Cáscara Amarga 694

La contradictoria paz heraclitoiana profunda

La contradictoria paz heraclitoiana profunda. Y, la contradictoria paz heraclitoiana profunda de entre la guerra y la paz de Heráclito. De antuvión, ya hemos de saber que la guerra y la paz, han de ser y son casos correlativos límite contradictorios caliginosos coordinados complementarios de Maleo 2001 de la tesis inédita innovadora novedosa avanzada cojedeña TINACO. Todo lo que se ha dicho de los casos correlativos límite contradictorios caliginosos Maleo 2001, tiene su fundamento, en aquello que Albert Einstein manifestara, que había que ir a las catacumbas de la modernidad ilustrada originaria, y, extraer de ahí, los nuevos conceptos, síntesis y definiciones. Y, así, se ha dispuesto con la tesis TINACO, fuimos a margullir en el cleuasmo quiasmo río heraclitoiano de Heráclito, padre abanderado de las contradicciones de occidente, y de las singulares palabras pareadas paradójicas, y, ahí fuimos, y saliera TINACO. Y, asina también sin complejos margulleran en las tensivas turbulentas armónicas simultáneas contradictorias agua heraclitoianas de Heráclito y se heraclitoniaran Cervantes con el Quijote, Hegel y Marx con las históricas cuatro Leyes de la dialéctica, que a según Heráclito, un río no es dos veces el mismo río y es el mismo rio las dos veces, Cervantes Hegel y Marx, en las tensivas equilibradas aguas armónicas simultaneas contradictorias de palabras pareadas paradójicas, a saber, el ser y no ser, el ascender y el descender, el amor y el odio, de la rabia y la ternura, la vida y la muerte, la luz y las tinieblas, la justicia y la injusticia, la mortalidad y la inmortalidad, comienzo y fin, la verdad y la falsedad, el exceso y el defecto, el tercio excluso y el tercio incluso, la razón y la sinrazón, la locura y la cordura, la tesis y la antítesis, el cambio y el reposo, la acción y la reacción, la transformación y la parálisis, lo justo y lo injusto, lo divino y lo humano, los valores jerarquizados y valores polarizados, los valores teológicos y valores cardinales, los valores teóricos y valores prácticos, los valores cuantitativos y valores cualitativos, la guerra y la paz, y, en de por medio la contradictoria paz heraclitoiana profunda. Y, que es lo que ha de estarse planteando siempre, en las mesas misas musas, pues las palabras pareadas paradójicas de la guerra y la paz, son tan antiguas, que la guerra y la paz la contiene Sun Tzu en el Arte de la guerra, y, la contradictoria paz heraclitoiana profunda es para Sun Tzu, la contradictoria maniobra suntzuiana profunda de entre los puntos débiles y los puntos fuerte, de entre la ofensiva y la defensiva, de entre las estrategias y las tácticas, de entre la guerra y la paz, y, en de por medio la contradictoria paz heraclitoiana profunda. Y, los extremos la guerra y la paz se tocan en la perogrullada primera vez de Perogrullo, en el contradictorio camino medio budaiano profundo de Buda, de entre de por medio de los extremos de la guerra y la paz. Heráclito y Buda no eran extremista. Y, hase de hacer saber que Heráclito no era extremista. Que Heráclito era tensivo armónico simultáneo contradictorio de entre la guerra y la paz, en la contradictoria paz heraclitoiana profunda.

Con digresión y sin digresión, la contradictoria paz heraclitoiana profunda de entre la guerra y la paz de Heráclito. Agora ahora hogaño, a mas y a más, fuimos y abrevamos en Buda, con TINACO, en que a según, del, de él, de Buda, que expresaba que vivimos en un mundo plagado de contradicciones, y, jamás y nunca, Buda, se plantó y paró en los extremos como Aristóteles, siempre, Buda, buscando el contradictorio camino comino comido medio de entre la guerra y la paz, o sea, en la contradictoria paz heraclitoiana profunda de entre la guerra y la paz de Heráclito. Si a ver vamos, Heráclito, padre abanderado de las contradicciones de occidente y Buda padre abanderado de las contradicciones de oriente, dábanse la mano en una misma idea en un mismo planteamiento en la armonía en la complementariedad en la correlación en la coordinación en la medianía en el equilibrio en el límite límbico fronterizo en la perogrullada primera vez de Perogrullo en la contradictoria verdad socrática profunda en el contradictorio medio aristotélico profundo en el contradictorio medio maleoiano profundo, de entre la guerra y la paz. Buda y Heráclito en la contradictoria paz heraclitoiana profunda de entre la guerra y la paz.

Con divagancia y sin divagancia, la contradictoria paz heraclitoiana profunda de entre la guerra y la paz de Heráclito. Y, como tiénese dicho y como deténtase mentado, para la tesis TINACO, es un dislate hablar de uno de los extremos, verbi gratia la paz, y, si a ver vamos hemos de ir a la contradictoria paz heraclitoiana profunda de entre la guerra y la paz, de entre las nalgas de don Francisco, de entre las gracias y las desgracias, ir siempre a las mesas misas musas en el radiante ojo avizor de don Francisco, de entre lo justo y lo injusto, de entre pensamientos y sentimientos, de entre lo humano y lo divino, de entre lo hermoso y lo horroroso, de entre la razón y la sinrazón, de entre la locura y la cordura, de entre la certidumbre y la incertidumbre, de entre lo visible y lo invisible, de entre la esperanza y la desesperanza, de entre la convicción y la duda, de entre la filosofía de las cuatro "E" de Maleo 2001, de entre el entendimiento y la estética ética espiritual, llevada la contradictoria paz heraclitoiana profunda por el radiante ojo avizor de don Francisco de entre la guerra y la paz en las mesas misas musas, y, por la calle de en medio el medio la contradictoria paz heraclitoiana profunda.

Con concordancia y sin concordancia, la contradictoria paz heraclitoiana profunda de entre la guerra y la paz de Heráclito. Mas y más, la contradictoria paz heraclitoiana profunda de Heráclito, hasta la presente fecha, jamás de los jamases, se ha tenido en lugar alguno en el mundo de cuyo nombre no quiero acordarme. Y, de haberme acordado dado, la contradictoria paz heraclitoiana profunda de Heráclito, en verdad, no hubiérase tenido de la guerra, sino al través de los acontecimientos extremos de los hechos no en entera ejecución, sino los ya ocurridos. ¡La contradictoria paz heraclitoiana profunda de Heráclito, no se planteó ni se siguió de la segunda guerra mundial, ni se plantea, ni se ha planteado nunca! Y, la tercera guerra mundial nuclear que está propincua a desatarse entre Rusia y Ucrania, no se está planteando a la contradictoria paz heraclitoiana profunda de entre la guerra y la paz de Heráclito. Sí se habla de paz, sí se habla de las extremidades, mas y más, pero y empero, aun y aún, quizás y sin quizás, se está hablando de la contradictoria paz heraclitoiana profunda de Heráclito. Y, mientras y en tanto que, los extremos imperan. Y, es la tesis exclusiva excluyente aristotélica la imperante, la tesis del imperialismo capitalista neoliberal, que es la tesis del gringo go home, del estás conmigo o estás con mi enemigo. Y, algún día en la perogrullada primera vez de Perogrullo ha de llegar de entre la guerra y la paz, la contradictoria paz heraclitoiana profunda de Heráclito.

Si la contradictoria paz heraclitoiana profunda de entre la guerra y la paz de Heráclito ha de ser el contradictorio medio maleoiano profundo de casos correlativos límite contradictorios caliginosos coordinados complementarios de Maleo 2001 de la tesis inédita innovadora novedosa avanzada cojedeña TINACO. Entonces sea dicho que la contradictoria paz heraclitoiana profunda de entre la guerra y la paz de Heráclito no se ha logrado hasta la presente fecha. Ergo vergo sea dicho que en todas las mesas misas musas de negociaciones sobre las nalgas rudimentarias históricas y sobre el radiante ojo avizor de don Francisco, entre gracias y desgracias, ha de ser, téngase bien claro y bien cloro loros de Venezuela y Colombia, téngase bien claro y bien cloro loros de Rusia y Ucrania, la búsqueda ha de ser y para siempre, sin los exclusivos excluyentes disyuntivos extremismos aristotélicos gringos go home, la eterna y contradictoria paz heraclitoiana profunda de entre la guerra y la paz de Heráclito.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 535 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: