Los pensionados y jubilados se preguntan: “¿Venezuela se está arreglando?”

Es sorprendente que la afirmación de una joven adolescente, eufórica al salir de un
concierto de un tal Morat de que: "Venezuela se está arreglando" ha desatado la
histeria tanto de la oposición como de sectores gubernamentales.

Por una parte, los sectores más radicales de la oposición que se encuentran en
Miami, Colombia, e incluso en el país han arremetido contra esta muchacha
llenándola de improperios. Expresión de esta locura llevada a los más altos
decibeles, es la señora Angola en Miami que entró en crisis cuando dos devaluadas
cantantes de los años ochenta del siglo pasado afirmaron que:

"…En Venezuela hay una apertura, hay un cambio".

Verdaderamente que esta adolescente posicionó un eslogan que ni la mejor
empresa de publicidad del país lo hubiese logrado, y esto es tan cierto, que tanto
los unos como los otros se les ha movido el piso y han generado un debate alrededor
de esta exitosa frase, que ha tenido una pegada y ha logrado posicionarse de alguna
u otra forma en el boca a boca del venezolano.

Lo que más sorprende es la posición que han asumido algunos sectores del
gobierno, que en función de obtener ese reconocimiento que le ha sido esquivo en
éstos últimos tiempos, han salido raudos a afirmar que:

"no es que Venezuela se está arreglando, sino que es el pueblo que a largado el
forro para alcanzar ese arreglo", y otras peroratas más.

Por otra parte, otro dirigente afirma que: "ese arreglo no se dio por generación espontánea".
En fin ambos sectores asumieron la frase para cobijarse y desde la oposición
afirman que no hay tal arreglo y desde el gobierno afirman para llevar agua a su
molino, que ellos se partieron el orto para conseguir tal arreglo.

Y mientras este circo de Teletubbies, Payasos y Maromeros sigue su curso, el
primero de mayo 2022 le aprobaron a los trabajadores que salieron jubilados a partir
del año 2018 un bono de 10.000°° bolívares pagaderos en tres partes, con el
argumento que este sector de los jubilados y pensionados son los que han sido
golpeados con más severidad por la crisis, sin tomar en cuenta que el ataque
cambiario comenzó a finales del año 2012 y no en el 2018, y aquí cabe la frase de
ese genio del humor que es Cantinflas cuando decía:

"no me ayude tanto compadre".

Pues, se estima que, de un universo de más de 5 millones de jubilados y
pensionados, solamente son sujetos de este beneficio un poco más de 120.000
trabajadores que salieron jubilados desde el año 2018 al mes de mayo de 2022,
esto representa apenas un 2,4% aproximadamente de los jubilados y pensionados
del país. Es que acaso ¿solo este ínfimo y respetable porcentaje de trabajadores
pensionados y jubilados han sido afectados por la crisis económica?, generada en
parte, por las medidas coercitivas unilaterales, y yo le agregaría, terroristas del
imperialismo estadounidense, pero también la ineptitud y la corrupción abonaron el
terreno para que pensionados y jubilados y los trabajadores en general, perdieran
el estado de bienestar alcanzado con el gobierno del comandante Hugo Chávez.
Ese bono que se quiere vender como un "bono a todos los jubilados" no da cobertura
a los jubilados más vulnerable, aquellos que tienen una edad superior a los 65 años.

En un proceso revolucionario el gobierno no puede estratificar a los jubilados y
pensionados; es decir, unos como jubilados de primera u otros como jubilados de
segunda; porque aquí todos los trabajadores, activos y jubilados están en las
últimas, condenados a la peladera de bolas, sin seguridad social, sin póliza de
hospitalización, cirugía y maternidad (HCM), sin servicio odontológico; porque el
sistema público de salud está en una situación precaria. En caso de existir la póliza
funeraria, esta no sirve en muchos casos, dándose el fenómeno de trabajadores
que han fallecido y los familiares no encuentran qué hacer con el cadáver. Por otra
parte, la desnutrición y la falta de medicinas hacen estragos entre jubilados y
pensionados.

En consecuencia, es pertinente que el gobierno nacional revise la aplicación de ese
bono a partir del año 2018 y que lo colectivice a la totalidad de los pensionados y
jubilados; ya que, sin querer se está aplicando una política de apartheid contra la
mayoría de los trabajadores jubilados y pensionados, esto es violatorio de la
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Ese bono estratificado y parcial que pretende cancelar el gobierno nacional, está
operando como una cuña para dividir a los jubilados y pensionados; olvidando el
gobierno que los más de 5 millones de jubilados y pensionados y sus familiares
votan en el año 2024, y ha sido este sector uno de los que más ha apoyado la
revolución en los procesos electorales, pero amor con hambre no dura. En tal
sentido, de mantenerse ese bono desgraciado, tal como fue concebido de una
manera excluyente, se convertiría en un error político del gobierno, que se puede
traducir en votos. Por lo tanto, los trabajadores, pensionados y jubilados no
podrían afirmar que "Venezuela se está arreglando".

Juan Reyna - Economista


Esta nota ha sido leída aproximadamente 396 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter