Grito llanero

El tipo más buenote del mundo

¿Chinazo a la vista? ¡Qué va cámara! Es probable que el titular lo haya atrapado y piense que este llanero escribidor ha decidido salir del armario o cosas por el estilo, pero nada qué ver. Al tiempo que saludamos al colectivo LGBT, que tantos avances ha tenido con nuestro proceso de liberación política y rechazamos la histórica y lacerante homofobia del capitalismo aclaramos, si es que esto se puede aclarar y no demostrar, nuestra completa heterosexualidad y gusto y culto por nuestras damas.

Este artículo trata, eso sí, de cánones estéticos y culturales y va a referirse al caso de un señor, gringo para más señas, que acaba de ser designado por la revista Men's Health como el hombre con mejor estado físico, superando en la elección a cerca de 1.300 participantes. Dicho en pocas palabras, el tipejo llamado Noah Galloway acaba de ser electo como el hombre que tiene más bello el cuerpo en el mundo. (Entiéndase como “mundo” todo aquello que dominan o dicen dominar los aparatos de manipulación imperial).

Pero párelo ahí. La vaina no es tan sencilla ni termina aquí.

Como dicen los brutos que presumen cultura: resulta y acontece que Galloway no entra en la normalidad estadística que arrojan las campanas de Gauss y demás yerbas de dicha ciencia. El gringo laureado con ese dudoso galardón es un soldado mutilado a quien venden como “un héroe de la guerra en Irak”.

Destaca el despacho noticioso de El Mundo de España, (diario especialista en convertir en noticia lo que realmente es entretenimiento fraudulento y masivo), que: “Noah es un veterano de guerra que perdió la pierna y el brazo izquierdos tras una explosión en un combate en Irak en 2005. Fue a partir de 2010 cuando decidió dedicarse por completo al entrenamiento físico y los buenos resultados son evidentes y los luce en la portada de noviembre de la revista Men's Health”

“En Men's Health habían establecido que el ganador debía: Estar en buena forma física, ser seguro, ser elegante, tener una prometedora carrera y ser un pilar de su comunidad. Requisitos que Noah ha cumplido con creces además de ser un auténtico ejemplo de superación y sacrificio”.

Es decir, para la particular hipocresía gringa míster Galloway viajó a Irak, seguramente con sus extremidades completas, a ocupar un país en nombre de una coalición inhumana, sedienta de controlar la riqueza petrolera iraquí y deseosa de borrar su legado cultural universal; propinó muertes a hombres, mujeres y niños; persiguieron, capturaron y mataron a su líder en transmisión mundial de video ante una horrorizada audiencia; pierde sus miembros en “una explosión en combate” y regresa convertido en un “modelo de virtudes” porque con sus miembros mochos todavía hace yo no sé cuántas flexiones, se le marcan los bíceps y tríceps y tiene la barriga planita con chocolaticos. Fin de mundo.

Un estudio desde la conservadora y acomodaticia visión gringa, de la revista "The Lancet", cifra en 655.000 el número de víctimas en Irak debido a la invasión y posterior ocupación por parte de Estados Unidos y secuaces. El total de muertos, afirman, equivaldría así al 2,5% de toda la población de ese país. Otras fuentes son más brutales: explican, con números en mano, que los muertos en Irak sobrepasan con largura el millón de almas, de los cuales una lastimosa mayoría son civiles, léase: viejitos, hombres, mujeres, niños; gente como usted y como yo. Mientras, Irak hoy se hunde en una pavorosa guerra que atestigua el fracaso político y militar de la invasión imperial.

Del lado de los ocupantes, mueren menos de 750 soldados, por obra, gracia y protección de sus formidables maquinarias de matar que transforman el asesinato en un juego de video. Todos soldados o “contratistas” (eufemismo para denominar a los mercenarios) que iban a matar gente en nombre de la libertad opresora que pregonan y su dueña omnipresente: la codicia-miseria humana.

Si la decadencia moral imperialista sigue así, no dudemos en esperar pronto que Cosmopolitan otorgue portada a “la narcomula más sexy”; Forbes al “narcotraficante más culto en economía” y Harvard Bussines Review al “mejor estratega en sicariatos”.

Definitivamente, el capitalismo no sólo secuestra la ética: también secuestra la estética.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1332 veces.



Pedro Gerardo Nieves

Autodidacta. Comunicador popular, coordinador de la Brigada de Agitación, Propaganda y Comunicación Florentino del PSUV Barinas, vocero de la Guerrilla Comunicacional Florentino, delegado de formación de la Escuela Nacional de Formación Socialista "Hugo Chávez" del PSUV.

 pegenie@hotmail.com

Visite el perfil de Pedro Gerardo Nieves para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Gerardo Nieves

Pedro Gerardo Nieves

Más artículos de este autor