Amar es de locos

  1. Los cuerdos no aman, calculan y planifican. Los cuerdos no tienen cerebro para soñar, no hacen caso de los sueños. Todos los grandes amantes estuvieron tocados por la locura: Bolívar, Reverón, Cervantes, Van Gogh, Nietzsche, Hölderlin… En verdad que todos los grandes poetas (románticos) alemanes no eran de este mundo. Un poeta no puede ser de este mundo.
  2. He descubierto que Bolívar fue un empedernido lector de las obras de Cicerón, y estoy seguro de que fue su escritor predilecto. Todo lo que Bolívar escribía tocado por la sensibilidad del amor y la amistad respira ciceronismo puro. Bolívar se cultivó leyendo sobre todo a los clásicos griegos y latinos. Yo he escrito mucho sobre el sentido sublime que sentía el Libertador por el arte de la amistad y no lo voy a repetir en este artículo. La AMISTAD es lo más sublime que un hombre puede experimentar en esta vida, y lo digo yo que he tenido la fortuna de tener AMIGOS.
  3. Voy a demostrar en unos pocos escritos que Bolívar cultivó y aplicó con profunda sabiduría las enseñanzas de Marco Tulio Cicerón, sobre todo en lo relativo a la AMISTAD. Y en estas lecturas se formó políticamente, porque el sentido sublime de la amistad es la virtud y el don más noble que predominó siempre entre los grandes políticos de Grecia y Roma.
  4. Hablando de Escipión destaca Cicerón la afabilidad de sus costumbres, de la ternura para con su madre, de la liberalidad con sus hermanas, de la bondad con sus amigos y de la justicia con todos.
  5. La AMISTAD es algo que surge de la naturaleza de dos seres, y es algo que está mucho más allá del parentesco. Porque el parentesco puede durar sin el amor, en cambio la amistad NO porque cuando falta el amor la amistad muere.
  6. La amistad es un sumo consentimiento en las cosas divinas y humanas con amor y benevolencia; es un don tan grande que no sabe Cicerón si han concedido los dioses otro mayor a los mortales.
  7. Porque qué cosa más sublime cuando la vida descansa en la mutua benevolencia de un amigo; tener a alguien con quien hablar de todo tan libremente como hacerlo consigo mismo. Tener alguien que sienta tanto como uno mismo de nuestras alegrías y pesares.
  8. La amistad abraza muchas cosas, en todas partes tiene lugar, nunca es impertinente, jamás molesta. Y más nos llegamos a servir de ella que del propio aire, del fuego y del agua. La amistad nada tiene que ver con una relación interesada o vulgar, con un pasamiento.
  9. La amistad hace concebir buenas esperanzas para todo lo que puede sobrevenir y no deja que desfallezcan o se acobarden los ánimos. Porque el verdadero amigo le mira al otro como a una imagen de sí mismo, y así se hacen presentes los ausentes, los necesitados abundantes, los flacos poderosos. Se hacen los muertos vivos, tal es la honra, el deseo, la memoria que les sigue siempre de sus amigos. De este modo parece la muerte de uno dichosa, y la vida de los otros digna de alabanza.
  10. Si se destierra del mundo la unión de la benevolencia, ninguna casa, ninguna ciudad subsistirá, ni aún el cultivo de los campos permanecerá. Porque, ¿qué casa hay tan fuerte, qué ciudad tan estable que los odios y discordias no puedan derribar?
  11. Cuanto se mueve en el universo las une y contrae la amistad, y las disipa o las deshace la discordia. En la amistad nada es fingido, nada disimulado, todo cuanto hay en ella es verdadero, y todo proviene de la voluntad. Así que la amistad es más hija de la naturaleza que de la necesidad. Y más con el sentido de amar que del pensamiento de las utilidades que puedan reportar.
  12. Aquel que más confía en sí mismo y está bien guarnecido de sabiduría es excelente y a propósito para buscar y conservar amistades.
  13. Insistamos: toda amistad sustentada en el interés en cuanto éste falta desaparece.
  14. Decía Escipión que era cosa difícil que una amistad durase hasta lo último de la vida, y es la vez tan doloroso llegar a la vejez sin un amigo, sin el aliento fresco y benevolente de un ser superior con quien hablar y compartir lo que vale la pena: la poesía, la buena lectura, los extraordinarios pensamientos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1593 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /cultura/a264917.htmlCd0NV CAC = Y co = US