A propósito de la Misión Vida: Bolívar y Martí cabalgan por Barinas

A seis horas en bestia, monte adentro del llano barinés, Eulogio* ve que siete diablos lo persiguen a través de la sabana. Como puede corre completamente desnudo hacia el río, donde algo le dice que estará a salvo. Siente el fétido y sulfuroso aliento de los demonios que le pisan los talones. Oye unas carcajadas de ultratumba que le anuncian una muerte inminente. Desesperado corre, corre como nunca en su vida, para salvarse de las extrañas criaturas que empezaron a asediarlo hace más de diez años. Ya casi sin fuerzas cae exánime. Vencido levanta la cara y padece horribles convulsiones que atragantan su garganta. La muerte está cerca. Hasta siente un alivio de llegar al final de tragedia. Eulogio es esquizofrénico.

Como puede Francisco*, pescador de Pedraza, se baja de su silla de ruedas. Con unas maniobras que su cuerpo amputado ya ha asimilado por fuerza de la necesidad, se arrastra hasta la orilla del río Canaguá donde siente una leve incomodidad por el agua fría. Nada con libertad en las aguas verdes preñadas de pavones, bagres, cachamas y coporos. Hay a juro que conseguir la papa del almuerzo. Son 6 zuticos y una madre que esperan la comida. Con fe se zambulle en un nado sin piernas y un arpón de gancho y guafa amarrado a la mano derecha.

- En el nombre de Dios, piensa debajo del agua. Ojalá no vuelva a aparecer la culebra de agua que hace 5 años me trituró las piernas”.

A Marisa* la llaman la boba del pueblo. La gente la usa para hacer mandados, pero todo el mundo murmura que es sistemática y permanentemente abusada sexualmente por una gran cantidad de hombres. En voz baja se dice que el hecho de que sea sorda y muda la hace especialmente vulnerable. Sumida en el abandono familiar y esperando un hijo sin padre, ha logrado a los 13 años ser aceptada como criada por una familia de latifundistas que, a pesar de su gravidez, le exigen fregar pisos, lavar platos y soportar en el silencio de los inocentes las múltiples vejaciones que le “prodigan” los hijitos del señor. En su desconcierto de niña-madre, de sorda-muda, su vida es una tiniebla afectiva y espiritual.

Los vagabundos del bar le han puesto un sobrenombre lacerante: los llaman “Siete-plagas-de-Egipto”. A pesar que hace reír a todo el mundo, las crueldades que siembra la ignorancia, han hecho del invidente Angel Domingo* un ser cabizbajo. Si a esto le sumamos el hecho de padecer de diabetes, epilepsia, vitiligo y ser homosexual, entendemos la certidumbre infame del remoquete. A pesar de todo, Angel Domingo cuida con cariño a su padre hemipléjico que sobrevive en un catre marchito y, con una fuerza espiritual de origen desconocido, asea su ranchito y sueña, sí, sueña con un mundo feliz donde reina la justicia, donde “hay comía, bastante comía pa´todos” y la gente se reúne en las plazas de la felicidad a vivir la vida de hermanos felices. Alguien le dijo, que por allá por Caracas, un comandante barinés ha llegado salvador a devolver lo suyo a los más débiles y que trajo a Puerto de Nutrias unos médicos cubanos que regalan salud y cariño. Por eso esperanzado, en la fuerte debilidad del pobre y excluído, se ha inscrito en el Consejo Comunal para hacerse dueño de su destino.

Estos hermanos venezolanos que ancestralmente fueron excluídos por la ignorancia y la injusticia puntofijista, hoy son cobijados salvadoramente por los equipos multidisciplinarios de la Misión Vida. Otro ejemplo más de la fraternidad entre los pueblos de Cuba y Venezuela que, en una operación capilar, milimétrica y amorosa diagnostican, evalúan, tratan y asisten solidariamente a nuestros compatriotas especiales que padecen alguna discapacidad.

De la mano de Fidel y Chávez, los dos herederos telúricos de Bolívar y Martí, camaradas de la gran Patria americana surcan campos y sabanas de Barinas para darle solidaridad al pueblo y lograr que los relatos arriba descritos pertenezcan a un pasado felizmente superado.

“Deme Venezuela en qué servirla, ella tiene en mí a un hijo” sigue diciendo Martí desde los siglos. Amén.

* Nombres ficticios

http://laceluladigital.com/


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1500 veces.



Pedro Gerardo Nieves

Autodidacta. Comunicador popular, coordinador de la Brigada de Agitación, Propaganda y Comunicación Florentino del PSUV Barinas, vocero de la Guerrilla Comunicacional Florentino, delegado de formación de la Escuela Nacional de Formación Socialista "Hugo Chávez" del PSUV.

 pegenie@hotmail.com

Visite el perfil de Pedro Gerardo Nieves para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Gerardo Nieves

Pedro Gerardo Nieves

Más artículos de este autor