Guerras y preparativos de guerra

La historia norteamericana esta llena de intentos de secesión. El sur obligado a aceptar un gobierno que no contaba con la aprobación de la moralidad sureña. Gobierno que las autoridades de Washington consideraban legítimo debía defenderse por los ejércitos de la unión o de la amenaza de su uso. Los actos de la confederación considerados legítimos en el sur eran repudiados por el gobierno nacional. Después de la retirada e las tropas del norte los gobiernos legítimos de los estados del sur negaron abiertamente a los pueblos negros derechos garantizaos por la constitución. La historia revela muchas privaciones desde ese entonces para las naciones del sur por parte de los Estados Unidos por cambios operados en las posiciones de poder por varios grupos de republicanos y demócratas, estos actos desde ese momento de la historia disminuyeron la moralidad de las sociedades privadas del poder imposibilitadas de sancionar los actos de los gobiernos excepto brevemente por algunas revoluciones estacionarias y solas. El pueblo norteamericano es veterano de guerra los EEUU después de la segunda guerra mundial ha iniciado un conflicto cada 18 meces promedio. Las naciones del mundo están obligadas a la compra perenne de armamento para estar acorde con el sistema globalizado de guerra o preparativos para la guerra.

El militarismo capitalista necesita una continua modificación o actualización del sistema que lo protege con la ocupación de naciones de manera ininterrumpida interfiriendo sistemas tipo que respalden y sostengan con su accionar los continuos preparativos de guerra o guerra sucia. Los datos de estos experimentos se los vive directamente, diariamente, con el propio gobierno estadounidense, la OTAN y sus satélites como Israel, Colombia, las variaciones de los casos son tan grandes que abarcan todos los continentes sus pueblos y los anexos de países ejecutados en el proceso de guerra. Sabemos que este tipo de operaciones retarda o destruye los sistemas, se vuelvan vulnerables afectando su desarrollo violando códigos compartidos, alterando los fines de esos países usados como medios para la guerra y el fortalecimiento del capitalismo y de su tutor el imperio.

La continua modificación del derecho constitucional en todos esos países dependientes del imperio y sus sistemas capitalistas a pesar de que los cambios constitucionales se efectúen de manera que el Estado pueda cumplir con las obligaciones tras una mascara de continuidad equivale en realidad a los sometimientos de la guerra sucia. Es probable que ninguno de estos cambios o la suma de ellos haya tenido tanto efecto en el Estado como la aplicación de la tecnología de punta en la guerra. Por motivos evidentes en parte y por otros que se presentaran a lo largo de las nuevas alianzas energéticas económicas nueva ideología con evidencias de predominio en este siglo destruyendo o superando las ideologías de derecha e izquierda han acompañado las actividades bélicas, motivo visible de las guerras después de la segunda guerra mundial el petróleo con los pretextos de comunismo, guerrilla, drogas, armas de destrucción masiva, terrorismo, excusas para ocultar sin éxito el expansionismo energético de los Estados Unidos y sus aliados. Es de mucha mayor importancia para la política exterior de los EEUU la propagación de la tecnología para la industria pesada que trastorne las relaciones entre los pueblos. Todo el siglo XX y lo que va del XXI ha estado plagado de guerras y preparativos de guerra.

La tremenda cantidad de energía consumida por los países industrializados necesarios para el sometimiento del mundo conduce a una situación paradójica. Mientras los EEUU siga sosteniendo el dogma oficial de que al luchar por el lucro privado la sociedad se desarrollara igual con mayor rapidez que mediante cualquier otro sistema, el capitalismo y el imperialismo se han embarcado en un programa en el cual la necesidad militar bajo la dirección política o al revés ha venido ha reemplazar la opción de la sociedad en determinar el ritmo del crecimiento económico colectivo no acumulativo de 8 naciones que pretenden crecer a 20 quienes decidan la política mundial y las decisiones de la gente en las urnas. Situación dada para sostener las inversiones privadas en el campo internacional suficientes para colocar recursos en lugares energéticos y estratégicos necesarios para detener los avances del comunismo o socialismo.

Las técnicas de guerra y preparativos para la guerra se han diferenciado por los cambios operados a raíz de las armas a ser utilizadas y quienes estarán a su cargo. La conducción pasa de hecho a los que están en condiciones de diseñar y producir aviones, barcos, misiles, tanques, radares, sonar y otros elementos bélicos de última generación. Poder real trasladado a la política exterior que ejercen los estados técnicamente mejor dotados. Ninguno de estos estados industrializaos ha querido dentro de su aristocracia hereditaria compartir los conocimientos de nuevas técnicas. No descubrir o educar a los que poseen capacidad para inventar y atender medios tecnológicos lleva a los estados a condiciones de vulnerabilidad por los ataques de estados técnicamente mejor dotados, evitando el desplazamiento de poder entre ellos mismos como dentro de los mismos estados. El arbitrio de la guerra obliga a levantar la mascara que oculta estos monopolios de naciones de derecha y de izquierda, reconocerlas en la practica de la nueva ideología ecomienergetico es difícil. Con frecuencia la guerra lleva al poder a hombres no educados para defender los valores de la sociedad de vivir y desarrollarse en paz y armonía. Personas que utilizan la energía no para resultados de crecimiento de la sociedad con resultados prácticos sino con valores que destruyen los mismos porque de lo contrario los estados considerados imperialistas pueden peligrar. Además por la continua amenaza de guerra proyectada por estos mismos estados tecnológicamente desarrollados gran parte de la investigación y la dirección de estas investigaciones esta en manos militares en el proceso van adquiriendo la capacidad de valores que dependen de la fuerza. En tales casos no cabe la menor duda de que los nuevos avances tecnológicos se han desarrollados bajo otros auspicios de preparación para la guerra continua.

 





Esta nota ha sido leída aproximadamente 3096 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: