Carta al Comandante

Comandante Hugo Chávez

Presidente de la republica Bolivariana de Venezuela

De: Jahir Artigas (cantor aficionado). Obsequio Disco Canto al Samán (Dedicada a la Misión Árbol).

Amigo Comandante. Espero que la emoción y la esperanza de que lea este escrito me permitan ser breve.

Egresé como Lic. En Relaciones Industriales de la Universidad de Carabobo en 1997 y acá en Portuguesa, mi tierra natal, tuve el honor de trabajar durante tres años como director de Recursos Humanos en el actual Gobierno de Nuestra querida líder y noble mujer la profesora Antonia Muñoz. Ahora me desempeño como supervisor de CADAFE acá mismo en Portuguesa.

Teniendo unos 16 años (año 86) asistí con un querido amigo al auditórium del pedagógico de Barquisimeto a un acto en homenaje a nuestro querido e inolvidable padre cantor Ali Primera, inspirador de tantas luchas y sueños y por quien siento una profunda admiración (creo haberme aprendido casi todas sus canciones). Allí, en ese auditórium, Goyito Yépez interpretó el tema Madre Esperanza de nuestra querida Gloria Martí, canción esta, que llegó al alma de todos los presentes ya que su contenido resaltaba una imperiosa necesidad, cantaba Goyito Yépez: “Madre fecunda madre, madre de los de abajo ¡pare el hijo rebelde que estamos necesitando!” Era un momento de mucha emotividad y tristeza pues recordábamos la partida del Padre Cantor, pero allí mismo, con ese canto, también crecía la esperanza por un mundo mejor, con justicia e igualdad para todos.

Estando en la Universidad de Carabobo a comienzo de los 90 estudiaba y cantaba las canciones de Ali. Allí, en nuestra Alma Mater, la rebeldía y el deseo de ser libres ya eran incontenibles. Nosotros, los estudiantes, a quienes no asustan las balas ni el ladrar de la jauría, como bien cantó Violeta Parra, luchábamos e impulsábamos cada vez con más fuerza nuestra emancipación. Pero esa lucha de los estudiantes junto al pueblo, adolecía de lo que en aquel canto suplicaba Gloria Martí, carecía de un líder, carecía del hijo rebelde, de uno de los nuestros, uno de los de abajo.

Aquel 04 de febrero de 1992, nosotros, estudiantes de la Universidad de Carabobo quienes apoyamos sin vacilar la valiente insurrección, ese glorioso día, día del definitivo grito libertario, al ver tu rostro en la pantalla de la TV, al ver tu semblante, al oír y sentir tu voz, al oír y sentir tu mensaje al pueblo Venezolano, recordamos aquella canción de Gloria Martí y gritamos ¡ahí esta! ¡Él es nuestro líder rebelde! ¡Uno como nosotros, uno de los de abajo, solo que como dijo Ali, tenemos el cielo por sombrero! ¡Tan alta es nuestra dignidad!

Amigo Comandante, en los años 96 o 97 tuve el honor de formar parte de la brigada estudiantil de la Universidad de Carabobo que le dio la bienvenida al auditórium de FACES y luego pude compartir con Ud. algunas palabras en el comedor universitario. Estas canciones que le hago llegar son fruto del mismo amor que Ud y yo sentimos por nuestro pueblo, por nuestros hijos, por nuestro medio ambiente y dedicadas a la memoria de Ali Primera, de Luís Mariano Rivera (en cuya memoria ruego sea considerada la idea de declarar su poema-canción Canchunchú Florido como himno al campo Venezolano) y de nuestro amigo y camarada Tomas Montilla, quien siempre me brindó su apoyo para la grabación de este disco.

Solo quisiera que oyese cuatro de mis canciones, la primera “El Samán” pues sabemos de su gran amor por nuestro majestuoso árbol, es el mismo Samán del juramento de Bolívar, el mismo Samán del juramento del MBR200, el mismo bajo el cual jugarán los nietos de Rosinés, su hija y de Jahir Alejandro, mi hijo; y es que por ellos jamás dejaremos morir nuestra flora y nuestra fauna. Luego la canción “A Morador”, dedicada a la lucha de los campesinos por su medio ambiente y por sus tierras, las cuales están ahora en manos de una transnacional (Smurfit Carton de Venezuela), “Luz del Guri” dedicada a nuestra querida empresa CADAFE que ahora es atendida como nunca lo fue y que gracias a nuestra revolución jamás volverá a caer en manos de quienes quisieron privatizarla. Ahora la luz de CADAFE es luz del pueblo y ¡brilla con más alegría! Y una dedicada al Maestro Tomas Montilla

Presidente ¡nunca saldrá Ud del corazón del pueblo Venezolano! Ud es el hijo rebelde que estábamos necesitando, ese a quien su amada Abuela llamaba “disposicionero” Tanta razón tenía la abuela, porque es que hay que ser bien disposicionero para hacer todo lo que ha hecho usted por nuestro querido pueblo Venezolano y por los pueblos de Latinoamérica. Comandante ¡Que Nunca desmaye su lucha!

¡Hasta la victoria siempre! ¡Patria, socialismo o Muerte¡ ¡Venceremos!

Jahir Artigas.

0414-9534888*0255-6237281. Telf. Ofic. 0257-4001078 palmaritales@hotmail.com.

P.D. Cuanto me honraría saber por cualquier medio si llegó UD a leer este escrito.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3688 veces.



Jahir Ricardo Artigas Villegas


Visite el perfil de Jahir Ricardo Artigas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: