Ojo: Todo PIB es embustero

El Producto Interno Bruto (PTI) da una información meramente contable, reducida a Bs.F o a $. Es la manera estadística de expresar bajo un denominador común el volumen de la producción de mercancías para un período y país dados.

Sería cuesta arriba sumar valores heterogéneos como lo son las diferentes mercancías; de allí que se tome en cuenta sólo sus valores de cambio, sus precios en dinero.

Eso hasta allí ha lucido muy bien, y los países y tratadistas de asuntos económicos en general se mueven alrededor de esos indicadores ofrecidos por los PIB de cada año para ajustar sus proyectos de inversiones, las recabaciones de impuestos, etc.

Sin embargo, el PIB nada nos dice del movimiento real de la producción de los bienes como valores de uso: cuánto maíz, cuánta leche, cuántas toneladas de arroz, de trigo, cuántas docenas de calzados, vestidos, etc.

Por ejemplo, cuando se reduce la jornada laboral semanal sin el correspondiente incremento del empleo de mano de obra, es de esperarse una baja de la producción de bienes, para una constante productividad media.

Sin embargo, ante una posible reducción de la producción de provoca una contracción de la oferta que, para una demanda constante, traduce alzas de precios. Es precisamente esa reacción del mercado con precios crecientes lo que tergiversadamente recoge el PIB puesto que, a precios en alza, cualquier rebaja en la producción pasa inadvertida, en el mejor de los casos ya que lo más probable es que se estadístico macroeconómico muestre visos de prosperidad para el país cuando este arroje un PIB creciente entre año y año.

Por supuesto, en una sociedad carente de planificación macroeconómica que caracteriza a la producción capitalista, la sociedad vive sufriendo excedentes de algunas mercancías acompañados de faltantes en otras.

De allí que la planificación que caracteriza a la sociedad socialista, en la cual priva más el valor de uso que su valor de cambio, un PIB elevado con faltante de algunas mercancías en seguida resulta inoficioso o embustero y que beneficia más a los fabricantes e intermediarios que a la sociedad trabajadora.

22/07/2017 08:08:55 a.m.

 

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1374 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Economía