Tras el apagón precios se dispararon de manera exorbitante

19 marzo 2019 - No solo le robó el descanso y la tranquilidad a los zulianos. Las secuelas del mega apagón nacional impactaron, sin anestesia, en los costos de algunos servicios básicos: alimentación, agua y transporte, que escalaron a la velocidad de la luz o, más bien, de la oscuridad.

“Apenas logré salir de mi casa hoy (ayer) y ya me quiero regresar. Todo aumentó demasiado. El 5 de marzo compré el tomate en mil bolívares, ahora vale BsS 2 mil. Además, el cartón de huevos estaba en BsS 12 mil, pero ya pasó de los BsS 20 mil en muchos lugares. El sueldo mensual no da ni para un artículo”, lamentó Elideth Vadel, mientras pesaba un puñado de ajíes en un local del casco central.

Todo se incrementó en el rubro de las verduras, por lo menos, un 50%. Por ejemplo, la papa saltó de BsS 5 mil a BsS 7 mil, el pimentón de BsS 2 mil 500 a BsS 4 mil y el ocumo de BsS 3 mil a BsS 4 mil. Las brechas más acentuadas las protagonizan la cebolla en rama, que costaba BsS 2 mil, pero ya la fijan en BsS 5 mil, mientras que la lechuga aumentó un 1.000%: de BsS 500 a BsS 5 mil.

Los derivados lácteos no escaparon de la subida de precios: el queso palmita cinco estrellas pasó de Bs. 17 mil a Bs. 22 mil, el pasteurizado de BsS 20 mil a Bs. 25 mil y el mozzarella de Bs. 23 mil a Bs. 26 mil. El jamón se disparó en un 100%; ya llegó a Bs. 60 mil.

Uno de los productos más buscados, el pan campesino, hace dos semanas podía costar entre mil y 1.500 bolívares, pero, hasta ayer, oscilaba entre Bs. 2 mil 500 y Bs. 3 mil. Lo mismo ocurrió con los plátanos: por una decena pedían no más de Bs. 1.500, ahora cobran entre Bs. 2 mil y Bs. 3 mil.

En los puestos que revenden artículos de la cesta básica también llegó la ‘inflación postcorte’, pues la harina de maíz alcanzó los BsS 8 mil. Por su parte, el arroz y el azúcar rondan los BsS 7 mil.

“Buena parte de la mercancía nacional llegó aumentada más del 30%: mantequilla, mayonesa, pasta y otros”, reportó el dueño de un supermercado situado al norte de la ciudad.

Por su parte, el rubro cárnico aún no muestra las nuevas tarifas. En los mercados municipales, el bistec se mantuvo en Bs. 9 mil y la carne molida en Bs. 8 mil. En el recorrido que emprendió este diario, no se encontró pollo. “Todavía estamos aterrizando. Hoy comenzaban a trabajar los mataderos y el jueves, aproximadamente, debe llegar el pedido, estimamos que con un 50% de aumento”, señaló el encargado de una carnicería local.

Incluso, en efectivo, el fenómeno se replica. En el unicentro Las Pulgas, los usuarios recorrían distintas mesas en busca de economía. “Ya la yuca llegó a 1.300 bolívares y una cabeza de ajo no baja de 500. El poco dinero que logro obtener no rinde para nada”, comentó Wilmer Ortega.

Entretanto, Luis Omaña, habitante del sector La Rotaria, contó a este diario: “Hace 15 días compré un paquete de pañales en BsS 25 mil, por punto de venta, en Los Plataneros. El miércoles pasado ya los tenían en 15 dólares. Resolví haciendo una compra en línea y me ahorré el 40%”.

Sin embargo, adquirir comida no representa el único dolor de cabeza para los ciudadanos. Los gastos derivados de la crisis hídrica también se ensancharon de forma desmedida. A inicios de mes, una pipa era tasada en BsS 1.500, dependiendo de la zona; el monto actual puede rozar los BsS 3 mil.

“Tenemos meses sin el servicio. El cisternero nos cobraba 15 mil bolívares por el tanque, pero ya eso es pasado; vale BsS 40 mil o quieren dólares. Ya no podemos pagar eso. Nos tocará seguir carreteando agua de cualquier pozo”, dijo Jorge Suárez, desde Haticos.

Asimismo, por un botellón de agua potable, los clientes deben cancelar mil y hasta dos mil bolívares.

El indiscriminado valor del transporte público es otro factor que se suma a la lista de preocupaciones. Aunque este domingo el Instituto Municipal de Transporte Colectivo y Urbano de Pasajeros del Municipio Maracaibo (Imtcuma) aprobó una nueva tarifa para el pasaje urbano, los choferes pedían cifras superiores desde el apagón general que inició el jueves 7 de marzo.

“Piden lo que les da la gana: 200, 300, 400 y hasta 500 bolívares. Nadie puede movilizarse así”, fue la queja de José Gutiérrez.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2671 veces.


La fuente original de este documento es:
Panorama (https://www.panorama.com.ve/ciudad/Abismal-es-el-quiebre-de-precios-tras-el-apagon-20190319-0001.html)



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N GA Y ab = '0' /economia/n339602.htmlCd0NV CAC = Y co = US