Fujimori, el criminal

Tenemos que decirlo para que la Historia lo registre. Los gobiernos de Fernando Belaúnde, Alan García y Alberto Fujimori aplicaron un programa de lenta reducción de la población kechwa, aymara y amazónica en los últimos veinte años. Abimael Guzmán, el otro criminal que fue derrotado por los ronderos y no por Fujimori, también aportó con su granito de arena a este fin. Para entenderlo mejor, nos iremos a su demostración por el método deductivo, a partir de los datos de la evolución demográfica en los últimos treinta años.

Según datos del INEI, la población del Perú presentó la siguiente evolución:

1) En 1970 la población era de 13'192,677 habitantes. 2) En 1980 era de 17'324,073. 3) En 1990 era de 21'569,274. 4) En el 2000, 25'661,690.

Eso quiere decir:

A.- La población creció de 1970 a 1980 en un 31.32%.

B.- De 1980 a 1990 en un 24.25%.

C.- De 1990 al 2000 en un 18.97%

Entonces inferimos por deducción que: a) Si la población hubiera mantenido los ritmos de crecimiento de 1980, ésta debió estar en el 2000 en 29’875,264 habitantes, aproximadamente, por lo que hay una merma de 4'213,574 habitantes. b) Si la misma hubiera crecido al ritmo de 1990, ésta debió estar en el 2000 en el orden de los 26'799,822 habitantes, por lo que hay una merma de 1'138,132 habitantes.

Esta declinación en los ritmos de crecimiento se debió a una planificada política de control de población.

FUJIMORI

Alberto Fujimori es uno de los principales criminales de peruanos y no se le ha juzgado como tal. Durante su gobierno miles de comuneros y comuneras kechwas, aymaras y amazónicos fueron sometidos a esterilizaciones forzadas, que era una forma disimulada de genocidio.

Ahora sabemos cuál era el objetivo de Fujimori: reducir a los comuneros para que no sean un impedimento a la hora de entregar las tierras comunales a empresas mineras pertenecientes a la oligarquía local y a las transnacionales. No sólo eso: mientras se hacía esterilizaciones en todos los rincones, se trajo miles de orientales al país para que ocupen el lugar de los que no iban a nacer nunca.

PROGRAMA MALTUSIANO

En los tiempos de Malthus, la población solía aumentar en una proporción geométrica y la producción de alimentos sólo en una proporción aritmética. Es decir, la población solía exceder las posibilidades reales de alimentación que ofrecía la tierra, por lo que la miseria tendía a estar siempre presente, en particular en los países atrasados.

Aquí no es necesario aplicar este tipo de programas porque no sólo la técnica asegura la producción de alimentos sino también porque el Perú tiene todo desde el mar hasta la selva (peces, climas, suelo, agua, minerales, madera). Si nos industrializamos y dejamos de vender sólo materias primas por toneladas, más bien nos faltaría gente y habría necesidad de crecer poblacionalmente. La ONU recomendó una vez: “Los países más pobres del mundo deberían concentrarse en fabricar artículos en vez de depositar todas sus esperanzas en recursos naturales” (1). Pero la industrialización no llegará mientras el país esté controlado por inútiles como Alan García y por las oligarquías encomenderas disfrazadas de demócratas.


* (Escritor y periodista)
(tankar3@hotmail.com)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1102 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US N ab = '0' /internacionales/a74157.htmlCd0NV CAC = , co = US