remató en un triunfo frente al macrismo

Entrevista con el fundador de Podemos Juan Carlos Monedero: "Macri es un nuevo Nerón"

18 de agosto de 2019.-

Fundador de Podemos y profesor de Ciencia Política, este madrileño de 56 años es uno de los españoles más sensibles a la realidad de América Latina y de la Argentina. Monedero visitó organizaciones sociales y mantuvo entrevistas con dirigentes y candidatos.

--La victoria del Frente de Todos –dijo a Página/12 en un bar de San Telmo-- deja enseñanzas. Revela que aumentan las posibilidades de triunfo cuando las fuerzas populares se centran en lo social (empleo, precio de la luz y el gas, deterioro de la educación, sanidad, jubilación), cuando se logra la unidad de todo el campo progresista, cuando se crea comunidad escuchando más a la gente que al marketing y cuando no se miente. Cuando escuchas más al marketing y estás más atento a la construcción de tu relato, te ocurre como a los maridos infieles. Tienes que coordinar tantas mentiras que al final te cansas y fallas. Porque no eres capaz de coordinarlas. El marketing te hace incurrir en contradicciones que debilitan la ideología y generan mucha desconfianza entre la gente. En cambio si te centras en lo social tienes una línea ideológica clara. Tienes un corpus.

--¿Lo concreto te pauta la agenda?

--Vivimos en sociedades capitalistas, que son sociedades de clases, donde al mismo tiempo no puedes estar a favor del Fondo Monetario Internacional y de los cartoneros. La realidad te obliga a decir con quién estás. En el momento en que tú aclaras con quién estás, fijas los criterios del frente popular. Lo más clarificador es pensar las decisiones concretas que debes tomar sobre políticas públicas. Ahí no hay mucha discusión.

--Siempre que haya realismo, ¿no?

--Mira, es una mezcla de inteligencia y humildad. Puedes comprar los servicios de una consultora carísima y comprar encuestas y espacios publicitarios, o puedes escuchar a la gente. Montarte en un autito y hacerte 160 mil kilómetros. Hay dos grandes estilos. Están las campañas de gente que no tiene ninguna base popular, como Mauricio Macri, Jair Bolsonaro y Donald Trump. Se fundamentan en el dinero. Y están los Lula, los Mandela, los Evo, que visitan pueblo a pueblo y se dejan tocar por la gente. Aquí hay un elemento muy importante. En España es muy dependiente de los expertos de comunicación y marketing. Todos conocemos al spin doctor de Macri, al asesor en relaciones públicas de Macri, pero nadie sabe quién es el responsable de ideología del macrismo. Parece que las ideas cotizan menos que las habilidades en comunicación. Al final tenía razón Rosa Luxemburgo. Primero el partido sustituye a la sociedad. El comité central reemplaza al partido. El secretario general, al comité central. Y ahora el spin doctor sustituye al secretario general.

--En la Argentina hasta antes de las PASO parecía que el dueño del big data, de las informaciones sobre vida y obra de cada votante, ganaría solo por eso.

--El big data funciona si puedes mandar mensajes segmentados a la población. Existe y es caro. Pero no es tan fácil como dicen llegar a cada persona y mandarle un mensaje particularizado. En España de hecho Facebook y Whatsapp les pusieron obstáculos a los partidos políticos por hacerlo. Y eso que Facebook siempre va a tratar peor a los partidos progresistas que a los de derechas. Pero no siempre ganan. En la Argentina fueron derrotados los caminantes blancos. Como en Game of Thrones, parecían invencibles.

--¿Por qué no fueron invencibles?

--Estamos en un cambio de ciclo, más favorable a la derecha que a la izquierda. Las nuevas generaciones no tienen memoria de los derechos laborales. Su socialización ha sido en un mundo muy inclemente, muy competitivo, muy salvaje. Los efectos de la crisis de 2008 han sido demoledores con los viejos derechos laborales. Y cosas que eran lugares comunes para generaciones anteriores, como los convenios y la existencia de sindicatos, las jornadas laborales fijas, los salarios dignos, de repente desaparecieron. Pero hay un matiz, que es más importante en América Latina que en Europa: los gobiernos de cambio dejaron más huella de la que a veces hemos reconocido. Es verdad que ganó Macri, que ganó Sebastián Piñera, que ganó Bolsonaro, que ganó Lenin Moreno, pero la experiencia de derechos de los gobiernos de cambio está ahí. Es también lo que explica que pese a todos sus errores siga habiendo un sector popular amplio que apoya a Nicolás Maduro. En España, el desierto de 40 años de dictadura y los 40 de convalecencia explican que tenía que venir una nueva generación, la de los indignados, a plantear las cosas de manera diferente. Eso también explica por qué el neoliberalismo se lleva tan mal con la memoria.

--¿Por qué?

--Porque la memoria nos hace saber quiénes anticiparon nuestra rabia, pelearon derechos y nos marcaron el camino de la dignidad. Por eso el neoliberalismo se lleva mal con los sindicatos. Los sindicatos expresan la memoria de las luchas y te enseñan a reclamar derechos. Es curioso que también hay una memoria vinculada a la nación. Cuando veo lo que ha ocurrido hoy con la manipulación del cambio, se refuerza mi idea de que Macri no tiene patria. Y que hay un empresariado global muy vinculado al mundo financiero y a los mercados especulativos que no tiene patria. Gente como Macri junta por un lado un enorme desprecio de clase y por otro una enorme impunidad, que les lleva a vivir desterritorializados, como si a ellos no les afectara nada. Como si estuvieran afuera de ese mundo que ellos construyen, manipulan y definen. Por eso existe el riesgo, alto, de que en estos dos meses Macri prefiera prenderle fuego a la Argentina antes que aceptar que no tiene salida. El macrismo es una bestia herida dispuesta a morir matando. Por eso es urgente hoy en la Argentina que el actual presidente moral de la Argentina, que es Alberto Fernández, hable como ya lo está haciendo con los empresarios patriotas y con los responsables internacionales que están gestionando intereses económicos en la Argentina. Macri es un nuevo Nerón. Alberto debe evitar que nuevo Nerón prenda fuego al país mientras desde su mansión mira cómo arde la Argentina.

--¿Qué puede ocurrir con el FMI, que llegó a prestar dinero que llegaba y se fugaba?

--No descarto que el Fondo Monetario Internacional tenga que rendir cuentas por el uso ilegítimo y casi seguro ilegal que ha hecho del préstamo con fines electorales. De la misma manera que los sectores financieros que están especulando con el peso deberán rendir cuentas en los órganos que correspondan. La devaluación del peso el lunes 12, al día siguiente de las PASO, es una obra de terrorismo financiero entendible para fondos buitre pero no para el presidente de un país.

--Estuviste con dirigentes y candidatos del Frente de Todos. ¿Qué encontraste como novedad?

--En la Argentina hay un encuentro entre la sensibilidad frente a las enormes desigualdades de quienes las sufren y la sensibilidad de quienes no sufren tanto en carne propia pero se preocupan por los intereses colectivos. Hay un encuentro entre la gente sensible ante el calentamiento global y la sensibilidad feminista. Estos elementos juntos están reaventando la política en la Argentina. Me llamó mucho la atención ver este frente amplio construido en la candidatura del Frente de Todos. El peronismo es la nave nodriza pero hay más partidos, fuerzas y movimientos sociales y sindicales. Todos se dieron cuenta de que no puedes gestionar al realidad con las herramientas del pasado.

--¿Y en España?

--La mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados son 176 escaños. La derecha tiene 147. El PSOE, 123. Podemos, 42. Para construir un gobierno estable hay que sumar los 165 de Podemos y del PSOE. Además habría que conseguir los otros once y un acuerdo con el nacionalismo vasco y el nacionalismo catalán que permita una solución del conflicto territorial en España. Pero el PSOE quiere gobernar en solitario. Tiene un tercio del Parlamento y quiere tener el 100 por 100 del gobierno. Pretendió hacer un acuerdo de gobierno en 48 horas, que es una frivolidad, y le presentó a Podemos una oferta hueca. Una vicepresidencia sin competencias, un ministerio que antes había partido en dos y una dirección a la que había convertido en ministerio pero cuyas competencias estaban transferidas a las comunidades autónomas. Quedan 40 días. Veremos que pasa.

martin.granovsky@pagina12.com.ar



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5520 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/n345825.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO