Se avecina una crisis de proporciones gigantescas, y si quieren bautizar a lo que está sucediendo ahora, llámenle “precrisis”

El Tsunami que falta o Crack del 2010

Voy a traer a colación una serie de hechos predictivos que por su interés y por la mega fuerza que lleva consigo, no debe… o no debemos dejar que pase desapercibido, por cuanto encierra en su interior un potencial apocalíptico de proporciones infernales (…) Se dice que la crisis del 29’ es un neonato ante el dantesco parto de crisis financiera que desde el 2007 va tendencialmente a peor…
Es decir, la actual crisis financiera que padecen los tripulantes de nuestra contaminada y única nave espacial, se encuentra apenas ahora en este circunstancial momento, en su fase de eclosión. Por cuanto la ralentización de la economía mundial que comenzó a dar señales desde el 2007, es ahora cuando comienza a padecer los sistémicos síntomas del mal que se avecina.
Basta con citar a renombrados académicos, economistas  o destacados analistas como Noam Chomsky, James Petra, Ignacio Ramonet (La crisis del siglo), Igor Panarin (En EEUU estallará una guerra civil...), Paul Samuelson (Esta debacle es para el capitalismo...
), Karl Polanyi  (La gran transformación) o a  Santiago Niño Becerra ("En 2010 empezará la crisis de verdad y será brutal, terrible"). O citar a un ultraconservador como lo es el periodista estadounidense Glen Beck del programa "The War Room"- Fox News, para seguir el curso que ellos –desde sus predictivos análisis financieros— en su condición de duchos analistas del acontecer financiero mundial y desde sus mágicas bolas de cristal, vaticinan con asertiva profesionalidad, que está por ocurrir lo peor: ‘ El Tsunami que falta o Crack  del 2010’.
Por citar, lo menos, dice Santiago Niño B. que aquello, lo del 29, fue una explosión, esto, lo del 2010, va a ser un desbordamiento. Esto que estamos viviendo ahora y que se manifestó en Septiembre del 2007, no es más que el inicio de la crisis; es la crisis porque es parte de ella, pero no es un crash, porque, fundamentalmente, no va a producirse ningún crash. Si quieren bautizar a lo que está sucediendo ahora, llámenle ‘precrisis’.
Continúa diciendo Niño Becerra… Hasta mediados del 2010 vamos a seguir así: 1) Tendencialmente, la economía, sus índices y agregados, cada vez serán peores y, 2) Psicológicamente, la población cada vez estará más jodida…, lo que viene no es una recesión convencional, sino una crisis sistémica; por lo que ninguna comparación es válida excepto la comparación con la Gran Depresión: otra crisis sistémica”.… Hasta mediados del 2010 va a producirse un deslizamiento progresivo a peor, sin caídas profundas, sin grandes desastres (dirán, ‘¡Hombre!, ¡la quiebra de Lehman!’, no, no crean: en el fondo es un fallido más, el problema es lo que significa: si hubiese quebrado en el 2005, casi, casi ni se hubiese comentado), pero cada vez con menores esperanzas….
… A finales del 2009, dice Niño Becerra, ya será evidente que se acerca una crisis monstruosa; a principios del 2010 estará aceptado que esa crisis es inevitable, y a mediados de ese año comenzará el derrumbe, a plomo, en vertical, ¿cómo en 1929?, Crisis sistémica, en efecto [ya lo he abordado en otro post] lo que se avecina es, pensamos muchos sistémicos, una crisis sistémica, esto es, una crisis profunda que pondrá en cuestión la manera de hacer las cosas, una crisis que tenemos que pasar, necesariamente y que es inevitable a pesar de los esfuerzos por sortearla mediante megainyecciones de liquidez, multimillonarias operaciones de rescate o hiperendeudamiento de los estados para escapar [de la crisis]: “se avecina una crisis de proporciones gigantescas, totalmente inevitable, muy parecida o peor a la de 1929, salvo por la diferencia de que ahora la caída está produciéndose a cámara lenta”.
Por otra parte, el académico ruso Igor Panarin hace once años dijo en la Conferencia Internacional "Guerra de la Información" celebrada en Austria en septiembre de 1998… “Tuve la oportunidad de exponer ante 400 expertos, entre ellos 150 de EEUU, un informe analítico sobre la situación mundial. Cuando en mi discurso hablé de que EEUU se desmembraría en pedazos, en la sala se escucharon gritos salvajes. Pero mi tesis tenía fundamento. Ya en ese entonces estaba claro que la fuerza destinada a destruir EEUU tendría una naturaleza financiera y económica a partir del dólar que no tiene ningún respaldo y en consecuencia es una moneda carente de valor”.
… La deuda externa de EEUU  ha crecido y crece con la dinámica de un alud, desde una deuda casi cero a comienzos de 1980, hasta 2 billones de dólares en 1998 cuando expuse mi informe. Ahora esa deuda supera los 11 billones de dólares, y esta situación no es otra cosa que una típica pirámide financiera que irremediablemente se derrumbará.
Y como colofón de este corto análisis, quiero citar nuevamente lo que escribí en un artículo publicado este año en Aporrea.org (Los EEUU no podrán…, no podrán...) en el que dije: La nación más poderosa del planeta se ha propuesto, durante más de una centuria, a promover sin ambages y sin mediar principios la naturaleza del materialismo y la economía de consumo, y las fuerzas de la mercadotecnia y la propaganda que manipulan la mente de la masa en nombre de este sistema, nos llevan a creer que esta forma de vida es el único futuro para la humanidad.
… “Se avecina un enorme cambio irreversible de la inteligencia moral colectiva, como espiritual, en la mente planetaria, que no es otra que la elevación de la conciencia colectiva.  Es la única manera, por ejemplo, que el terrorismo pueda ser detenido, porque los terroristas de hoy no son más que una parte de nosotros mismos que se han guarecido bajo el mito del progreso y del culto por el dinero. Cuando ya no haya capitalismo a ultranza y más culto por el dinero, entonces no habrá motivo para los terroristas”.
 

joseagapo@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5534 veces.



José Agapito Ramírez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: