si llegamos a la casa de los relampagos

si al paso de los combatientes llevamos banderas. si al triunfo del coraje nos vamos a la plaza a bendecir al creador. si aquellas manos que quedaron en el camino, las llevamos en nuestra pasion. si construimos el camino y avanzamos contra las tinieblas. si convertimos el silabario en truenos que anuncian la lluvia del amor. si detenemos los rios para dar de beber a los sedientos. si el amor en la piel nos trae luceros, mañanas y sonrisas. si el combate se plantea entre la sangre y el amor. si el coraje de los humildes se hace cruz y pan, agua y futuro. si el fuego de los pueblos se extiende en los caminos. si el vuelo de los pajaros nocturnos es la ruta de la esperanza. si en tus pechos mana la leche de nuestros hijos de la esperanza. si eres valiente y me perdonas cuando caiga en el abismo de la tarde. si hago el camino hacia la casa de los relampagos y reencarnamos en el amor. si la escuela es el himno de la dignidad y los libros son sueños de pueblos. si la garganta de los oprimidos se escucha en los confines de la tierra sagrada. si la luz de los desposeidos se hace perfume y cobijo al amanecer. si la noche es de luna nueva y navegamos hacia el amor. si la voz de la desesperanza encuentra miel en nuestros labios. si las banderas heridas se hacen al sol de la mañana nueva. si las campanas llaman al amanecer para la faena sagrada. si las espinas dejan brotar las rosas y llegamos al jardin. si las guitarras sube a los arboles mas altos y vuelan como palomas mensajeras. si las madres despejan el camino hacia los combates. si las mariposas se elevan en el cielo de america y los poetas cantan. si las voces de los obreros marchan al compas de la sangre reencarnada. si levantamos nuestras voces y nos convertimos en pajaros de mar y mañana. si llegamos a la casa de los relampagos y abrimos las ventanas al mundo. si llegamos al otro lado de la incertidumbre y triunfamos con la voz en alto. si llevamos la miel ante los caidos, para darles nuestra camisa y nuestra mañana. si los caballos no se detienen en el combate y llegamos a un nuevo territorio del sol. si los gatos maullan cuando los cobardes acechan y los espantamos sus cuchillos. si los relampagos nos convierten en flores y selvas, en el beso del que lucha. si los sueños de los martires los convertimos en banderas y estrellas. si nos amamos a flor de la mesa servida con el pan y la inocencia. si somos flores cautivas en los paramos, para adornar la luz del coraje. si tus huellas dejan el perfume y voy en busca de tu corazon ardiente. si tus labios son el estandarte del pacto nuevo con el pueblo elegido. si un dia somos el mismo pan, la misma sangre, la misma bandera, la misma fuerza. hugocol@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2024 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas