Chile, parte de la nueva realidad

. La iglesia católica chilena con tal de no perder las migajas que el régimen dejará caer del festín de la venta de lo ultimo que pueda ser vendido en Chile se presta sumisa a ser marioneta para justificar toda clase de violaciones a los derechos humanos. El cardenal santiaguino en una homilía de extrema ternura y alto contenido político en el sainete organizado a las puertas de la Catedral de Santiago solicita a Sebastián Piñera indultar a los ancianos que permanecen presos, forma velada de pagar favores recibidos de Pinochet ya que los ancianos que saldrán en libertad por “indulto presidencial humanitario” fueron los autores materiales e intelectuales de miles de asesinatos perpetrados en la dictadura Pinochetista .¡Adiós justicia!!

La mitad del tren ministerial del flamante habitante de la moneda pertenece al Opus Dei, la otra mitad al sionismo mas retrogrado, excelente equipo que se prestara indudablemente para ser la mano ejecutora de las ordenes del imperio norteamericano que se impartirán para boicotear los procesos revolucionarios en América.

Ya se empiezan a sentir los reclamos de aquellas familias que quedaron sin hogar por efecto del terremoto pero que tendrán que seguir pagando las mensualidades de los créditos recibidos por esas viviendas mal construidas, lo mismo sucederá con los adquirientes de vehículos automotores arrastrados por el Tsunami.

Patricio Alwin en una forma rastrera de sumisión a la extrema derecha asegura con el mayor caradurismo que “cooperara con todo lo que el nuevo gobierno ejecute para normalizar el país” en otras palabras esto quiere decir que la Democracia Cretina chilena no actuará como partido de oposición sino que seguirá ejecutando el papel de comparsa que se ha hecho habitual en su forma de sanguijuela enquistada en todos los gobiernos desde Salvador Allende pasando por el juego a favor de Pinochet, manteniendo engatusado al pueblo chileno durante la Concertación evitando cambios trascendentales y manteniendo adormilada a una izquierda acomodaticia y retrograda que no supo ejecutar los cambios que la mayoría humilde del país solicitaba y que al no producirse le abrió la vía a la extrema derecha para hacerse con el poder

Poco a poco se irán quitando las caretas de amor a los humildes dando paso a un capitalismo hiper salvaje que no les importara el bienestar de los desposeídos, ya vemos como todo el discurso que se maneja de reconstrucción de la infraestructura vial y marítima de Chile va dirigido a otorgar créditos y facilidades a las grandes compañías concesionarias de las autopistas, caminos y puertos marítimos chilenos pero en ningún caso a aquellas personas que han perdido todo y que tendrán que seguir pagando, además que se intentara tapar el escandaloso dolo cometido en la ejecución de los viaductos colapsados construidos por esas compañías.

La nueva izquierda chilena deberá por todos los medios separarse de los que actualmente se dicen sus dirigentes pero que le han hecho el juego a la extrema derecha y seguirán intentando aferrarse a sus prebendas a costa del dolor del pueblo.



bracamontealva@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1830 veces.



Luis Germán Bracamonte


Visite el perfil de Luís Germán Bracamonte Alvarado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: