¿Hasta cuándo el Estado debe seguir financiando al sector privado...?

...El Estado y el Banco Central de Venezuela deben revisar su política proteccionista.

Un día de estos, ese mismo enemigo que está marcando la paridad de nuestro bolívar podría hasta realizar paralelamente operaciones en dólares entre comerciantes, entre importadores y distribuidores, y hasta operar con dinero bancario al margen de la Superintendencia de Bancos. Hasta ahora el BCV no aplica la ley correspondiente, no queremos entender que, por omisión, sea el responsable actual de la Inflación desatada e imparable hasta ahora.

Este es y ha sido un hecho cierto: Los dólares de nuestro recurso perolero han entrado por un lado y por otro han ido a los bolsillos de esos empresarios que hoy están plenamente identificados como rentistas y parasitarios. ¿Qué debe hacer el Estado frente a estos pillos?, ¿acaso usar el mismo Derecho burgués que fue diseñado de tal manera que ese mismo Estado los proteja a como dé lugar? La ya inocultable blandenguería y lentitud manifiesta por el Poder Judicial nacional ante el delincuente común y ante el empresario delincuente es prueba de que esas dilaciones continúan porque las instituciones públicas se hallan atadas al Derecho burgués heredado del Puntofijismo.

Este Derecho, ejercido por el actual Poder Fiscal y Judicial, es manejado de tal manera que no se repitan los vicios y abusos que antes eran cometidos contra ciudadanos honestos, sólo peligrosos como enemigos políticos, y no delincuentes. Pero, actualmente no se trata de ningunos ciudadanos honestos, sino de asesinos en unos casos, y en otros, de saqueadores del Erario Fiscal, especuladores descarados, etc., ante los cuales la blandenguería judicial que observamos sale sobrando y debería revisarse.

Por ejemplo, la especulación es un hecho punible cuyo responsable es descubierto en flagrancia y por consiguiente no amerita mayores protocolos como tampoco ninguna institución puede atarse a rituales jurídicos que sólo han sido previstos para proteger a posibles inocentes, a quienes se les presuma la comisión de algún delito, y eso no aplica en el caso de la especulación.

Tampoco puede convalidarse y atribuirse a enemigos de la revolución el hecho cambiario que se ha generalizado. Nos referimos a los costos de producción y reventa basados en dólares cuya paridad tomada en cuenta está fuera de la ley.

Es que el Banco Central de Venezuela fija la paridad del bolívar y la debe hacer respetar invalidando los asientos contables con dólares cuya paridad es ajena a lo establecido por el BCV, o este debería desparecer por inoficioso. Un día de estos, ese mismo enemigo podría hasta realizar operaciones en dólares entre comerciantes, entre importadores y distribuidores, y hasta operar con dinero bancario al margen de la Superintendencia de Bancos.

Le hemos sugerido al BCV que, por ejemplo, si un importador registra compras en dólares, según la paridad fijada fuera del BCV, esos dólares deben ser expropiados, comprados por el BCV y revendidos a la paridad oficial, tal como se hace con un ciudadano en cualquier aeropuerto cuando a este ciudadano se le decomisa dólares que no declare. El Control de Cambio vigente así lo prescribe, o deja de ser tal Control de Cambio. Dejar estos problemas netamente cambiarios y responsabilidad del BCV en instituciones judiciales es poco menos que desembarazarse del problema que su propia inoperancia ha estado tolerando.

Como hasta ahora el BCV no aplica la ley correspondiente, podría hasta entenderse que, por omisión, fuera el responsable actual de la Inflación desatada e imparable hasta ahora.

29/07/2015 08:12:53 a.m.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1685 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: