No sueltes la calle, Nicolás

Apenas ha transcurrido mes y medio de la toma de posesión de Nicolás Maduro como presidente y miren ustedes el dinamismo que le ha impuesto a la gestión. El gobierno de calle no ha sido una simple consigna de la campaña electoral. Si Chávez logró penetrar en el corazón de la patria, no dudamos que Nicolás ha sido consecuente al redoblar un esfuerzo que hoy calificamos de ejemplar.

El contacto directo y de frente con los sectores de la vida nacional que han manifestado su disposición de construir país, han encontrado las puertas abiertas para el diálogo constructivo. Se trata de armonizar una geometría que algunos sectores internos y externos tratan de impedir. Para ello desde el mismo momento en que el CNE dio los resultados, la derecha recalcitrante, obstinada y abiertamente fascistoide lanzó sus alaridos de muerte, con las conocidas consecuencias de dolor.

Y por si fuera poco, al tratar de impedir el buen comienzo de este gobierno, sucede lo que estaba de anteojito. Desde la hermana república de Colombia y más concretamente desde el alto gobierno se caen las máscaras. Lo menos que podemos sentir es tibiera con el comportamiento del presidente Santos al tratar de lavarle la cara a quien es responsable del asesinato de 11 compatriotas. El presidente Maduro y Diosdado, al referirse al caso, fueron claros y contundentes voceros de nuestra molestia. Más allá de que él pueda recibir y conversar con quien quiera. En todo caso y en conocimiento de la importancia de las relaciones entre nuestros países, afloran muchas dudas. ¿Se puede confiar y creer en la sinceridad del presidente Santos?

Todo indica que el pueblo Bolivariano y chavista, junto a nuestro Presidente Maduro seguiremos capeando el temporal y seguiremos venciendo. Los antipatria, con directrices desde los Estados Unidos y su enclave en Bogotá seguirán conspirando. Nosotros reafirmamos que seguiremos cumpliendo con ese inmenso compromiso que le juramos a Chávez y que ahora encarna el compatriota Nicolás. Él nos dejó una patria enrumbada hacia la plena conquista de la soberanía y la construcción de una victorioso Revolución, cuya base es el Bolivarianismo, la solidaridad, el humanismo y el socialismo.

Estos dos intensos meses de gobierno del Presidente Maduro nos llenan de optimismo. El gobierno de calle con el presidente, ministros y gobernadores en contacto directo con el pueblo será la principal clave para construir el imbatible muro contra la derecha fascista.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1738 veces.



Juan Azócar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: