Lo que rescato del planteamiento de Pascualina

A propósito de la polémica Curcio-Farias en relación a la política del gobierno respecto a los salarios, considero que el aspectos más destacables del planteamiento de Pascualina es que pone sobre la mesa de discusión el tema de la "injusticia tributaria", que después de 20 años de revolución aún padecemos, lo que Farías termina reconociendo, sin complejos, como una "deuda pendiente" de la revolución.

Un acucioso investigador como Luis Britto García republicó en el portal La iguana.tv el artículo "Quienes pagan y quienes no pagan impuestos en Venezuela" (2005, fecha original de publicación), con datos actualizados al día de hoy, en el que dice:

"… en Venezuela no pagan o casi no pagan impuestos quienes deberían pagarlos: los grandes capitales que, según el BCV, en 2017 se apropiaron del 50% de todo lo producido en el país, mientras que sólo el 18% de ese producto se destinó a remunerar salarialmente al trabajo, que lo produce todo.

"Con razón en la actualidad lo ingresado por impuestos según el SENIAT no supera una magnitud equivalente al 9% del PIB, de los cuales 7% corresponden al IVA, la mayor parte del cual es pagado por la mayoritaria población asalariada –el 95% de la fuerza de trabajo- y sólo el 2% restante corresponde a impuestos sobre la renta, en su mayor parte también pagados por asalariados"

En el artículo publicado por Curcio en portal Ultimas Noticias, ¿Quién paga la cuenta?, la economista plantea.

"Lo que proponemos es que dada esa torta más pequeña, e incluso aunque fuese grande, la burguesía le devuelva su pedazo a la clase obrera, lo que implica necesariamente aumentar los salarios; además que le dé una buena tajada al Estado en lugar de enviarla a paraísos fiscales y de esa manera garantizar que éste cuente con el 40% de la torta para así pagar salarios dignos en la administración pública y contar con más recursos para las políticas de protección en las que tanto se ha esforzado el gobierno bolivariano, incluyendo las pensiones y una mejor prestación de salud, educación, transporte, electricidad, agua, entre otros"

Así luce grotesco, por decir lo menos, que una masa que oscila entre 5 y 7 millones de personas (trabajadores activos y jubilados) perciban apenas entre 3 y 10 dólares mensuales, mientras la clase capitalista (dueños de capital) se vea cada día más enriquecida y sea quienes menos tributos paguen al Estado.

Aunque me siga pareciendo que la propuesta de Pasqualina de cómo incrementar los salarios, pensiones y jubilaciones aún presenta debilidades, creo que sus reflexiones deben servir para recordarnos que las revoluciones ocurren para hacer justicia a quienes históricamente han sido desfavorecidos.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1726 veces.



Juan González


Visite el perfil de Juan González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Economía