Amplia repercusión tiene el fallecimiento del historiador y luchador argentino Osvaldo Bayer

Osvaldo Bayer

Osvaldo Bayer

Buenos Aires, diciembre 25 - El destacado periodista, historiador y escritor argentino, Osvaldo Bayer, falleció este lunes, a los 91 años de edad, informaron sus familiares.

"Lamentablemente tengo que dar una triste noticia, falleció Osvaldo Bayer", publicó su hija, Ana Bayer, a través de la red social Facebook, hecho ocurrido a las 11H00 (hora local) en su vivienda.

Nacido en la ciudad argentina de Santa Fe el 18 de febrero de 1927, el historiador fue militante y defensor de varias causas populares en su nación.

Además, estudió historia en la Universidad de Hamburgo y, desde entonces, su pensamiento estuvo enmarcado dentro de la historiografía, pero también dejó su huella en el periodismo y en el cine al escribir guiones.

Es reconocido por sus luchas a favor de los derechos humanos, así como la defensa de los derechos laborales; ideales por los que sufrió persecución política.

Bayer fue considerado uno de los pensadores latinoamericanos más reconocidos en el mundo. Además, entre sus escritos destacan La Patagonia Rebelde y Severino Di Giovanni: El idealista de la violencia.

A continuación la carta de su hijo Esteban, tras conocerse la noticia:

ace semanas que Osvaldo tenía necesidad de partir. No aguantaba no estar haciendo nada, sentado en su casa en el Tugurio. Quería hacer sus valijas. Se despertaba, asegurando que tenía que salir a un congreso para debatir sobre derechos humanos, que lo esperaban en tal pueblo remoto de la Pampa para hablar del cambio de nombre de la calle principal que llamaban por el genocida de indios innombrable, o que lo convocaban de una escuelita en la Puna jujeña, por la que nunca había pasado nadie, pero el no podía faltar para hablar sobre los derechos de los pueblos originarios. Al mismo tiempo lo esperaban en la Universidad en Berlín y en la asamblea de un sindicato patagónico. Tenía que estar.

Preguntaba por su valija, si el pasaporte y el pasaje estaba a mano. Con Claudia, la gran compañera que cuidaba de él en estos últimos años, desarrollamos códigos para convencerlo que debía postergar el viaje. Hoy no aceptó dilaciones. Decidió partir. Como buen anarco y para joder a todos los que prendiamos las velas de un arbolito verde, eligió la fecha exacta.Lo constataron entre lágrimas las nietas en Hamburgo: el abuelo se fue jodiendo a la iglesia . En su ley.

Estoy convencido que sus prisas se debieron a la realidad del país. Había asegurado que iba a llegar “molestando”, como decía, hasta los 100 años, uno menos que su querida tía Griselda de Santa Fe. Le respetaba los años. Pero la realidad lo venció, ya no tenía explicaciones por lo que leía en los diarios y escuchaba en las calles.

Ahora estaba necesitado de conocer más verdades. Las terrenales las había denunciado. Andaba queriendo discutir con los que nunca pudo: siempre quiso debatir con Severino el tema de la violencia y el derecho de matar el tirano, él que era pacifista y sin embargo entendía lo que hizo; ; con Antonio Soto debatirá el deber de respetar las decisiones de las asambleas, aunque sea que eligieran la muerte; esperaba encontrarse con Simón Radowitzky y con ese personaje que lo fascinó como Kurt Gustav Wilckens, nacido a pocos kilometros de donde estoy escribiendo estas líneas urgentes; en la agenda, inelubdible, estaba la reunión con Arbolito, uno de los primeros justicieros de la república naciente. No tenía tiempo para esperar porque tiene que sentarse a tomar un cafe con su compañero Rodolfo, con su amigo Haroldo, con Paco. También quiere anotar la historias de la desaparición y asesinato de Klaus, porque la de Elisabeth ya la había descubierto y denunciado;

Pero sobre todo, esperaba poder juntarse con todos los anónimos que lucharon por creer en una justicia terrenal, por no haber claudicado, por no darse por vencidos. A esos anónimos que luchan todos los días. Sin aparecer en los diarios. A esos a los que el viejo siempre escuchó y les dio voz.

Viejo querido, gracias por todo lo que nos enseñaste, como hijos, como militantes, como ciudadanos, como seres humanos.

Un abrazo, como el último que nos dimos hace apenas una semana.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7268 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N GA Y ab = '0' /cultura/n336134.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO