Los enemigos de Venezuela en la Cumbre Iberoamericana

Hasta el gato sabía, que en la XXVII Cumbre Iberoamericana, celebrada recientemente en Andorra, los enemigos de la Revolución Bolivariana iban a aprovechar para atacar a Venezuela, cuando el objetivo principal, dada las circunstancias obvias, era lo relacionado con las vacunas, básicamente el desigual e injusto acceso a ellas.

¿Era acaso muy difícil conjeturar que los gobiernos de Colombia, Brasil, Uruguay y Ecuador buscarían cualquier rendija y pretexto para atacar al gobierno de Venezuela? Ellos tenían que seguir el guión elaborado por el departamento de estado norteamericano, esa era la orden.

Otros países, por el contrario, se plegaron al objetivo prioritario de la Cumbre, para buscar una respuesta al grave problema continental de la pandemia y como abordar una solución razonable, solidaria y justa. Veamos las posiciones de algunas personalidades y comparemos.

El Papa Francisco, envió un mensaje a los mandatarios de la cumbre, pidiendo una vacunación extensiva y una distribución equitativa de los sueros, que tenga en cuenta las necesidades de todos, especialmente de los más vulnerables. También les demandó "Valentía de decidir cambiar las cosas" y "Reformar la arquitectura internacional de la deuda" Asimismo, hizo énfasis en que al re-negociar la carga de los más necesitados se ayudaría a los pueblos a desarrollarse, a tener acceso a las vacunas, a la salud, a la educación y al empleo.

El Presidente de la ONU, manifestó estar muy preocupado porque haya países con ingresos muy bajos, los cuales aún no han recibido ni una sola dosis de las vacunas. También llamó la atención sobre el peligroso nacionalismo de las vacunas, asegurando que si esto continúa, originará que los Programas de Vacunación en los países en vías de desarrollo, se prolonguen por varios años, lo cual retrasaría el proceso de vacunación mundial.

Durante la Cumbre, los gobiernos serios se centraron en la necesidad de unir esfuerzos, estimular la cooperación y manifestar solidaridad para ayudar a aquellos países con serios problemas económicos e ingentes necesidades en el área de la salud. Sin embargo, los países títeres del gobierno estadounidense dedicaron sus mejores esfuerzos a agredir al gobierno de Venezuela.

El presidente de Colombia se centró en la masiva migración de nuestros connacionales a su país, describiéndola como la más grande en la historia de la región. Sin duda alguna, él desconoce la historia colombiana o nada ha leído sobre el nefasto gobierno del conservador Laureano Gómez, reconocido como el máximo exponente de la peor violencia del siglo XX en Colombia, durante los años 50 (https://kaosenlared.net/colombia-la-influencia-del-fascismo-y-el-falangismo-en-el-partido-conservador/), responsable de la migración de más de 6 millones de colombianos a nuestro país. Además, olvidó repentinamente las cuasi diarias masacres y los desplazamientos en su propio territorio.

El presidente de Ecuador, planteó que el gobierno de Venezuela "No cumple ni la ética moral ni el buen gobierno, ni mucho menos respeta los derechos humanos de ese pueblo que dice representar" Este señor, afectado de una amnesia repentina, no recuerda los juicios por corrupción a que han sido sometidos algunos de sus ministros, así como algunos de sus familiares. Tampoco recuerda como los derechos humanos de la población de Guayaquil, durante la fase aguda de la pandemia, fueron ignorados al tener que sacar de forma masiva, los cadáveres a las calles. Ni que decir de las distintas etnias indígenas, cuyos derechos han sido vulnerados una y otra vez.

En la Cumbre, se perdió la oportunidad de concretar acciones específicas, como por ejemplo, lo relacionado con las patentes de las vacunas, de los medicamentos y de otros insumos muy importantes para enfrentar la pandemia, sobre todo en los países más pobres. A pesar de no aprobarse ninguna declaración sobre las patentes, solo hubo la disposición de tomar como referencia la Declaración de Doha, del 2.001, sobre los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio y la salud pública. En ella se establece, que esos derechos no deben impedir a los países adoptar las medidas necesarias para proteger la salud de la población. Ellos saben muy bien que las patentes de la industria farmacéutica son intocables, o desatarán la ira del Tio Sam.

La pandemia y las variantes del Coronavirus siguen haciendo grandes estragos en Colombia, Brazil, Perú, Ecuador y Uruguay; mientras que en Venezuela, a pesar de las grandes dificultades, se trata de contener los contagios y de reducir las complicaciones y los fallecimientos.

Finalmente, debemos reconocer la increíble respuesta del pueblo venezolano a las duras exigencias de bio-seguridad, pero es que no hay otra alternativa para sobrevivir. Además, seguiremos resistiendo ante tantos enemigos, quienes ya no se esconden, se quitaron las máscaras para que sepamos quienes son, como si no lo supiésemos desde hace un buen tiempo.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 721 veces.



Josefa Contreras


Visite el perfil de Josefa Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Josefa Contreras

Josefa Contreras

Más artículos de este autor