Una observación a la grave crisis Colombiana

Cualquier persona medianamente suspicaz, hace girar una esfera del globo terráqueo y enseguida se dará cuenta que el mundo está ardiendo por los cuatro costados, ante tantos conflictos y enfrentamientos, con la frustrante dificultad de conocer la cantidad real de los muertos, heridos, y desaparecidos, así como la verdad de lo que realmente acontece.

A grosso modo, resaltan: el despiadado ataque a los refugiados Saharauis y Sirios por el ejército de Marruecos. La considerable cifra de muertos por el bombardeo indiscriminado de la Franja de Gaza, por el ejército israelí. Las masacres en Cali y otras ciudades colombianas, por el ejército y la policía. Los numerosos muertos por la explosión en una mezquita en Afganistán, entre otros eventos letales.

La forma como se presenta a la opinión publica internacional cada uno de los eventos variará según el color político y económico del cristal con que se mire cada sangrienta situación. Los medios de información escritos y radioeléctricos, las agencias internacionales de noticias y las cadenas de TV como CNN y la BBC, tratarán de maquillar, reducir, esconder o simplemente manipular los hechos que estremecen e indignan al mundo. Sin embargo, no es despreciable el impacto que han tenido las redes sociales, lo cual adquirió una dimensión impresionante con la violencia de estado vivida en Colombia en los últimos diez días.

Sí comparamos la brutal represión, la importante cifra de muertos, heridos, detenidos y desaparecidos en las masivas protestas de los estudiantes y trabajadores ocurridas en la plaza Tiananmen, entre los meses de abril y junio de 1.989, con la no menos brutal represión del estado colombiano contra las enormes protestas de los estudiantes, obreros, campesinos, indígenas, líderes sociales y políticos, no hay ninguna diferencia en el hecho per se.

Las fotos, filmaciones y reportes de lo ocurrido en la plaza de Tiannamen recorrieron el mundo entero con gran celeridad, denunciando el poco respeto del gobierno chino por la vida y los derechos humanos de los rebeldes. Por el contrario, de la grave violencia y del ataque desproporcionado del ejército y de la policía colombiana, contra los manifestantes en las protestas, ha sido muy poco lo que ha trascendido al plano internacional. Lo que se ha logrado ver y conocer de los desafueros criminales del gobierno colombiano, ha sido posible por el despliegue de las redes sociales.

Como podría explicarse la difusión masiva a nivel mundial de lo ocurrido en la plaza Tiannamen, por un lado, y la muy limitada difusión por los medios formales de información, de los hechos sucedidos en Colombia, por el otro?

Esa explicación es muy simple, Colombia es un valioso aliado del gobierno estadounidense; mejor dicho, el gobierno norteamericano considera que ese país le pertenece. Por años, lo ha estado usando por mampuesto contra Venezuela. Entonces, mal podría quedarse de brazos cruzados, mientras el gobierno colombiano es asediado por un pueblo alzado y cansado de tantas injusticias y carencias. En consecuencia, esos medios se alinean con el poder, recibiendo grandes cantidades de dinero por su silencio y por ver hacia el otro lado. Las televisoras colombianas no tienen necesidad de pasar comiquitas, como lo hizo Radio Caracas TV en Venezuela, durante el golpe de estado del 2.002, cuyo presidente de facto, fue inmediatamente reconocido por el gobierno de G. Bush.

El pueblo colombiano necesita mucho apoyo. Su drama exige comprensión, por lo que es necesario la difusión masiva y sin descanso de toda la información posible, para que trascienda al mundo entero. Que se sepa que otro pueblo ha despertado y que tendrán que matarlos a todos para eliminar ese problema.

Finalmente, a Colombia le ha llegado la hora de despertar, como le irá llegando a todos los pueblos de nuestra América. Los humillados de ayer serán los libres de mañana, lo que les garantizará su autodeterminación. Se acabará el que sus destinos lo decidan otros, en otros países. En Colombia tampoco Pasarán, N.J!




 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 463 veces.



Josefa Contreras


Visite el perfil de Josefa Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: