El Papa "Rat-Nazi-Nger y la cuestión indoamericana

El eterno retorno nos ha traído una nueva oleada inquisitoria. Como en los viejos tiempos, Benedicto XVI aseguró que la Evangelización de América "no supuso en ningún momento una alienación de las culturas precolombinas, ni fue una imposición de una cultura extraña". Solo las voces de los pueblos indígenas pueden darles lecciones a estos eternos retoños de la inquisición, con su arrogancia característica, dulcificada por el rostro de un viejito que no rompe un plato, con el perdón de la respetable tercera edad.

En este contexto, uno comprende las expresiones de Francisco de Miranda contra los Jesuitas y la Inquisición. No han cambiado mucho los tiempos, a pesar de Internet, la globalización y el ciberespacio. Por mi parte, lo veo como una anécdota muy peligrosa del siglo XXI, posmoderno, intercultural, interreligioso y con sus toques nihilistas.

El Papa “Rat” lanza sus dardos de fuegos contra todo aquello que atente contra las verdades del dogma de la Congregación de la Fe, y amenaza con excomulgar a quienes cooperen en prácticas de interrupción del embarazo, sin razonar argumentos medico-sanitarios ni derechos de las personas afectadas. El papa “Rat” no huele a azufre sino a naftalina. ¿Excomulgar?, el siglo XXI es un siglo de inclusión de la diversidad, no de excomulgar a los que no creen en lo que “nosotros” creemos.

Pero el Papa “Rat” quiere moralizar con su neo-fundamentalismo, y saldrán quienes pedirán respeto por semejante irrespeto a la historia de la opresión y humillación que la iglesia católica infligió en los cuerpos y espíritus indo-americanos. Allá quienes justifiquen semejante sin razón.

El Papa “Rat” pronunció un largo y vigoroso discurso en el que trazó las líneas a seguir para una nueva Evangelización de América Latina, preocupado por mantener una clientela ideológica cautiva, la mas grande del mundo, donde la exclusión y la miseria sigue afectando a una gran parte de la población, y donde el mensaje de los “nuevos autoritarismos”, la teología de la liberación, el marxismo, el post-modernismo y todo tipo de sectas se expande a costa de los “católicos puros, prístinos y originarios”. El Papa “Rat” dejo bién claro que cualquier reactivación a las creencias auténticas de los pueblos indígenas son una regresión civilizatoria. Como en los viejos tiempos, cariñoso “Rat”.

“Rat” nos habla desde "la visión cristiana del hombre". Obvio, no es la de la mujer, el pobre, el negro, el indio, el homosexual, el ateo, el otro, es la visión de la jerarquía, la jerarquía en manos del papa “Rat”. Un país del siglo XXI debe ser laico, muy laico, pluralista en los valores religiosos, ideológicos y políticos y más aún con este tipo de personajes hablando en nombre de la jerarquía católica. Nada de inquisiciones a estas alturas. No queremos más evangelizaciones forzadas ni conversiones producto de presiones neo-coloniales. Ya basta!!!

La presencia de la Iglesia en América Latina confirma, a pesar de las excepciones, su apoyo institucional al servicio de las clases dominantes y conquistadoras que aquí vinieron a diezmar las poblaciones indígenas. La conquista existió y fue traumática, como ya lo han dicho en un centenar de páginas especialistas que han disertado acerca de todos los ángulos posibles de la colonizacion en su quinto centenario. Pero lo más chocante, en este caso, es que la Iglesia venga con toda una serie de teorías hipócritas y un romperse las vestimentas que no convence a nadie. La colonización iberica de Nuevo Mundo se llevo al cabo con la bendición de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, con el beneplácito del Papado, con el aplauso de la mayoría de los clérigos que acompañaban a los colonizadores (y al fin y al cabo ellos mismos, Padres, también colonizadores).

El padre las Casas, defensor a su manera del mundo indígena y enemigo de virreyes y capitanes españoles en América, ha quedado muy mal parado por la intervención del Papa “Rat”. Recordemos que las atrocidades de la colonizacion llegan con la aprobación clerical, posición que favorece la esclavitud del negro, "objeto sin alma e insalvable, pues esta en permanente estado de pecado", al decir de la Iglesia de esa época. El indio es inferior, pero puede ser convertido al catolicismo, dado su estado de pureza e ingenuidad.

Recordemos que la cruz era y tenia forma de espada, y que estos “santos” entraban a los territorios conquistados con la espada en una mano y la cruz erguida en la otra. Ciertamente, la Iglesia debe mirar al pasado con otros ojos. Tal vez los de Jesús, con una inmensa comprensión y arrepentimiento: --mea culpa, por haber participado de forma ostensible y haber ocupado espacios y actitudes inconfesables en el plan de la colonizacion.

En el gobierno del clérigo Fray Nicolás de Ovando (1502-1509), se organizo administrativa, económica y políticamente los enclaves caribeños, continuando con sus medidas racistas contra la población indígena, inicio un sistema de trabajo forzado de la población indígena usada como mano de obra esclava por todas las islas. Este sistema, consistía en que la corona, asignaba o "encomendaba" a los conquistadores castellano-aragoneses, una seria de indígenas, para de esa forma usarlos como mano de obra esclava y poder beneficiarse económicamente de su trabajo, en situación de absoluta explotación. Además, por si fuera poco, en ese periodo, el conquistador se veía obligado a trasmitirles la cultura cristiana occidental para que olvidasen su pasado, así como la lengua castellana, todo un proceso de conquista y aculturación de los indígenas americanos.

También se usaron otros sistema de control de la población indígena, como el repartimiento, con trabajo forzado por turnos, donde se reclutaba a la fuerza a los indígenas en los pueblos o aldeas, y del que, estaban exentos los caciques y altas familias nobiliarias indígenas, mostrando un evidente clasismo, o también el yanaconaje, en situación de semi-esclavitud (pues legalmente no se reconocía como tal) o directamente la esclavitud, fundamentalmente de la mano de obra esclava negra importada como mercancía desde África, y solución alternativa por la masacre de población indígena americana, que adoptaron diferentes sectores de la sociedad castellana, y aceptado indirectamente por el célebremente conocido defensor de los indígenas Fray Bartolomé de las Casas.


Así, con el paso del tiempo, y por obra de la conquista castellana, se inicio y formo una sociedad desigual, clasista y racista, que sentó las bases de la futura sociedad americana a partir de entonces y cuyos cánones, tristemente se mantienen hoy en día en estos países. Esto es el llamado concepto de la "pigmentocracia" que tan adecuadamente describió el explorador Alexander von Humboldt en el siglo XVIII donde dice que:


"En América, la piel mas o menos blanca decide el rango de un hombre en la sociedad"
(Ensayo político sobre el Reino de la Nueva España, Alexander von Humboldt, México, 1973)

De esta forma las relaciones sociales ya desde el siglo XVI en América, se fundamentaron en factores étnicos, y donde, la mayor parte de la sociedad, se encontraba discriminada socialmente. Por su parte, los indígenas, aunque desde la proclamación de las Leyes de Burgos (1512) y las Leyes Nuevas (1542) habían dejado de ser legalmente esclavos, no obstante no cambiaron su desigual situación, estaban explotados por los conquistadores, pagaban tributos excesivos por el mero hecho de ser indígenas (mita, coatequitl), socialmente estaban discriminados por las elites occidentales y criollas ( hijos de occidentales nacidos en América) y se encontraban en situación de total desprecio y rechazo de las cúpulas políticas gobernantes, que los aislaban del resto de la población en lo que entonces se llaman "reducciones" ( iniciadas por el Virrey Toledo, celebre asesino, y represor de indígenas) y que hoy llamaríamos "guettos", con una autentica jerarquizacion y estratificación social.


Por su parte, la situación de los esclavos negros era mas nefasta aun, pues ellos si eran considerados legalmente como esclavos, deportados y literalmente "cazados" como animales en África, llegaban a América para hacer los trabajos mas duros e insoportables, con pésima sanidad, higiene y alimentación, y que se usaban en condiciones de trabajo extremas, se les quitaba su libertad y eran tratados como piezas, mercancía y objeto, pero nunca como seres humanos. Los mismos conquistadores se regocijaban en dicha afirmación (como mas tarde, el general norteamericano George A. Custer, justificaría la matanza de indios norteamericanos, en que no eran considerados como personas al no tener alma y no ser cristianos). Ese era un recurso moral ampliamente utilizado en la época.


Estos son los hechos que el Papa “Rat” no quiere mencionar. La situación de la mujer, era mas dura si cabe, pues a su condición de indígena, o africana, debía añadir la doble explotación de ser mujer, y por ello, automáticamente, de ser considerada inferior al hombre. Muy pronto, el patrón religioso y moral de los occidentales se traslado a los territorios americanos, y reducían el papel de la mujer al ámbito puramente domestico y privado, con un sistema totalmente patriarcal. De hecho, estaba incluso mal visto que la mujer viajara sola sin la compañía del hombre (traba por ejemplo que encontraría la celebre bióloga Maria Sibylla Merian, en sus estudios botánicos en Sudamérica). También la mujer indígena debía soportar el patriarcalismo y la desigualdad en sus sociedades prehispánicas, donde estaban sometidas al hombre, y al igual que en el mundo occidental, su situación de explotación y desigualdad no cambio lo mas mínimo, siendo reducidas al ámbito puramente reproductivo, domestico y educativo de la sociedad.

Como nos ha planteado Fiscer (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=39223): Los historiadores Rivet y Sapper, creen que la población indígena prehispánica rondaba en torno a los 40-50 millones de habitantes, Kroeber lo cifra en muchísimo menos con 8 millones y Rosemblat en algo más de 13 millones de personas que habitaban el continente americano. Otros autores dan cifras muchísimo mas elevadas, a partir del estudio concreto de zonas continentales, como el caso del americano Dobyns, el cual afirmo que solo en México había unos 30 millones de habitantes (quizás algo excesivo) y por tanto subía la tasa para todo el continente en unos 90-112 millones de personas, o el caso de Cook, Borah o Simpson, los cuales calculaban 25 millones solamente para México central. (De reinos a republicas, Esperanza Mo Romero, Madrid, 1997).


De esta manera, solamente en el periodo de la conquista (1500-1524) cayo un 1/3 de la población indígena y cada cuarto de siglo la mitad del resto de la población. Las cifras, pues, son alarmantes del autentico genocidio español en América. El Papa “Rat” nos habla de otros genocidios, pero no de este, al igual que los anti-totalitarios de moda, que silencian las palabras de Hanna Arendt contra el colonialismo y la colonización.


En este sentido, son bastante explicitas las narraciones de las atrocidades cometidas por los castellanos en América, narradas al detalle en el libro de De las Casas, donde se pueden encontrar testimonios como estos:

"A todos los señores que eran mas de ciento y que tenían atados, mando el capitán quemar vivos en palos hincados en tierra." "Fue el y estando embebidos y seguros en sus bailes, dice Santiago y a ellos, y comienzan con las espadas desnudas a abrir aquellos cuerpos desnudos, a derramar aquella generosa sangre, que a uno no dejaron con vida" "Hicieron ley los españoles, que todos cuantos indios de todo genero y edad tomasen a vida, echasen dentro en los hoyos y así las mujeres preñadas y niños y viejos a cuantos pudieron tomar, echaban en los hoyos hasta que los henchían traspasados por las estacas". "Y así había en su real, solemnísima carnicería de carne humana, donde en su presencia se mataban los niños y se asaban y mataban el hombre, por solas las manos y los pies, que tenían por los mejores bocados" "Ponenlo en un cepo por los pies y el cuerpo extendido y atados por la manos a un madero, puesto un brasero junto a los pies y un muchacho con un hisopillo mojado en aceite, de cuando en cuando se los rociaba para tostarle bien, de una parte estaba un hombre cruel, que con una ballesta armada, apuntándole al corazón, de otra y de otra con un muy terrible perro bravo echándoselo que en un credo lo despedazara, y así lo torturaron para que descubriese los tesoros que pretendían" "Una india enferma, viendo que no podía huir de los perros que no la hiciesen pedazos, como hacían con otros, tomo una soga y atose al pie un niño que tenia de un año y ahorcase de una viga, y no lo hizo rápido, en tanto que llegaron los perros y despedazaron el niño" "No obstante, todo esto, lo condenaron a quemarlo vivo, aunque después rogaron algunos al capitán que lo ahorcasen, y ahorcado, lo quemaron" "Y porque la casa tenia vigas en lo alto, subiéronse en ellas mucha gente huyendo de las sangrientas manos de aquellos hombres, mando el infernal hombre pegar fuego a la casa, donde todos los que quedaron, fueron quemados vivos" "Hacían unas horcas largas que juntasen casi los pies en la tierra, y de trece en trece a honor y reverencia de nuestro redentor, poniendo leña y fuego, los quemaron vivos" "Comúnmente, mataban a los señores y nobles de tal manera, que hacían parrillas de varas sobre horquetas y atabanlos en ellas, y ponianles por debajo fuego manso, para que poco a poco, dando alaridos en aquellos tormentos desesperados, se les salían las almas" (Bartolomé de las Casas, Brevísima relación de la destrucción de las Indias, )


También, es muy explicito del trato de los conquistadores a los indígenas, los propios documentos y testimonios ofrecidos desde las fuentes castellanas, como el llamado "requerimiento" de 1513, donde se dice textualmente " Y si no os sometierais, y en ello maliciosamente dilación pusierais, yo entrare poderosamente contra vosotros y os haré guerra y os sujetare al yugo y obediencia de la iglesia y la corona, y os tomare y a vuestras mujeres e hijos, los haré esclavos, los venderé , tomare vuestros bienes y os haré todos los daños y males que pudiere, siendo todo ello vuestra culpa" ("Historia general y natural de las indias", Gonzalo Fernández de Oviedo, 1535-1548)

Por ello, con el tiempo, de las Casas se convirtió en un adalid de los derechos de los indígenas, y un símbolo de la resistencia contra la explotación y abusos de los conquistadores europeos en América. Es decir, el genocidio acabo con gran parte de la población, además del trabajo forzado y las epidemias. Así pues, una vez tomadas todas las civilizaciones del continente americano, se llevo a cabo todo un proceso de colonización y aculturación de los territorios brutalmente conquistados a sangre y fuego. Ante tal situación de constante opresión y esclavitud, ya en el siglo XVIII se iniciaron los primeros grandes movimientos de resistencia violenta indígena ante la colonización occidental, a favor de su libertad e independencia, como serian las guerras guaraniticas (1754-1756), o las rebeliones armadas indias de Tupaj Amaru, y Tupaj Katari (1780-1781), que darian paso directo a los futuros procesos de emancipación e independencia de la América española.


Lo cierto es que hoy, 528 años después del inicio del expolio americano, la población indígena de todo el continente americano sigue estando humillada, marginada, discriminada y sus derechos y tierras pisoteados e incautados por las elites criollas y blancas de los respectivos países. Ahora nos llega como una bendición, el Papa “Rat” ha decirnos que todo ha sido en nombre de Dios.

Papa “Rat”, Go Home!!!

jbiardeau@yahoo.com.mx




Esta nota ha sido leída aproximadamente 4164 veces.



Javier Biardeau

Articulista de Opinión. Promotor del Pensamiento Crítico Socialista. Profesor de Estudios Latinoamericanos-Sociología UCV.

 jbiardeau@gmail.com      @jbiardeau

Visite el perfil de Javier Biardeau para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a34636.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO