El ritornelo de la ideologización

El término ritornelo (o "ritornello") que significa "repetición pequeña", proviene de la música barroca y aplica para designar la parte repetidamente tocada en las composiciones de esa época, la cual delimita y caracteriza una pieza musical, facilitando así su memorización y/o territorialización mental.

Guardando las distancias, y con el merecido respeto por el género musical, acudimos el término por analogía para referir el capricho de nuestra oposición pitiyanqui que recurre permanentemente al ritornelo, en clara demostración de su incapacidad para ganar terreno en las ideas y sentimientos del pueblo, ratificando su condición de elementos virtuales, sin ideas propias y simples repetidores del pensamiento emanado de las mentes destropicalizadas de sus amos norteños.

Así pues cada cierto tiempo repiten, cual pieza barroca, el cuento de la ideologización como algo satánico, perverso, pecaminoso y merecedor de la santa inquisición, lo que hipotéticamente les permitiría ganar adeptos en su intento por derrocar al gobierno y detener el avance del socialismo en la Patria Grande de Bolívar.

Evidentemente siguen subestimando la inteligencia de un pueblo sabio, continúan invisibilizando la capacidad creadora de este pueblo, así como su absoluta y ancestral identificación con los valores e ideas de solidaridad, justicia, honestidad y patriotismo, que lo hacen partidario y partícipe, por ejemplo, del nuevo modelo educativo delineado en la LOE, así como de los conceptos de defensa nacional, soberanía alimentaria, poder popular y Estado comunal, entre otras propuestas desarrolladas por la Revolución Bolivariana.

En su trasnochada concepción del pueblo-borrego, en su absoluto apego a la formula imperial de mantener a la gente hundida en la ignorancia para facilitar su dominación, en la creencia que sólo los cerebros oligarcas poseen neuronas, asumen una vez más que todo acto emancipador del pueblo organizado, formado e informado, es producto de la perversa ideologización castro-comunista-chavista…

Retomamos así anteriores reflexiones, cuando referíamos que la ideología constituye el conjunto de ideas sobre determinado orden o sistema, las cuales se orientan a su conservación, transformación o restauración del pre existente, lo que las califica respectivamente como ideologías conservadoras, revolucionarias o reaccionarias.

En consecuencia comencemos por entender que el pueblo tiene ideas propias, tanto individuales como colectivas, que lo inducen a identificarse a favor o en contra de lo que le rodea, en tanto afecte negativa o positivamente su propia vida e intereses personales o grupales. Esa manifestación popular expresa las ideas que sobre el neoliberalismo y los paquetes de medidas económicas aplicaron los gobiernos cuarto republicanos durante las últimas décadas del siglo pasado, los que deterioraron ostensiblemente el nivel y calidad de vida de más del 80% de la población venezolana.

Esas ideas que mantienen firme al bravo pueblo descendiente de Guaicaipuro, Miranda, Bolívar, Negro Primero y tantos otros, en su decisión de transformar para siempre al país y cambiar el nefasto destino que nos tenía preparada la oligarquía conservadora de la Cuarta República. Son ideas revolucionarias que en su momento chocaron con las ideas conservadoras de AD, COPEI, URD y otros partidos políticos de la época, pero que ahora chocan y seguirán chocando con las ideas reaccionarias de PJ, UNT, MAS, PODEMOS y AD-COPEI, cuyos renovados rostros sólo son maquillajes de los vetustos ideales del imperialismo esclavista, feudal y capitalista, que intentan infructuosamente cerrar el avance de la humanidad hacia un sistema más equitativo, ecológico, natural y humano como es el socialismo.

Innegablemente que sí se trata de ideología: son ideas del pueblo empoderado de su presente y su futuro. Por ello es imprescindible desatanizar (si existiese el verbo) de una buena vez el concepto, o al menos sacarlo del ritornelo bobalicón con que los pitiyanquis (que no es toda la oposición), pretenden enganchar nefastamente la obra del gobierno bolivariano, con énfasis en salud y educación.

Desde la Misión Barrio Adentro que dizque ideologiza a los enfermos; pasando por la Misión Dr. José Gregorio Hernández para ideologizar a los discapacitados; la Misión Robinson, que ideologiza a los iletrados; la Misión Ribas ideologizante de los bachilleres; Misión Sucre, ideologizando con la Universidad municipalizada, y ahora la misión Alma Mater que ideologiza al país entero, “plagándolo” de Universidades Territoriales y Especializadas por todas partes, con una formación profesional contextualizada a la realidad y necesidades de la comunidad…

Si eso es así, confesamos nuestro pecado ideologizador!!

Lo que está a la vista no necesita anteojos… reza la sabiduría popular. La batalla de las ideas la está ganando el pueblo y los panas de la oposición no tienen ni idea de cómo unir sus disímiles ideas para autoidelogizarse…


albanozam@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2233 veces.



Albano A. Zambrano

Economista Agrícola. Profesor de la UPT ?Argelia Laya?

 albanozam@hotmail.com

Visite el perfil de Albano A. Zambrano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Albano A. Zambrano

Albano A. Zambrano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Oposición