Fidel Castro ofrece 1.100 médicos a EE UU para atender afectados por Katrina

El presidente de Cuba, Fidel Castro, ofreció este viernes al gobierno de Estados Unidos enviar 1.100 médicos antes de 48 horas, equipados con 26,4 toneladas de medicamentos para atender a las víctimas del devastador huracán Katrina.

Cien médicos abordarían este mismo viernes un vuelo rumbo a Houston (Texas), 500 llegarían al mediodía del sábado y otros 500 el domingo, precisó el presidente cubano durante una intervención transmitida por radio y televisión.

"Cuba está lista para ayudar de inmediato. Ofrecemos cosas concretas, médicos en el lugar de la tragedia, que es precisamente lo que está faltando ahora", manifestó el líder de la revolución cubana.

Castro afirmó que el ofrecimiento obedece a un "real espíritu de cooperación", que no busca "poner en aprietos al gobierno de Estados Unidos, porque estamos conscientes que están pasando por un momnento difícil".

"Esto es un gesto sincero, de paz, que no pone condiciones. No para que nos quiten el bloqueo", dijo el gobernante al referirse al embargo económico que Estados Unidos aplica contra Cuba desde hace más de cuatro décadas.

"Estamos absolutamente ajenos a toda posición confrontacional con Estados Unidos y su gobierno y no pedimos nada. Nosotros no somos de ese tipo de políticos que se aprovechan", añadió.

En una intervención de una hora y veinte minutos, Castro evaluó la magnitud de la tragedia y señaló que incluso si Estados Unidos requiere de equipo urgente, "más médicos, otros 1.000, si quieren 5.000, también se los enviamos".

Afirmó que los médicos cubanos que viajarían a Estados Unidos están debidamente capacitados para dar atención en las zonas devastadas por el huracán y señaló que incluso "hablan un inglés perfecto".

"Nuestros médicos tienen una gran experiencia, podrán actuar aislados, en grupos de dos o más personas, según las circunstancias, por el tiempo que sea necesario", aseveró Castro, quien dijo que el gobierno cubano cubrirá todos los gastos del traslado de los profesionales.

Castro señaló que "a pesar del fuerte intercambio de críticas y la polémica que como todo el mundo sabe ha estado produciéndose", la ayuda fue ofrecida por la experiencia que tiene Cuba "en la lucha contra huracanes y en medidas de protección, evacuación y apoyo".

"Lo primero que hicimos fue ofrecer nuestros aeropuertos, asistencia médica, estamos más cerca que cualquier país de Centroamérica y Sudamérica. Cualquier cosa que haga falta por mínima que sea llega más rápido desde aquí", comentó.

Castro afirmó que Cuba "fue el primero o uno de los primeros países en ofrecer ayuda" a Estados Unidos sin que el gobierno de George W. Bush haya respondido aún si acepta la asistencia.

"Ojalá que todos saquemos algo útil de esta colosal y triste tragedia. ¿Van a rechazar la ayuda?", se cuestionó el mandatario cubano, al precisar que la asistencia fue ofrecida oficialmente el 30 de agosto a través de las oficinas de intereses de ambos países.

Castro recordó que el jueves la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) aprobó una declaración de solidaridad y se guardó un minuto de silencio por las víctimas del huracán.

Señaló que la colaboración de Cuba fue incluso anterior a la declaración del vocero de la Casa Blanca, Scott McClellan, quien dijo que "estamos abiertos a toda oferta de asistencia de otras naciones y las aceptaremos cuando sea necesario".

"No es por criticar, ese no es el ánimo, pero no se nos menciona en esa larga lista que leyó el vocero de la Casa Blanca de quienes ofrecieron ayuda, y tal vez fuimos el primero", dijo Castro.

Cuba rechazó una ayuda de 50.000 dólares que ofreció Estados Unidos para mitigar los daños que dejó el huracán Dennis al atravesar la isla el pasado 8 de julio, mientras que Estados Unidos declinó aceptar la ayuda del gobierno cubano en los atentados del 11 de septiembre de 2001.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5526 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter