Cáscara Amarga 636

La velocidad y la posición

La velocidad y la posición, estas nociones son tan antiguas que endenantes el hombre comparábase con su carrera con otros animales, y, es bien famosa la paradoja de Zenón de Elea, en la antigua Grecia, asina la posición y la velocidad, entre la tortuga y Aquiles. Mas y más, y, fuera endespués, por entre los siglos XVII y XVIII, en que hablárase del cambio de posición respecto del tiempo, y, fuera a hablarse de instantaneidad, y, la historia de la velocidad no tiene mucho tiempo, y, la física se ha nutrido de ella. Y, fuera Werner Heisenberg, siglo XX, que hablara del principio de incertidumbre, del, de él de Heisenberg, que dijera que: "Si mides algunas cosas de una forma precisa, no puedes hacer lo mismo con otras" Heisenberg, referíase a la velocidad y a la posición. Y, el mismo Heisenberg, hablara de su quiasmo proposicional enunciativo, del, de él, cuando expresaba que: "No todas las proposiciones científicas son verdaderas y no todas las proposiciones científicas son falsas", esto último era suficiente para no enunciar la tesis de la incertidumbre. Y, asina, el botiquinero Miguelito de San Carlos, nos diera sus lecciones de la nugatoria del principio de incertidumbre de Heisenberg, del, de él, del botiquinero Miguelito, que mostraba el gigantesco cuadrángulo rectángulo cartón mágico borroso socrático a su clientela, a según: "La frase de la otra cara es verdadera y la frase de la otra cara es falsa" Y, lo de Werner Heisenberg y lo del botiquinero Miguelito, han de ser contenidos quiasmos que contiene el continente quiasmo río heraclitoiano de Heráclito, a según: "Un río no es dos veces el mismo río y es el mismo río las dos veces" Y, como tiénese dicho que la posición y la velocidad, han de ser la misma cosa en la teoría novedosa inédita de los casos correlativos límite contradictorios caliginosos de equilibrio dinámico dialéctico difuso de Maleo 2001 en el contradictorio medio maleoiano profundo en la perogrullada primera vez de Perogrullo, en que se tocan los extremos, en que la velocidad y la posición son una misma cosa, en el lienzo pictórico blanquinegro del yin yang de Laozi, en que el yin hácese igual al yang, asina, en el cóncavo convexo contradictorio caliginoso concupiscente 69 cojedeño de Maleo 2001, que el seis y el nueve son la una misma cosa, y, la misma cosa para la composición con hoja de Fernand Léger, en el punto crucial decisivo inflexivo topológico borroso de la curva lemniscata de Bernoulli y de la parábola cúbica de Picasso. Y, aun y aún, fuera el mismo Albert Einstein, que decía que había que ir a las fuentes originarias para extraer las nuevas conceptualidades, o sea, a la modernidad ilustrada originaria de la indeterminación védica profunda del ser y no ser de la literatura upanishad sánscrita de los Vedas, a la fuente de la modernidad ilustrada originaria de las tensivas armónicas simultáneas contradictorias heraclitoianas del ser y no ser de Heráclito, a la fuente de la modernidad ilustrada originaria del sino destino comino comido camino medio ecléctico sincrético budaiano del ser y no ser de Buda. De esas catacumbas profundas se ha extraído la tesis de los casos correlativos límite contradictorios caliginosos de Maleo 2001 de equilibrio dinámico dialéctico difuso en el contradictorio medio maleoiano profundo, en que todos los aspectos antagónicos ambiguos armonizan complementarizan, aparece la unidad de contrarios repugnantes, aparece la unificación de campos y no ha de haber la incertidumbre en la perogrullada primera vez de Perogrullo, en que han de ser iguales la velocidad y la posición.

Con digresión y sin digresión, la velocidad y la posición en la teoría de los casos correlativos límite contradictorios caliginosos, han de ser una misma cosa, ha de existir una complementariedad como la planteada por Niels Bohr, entre la partícula y la onda. Ha de existir una complementariedad como la planteada por el poeta Antonio Machado, en la cornucopia reflexiva contradictoria de busca tu complementario que marcha siempre contigo y suele ser tu contrario. La teoría de los casos correlativos límite contradictorios caliginoso y la filosofía de las 4E de Maleo 2001, la filosofía del entendimiento y la estética ética espiritual de Maleo 2001, en que la ciencia y la poesía engastan con la ironía quijotesca cervantina. Asina, la complementariedad correlativa armónica simultánea contradictoria media maleoiana profunda como si estuviéramos en el botiquín de Miguelito en San Carlos y su gigantesco cuadrángulo rectángulo cartón mágico borroso socrático en que las leyendas de lo verdadero y lo falso en ambas caras del cartón son una misma cosa como lo es para la velocidad y la posición.

Con divagancia y sin divagancia, la velocidad y la posición en la teoría de los casos correlativos límite contradictorios caliginosos y la filosofía de las 4E de Maleo 2001 han de ser continentes que contienen los contenidos de la complementariedad de la velocidad y de la posición. O sea, que la teoría de los casos correlativos límite contradictorios caliginosos y la filosofía de Maleo 2001, no han de destruir el principio de incertidumbre de Heisenberg. Es decir, que la velocidad y la posición han de ser la misma cosa en el punto crucial decisivo inflexivo topológico borroso de la línea curva lemniscata de Bernoulli y de la línea curva parabólica cúbica de Picasso, ahí en la perogrullada primera vez de Perogrullo en que se tocan todos los extremos, tanto como el exceso y el defecto, lo armónico correlativo complementario, a mas y a más, la velocidad y la posición.

Con concordancia y sin concordancia, la velocidad y la posición, han de ser complementarias armónicas correlativas en el punto crucial decisivo inflexivo topológico borroso de la perogrullada primera vez de Perogrullo, y, esto faltóle a Werner Heisenberg, y, a buen seguro que no hubiera publicado su teoría de la incertidumbre, y quizás y sin quizás, si hubiera pasado por el botiquín de Miguelito en San Carlos, en una maravillosa curda borrosa se hubiera topado con el gigantesco cuadrángulo rectángulo cartón mágico borroso socrático de la leyenda de una cara y la otra cara, en que no todas las proposiciones científicas son verdaderas y no todas las proposiciones científicas son falsas, a mas y a más, la misma cosa para la velocidad y la posición.

Si la velocidad y la posición fuera para Werner Heisenberg, siglo XX, para hablar del principio de incertidumbre, en que si mides algunas cosas de una forma precisa, no puedes hacer lo mismo con otras. Entonces sea dicho que la velocidad y la posición en la teoría de los casos correlativos límite contradictorios caliginosos y la filosofía de las 4E de Maleo 2001 se han de complementar, se han de hacerse iguales. Ergo vergo sea dicho que han de ser la misma cosa en el punto crucial decisivo inflexivo topológico borroso de la línea curva lemniscata de Bernoulli y de la línea curva parabólica cúbica de Picasso, han de ser la misma cosa, ahí en la perogrullada primera vez de Perogrullo en que se tocan todos los extremos, tanto como el exceso y el defecto, han de ser la misma cosa en lo armónico correlativo complementario, a mas y a más, han de ser la misma cosa la velocidad y la posición.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 458 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: