Venezuela y Colombia según Domingo Alberto Rangel

Domingo Alberto Rangel (DAR), publicó en el Suplemento Cultural de Ultimas Noticias del 4 de febrero de 2.001(1), un trabajo titulado "Colombia y Venezuela, un paralelo inquietante", el cual finaliza así: "La oligarquía colombiana es detestable, como la nuestra o cualquier otra. Pero ha hecho un país con el cual ojalá vivamos siempre en paz y hagamos en el aquella nación por la cual luchó y murió Simón Bolivar"

En dicho trabajo DAR hace un análisis de la evolución y del excelente crecimiento económico de Colombia, comparándolo con el de Venezuela, que a la sombra protectora del petróleo no progresó. El muestra estadísticas para ilustrar los indicadores económicos y sociales que sustentan el crecimiento de la economía colombiana. ¿Consideraría DAR el peso específico del dinero proveniente del narcotráfico, como el gran oxigenador de la economía colombiana?

También describe el fenómeno de la marginalidad y la ausencia de los cinturones de pobreza en las tres principales ciudades colombianas: Bogotá, Cali y Medellín, cuya explicación no es tan difícil. Dado que a la población marginal y desplazada colombiana, el Río Grande le quedaba muy lejos, buscaron el camino más fácil, la frontera hacia Venezuela, no hacia Ecuador.

Lo interesante de todo esto, es que esa población que emigró a Venezuela, se estableció sin problema alguno, y luego de varias generaciones ya era completamente venezolana. Sin embargo, todo lo contrario ha ocurrido con nuestros connacionales, quienes han emigrado a Colombia, encontrándose con toda suerte de maltratos, golpizas, humillaciones, vejaciones, persecuciones, asesinatos, desalojos, violencia por parte del estado colombiano y de la población civil. En fin, el propio calvario.

DAR no tuvo la oportunidad de ver el desenlace de la economía colombiana, ni de las arcas de un gobierno literalmente quebrado, que le llevó a proponer una Reforma Tributaria sumamente injusta para los más pobres y la clase media. Tampoco pudo ver las estadísticas de algunos organismos oficiales colombianos, señalando que los índices de pobreza y de pobreza extrema han aumentado en forma alarmante, así como la marginalidad. Y por supuesto, no pudo ver las acciones de gobierno del dúo Uribe-Duque, genuinos representantes de Satanás en Colombia, quienes han desatado sin misericordia su odio enfermizo contra su propio pueblo, nuestro país y el Gobierno Bolivariano.

DAR jamás pudo imaginarse, que el pueblo colombiano podía levantarse y enfrentar al poder arbitrario, represor, criminal, fascista y representante formal de la oligarquía colombiana. Luego de un mes de protestas, no se ve en lontananza la posibilidad de una salida negociada, en términos de justicia social y del respeto a los derechos civiles y humanos de los que protestan con toda la razón.

Queremos dejar bien claro, que mientras el gobierno colombiano esté en manos de tipos de poco fiar como I. Duque, no habrá posibilidad de paz con Venezuela. Siempre existirá el riesgo del ataque solapado y artero, de la trampa y el engaño, de la provocación y la zancadilla. En pocas palabras, un peligro constante. Por suerte, estamos preparados y alerta ante cualquier eventualidad, a pesar de las 9 bases militares norteamericanas, motivo suficiente para que el Libertador Simón Bolivar y el Comandante Hugo Chávez, estén dando vueltas en sus tumbas.

(1) Suplemento Cultural de Ultimas Noticias N.º 1.702. p.1-3. Caracas 04-02-2.001.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 686 veces.



Josefa Contreras


Visite el perfil de Josefa Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Josefa Contreras

Josefa Contreras

Más artículos de este autor