Escuelas artesanales de producción, una necesidad

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

UNIVERSIDAD POLITÉCNICA TERRITORIAL DE PUERTO CABELLO

PUERTO CABELLO- ESTADO CARABOBO

PROGRAMA DOCTORAL

CIENCIAS PARA EL DESARROLLO ESTRATÉGICO

ARTICULO DE OPINIÓN ACADÉMICA

ESCUELAS ARTESANALES DE PRODUCCIÓN UNA NECESIDAD

AUTOR: Jesús Oswaldo Flores Diaz

Puerto Cabello Edo. Carabobo- 12-02-2021

INTRODUCCIÓN

En esta oportunidad quiero hacer referencia sobre diferentes tópicos, que en la actualidad son referencia obligada a la hora de opinar sobre desarrollo de actividades; llámese social, de producción, económica, política, cultura y educación.

La influencia de los países de primer nivel que, en su lucha por mantener su hegemonía de poder, y hacerse de los recursos de los pueblos privilegiados por el reino natural, producen afectación o beneficios y que por estar en un mundo globalizado nos toca vivir.

Nuestro país es un emporio de riquezas naturales con espacios si se quiere vírgenes, de grandes potenciales no solo en el subsuelo sino en las vastas costas, islas ríos y playas de exuberante belleza; en materia de agricultura y cría existen grandes extensiones de tierras de diferentes tipologías aptas para la organización sistemática de industrias agrícolas y cría de animales para potenciar la industria de procesos cárnicos.

Existen grandes oportunidades desde la sistematización de los saberes, para acelerar en estos tiempos de crisis la creación de Escuelas Artesanales y Técnicas de Producción

Para hacer un análisis de la situación actual de nuestro país, es recomendable mirar en la historia los procesos que han permitido avances de desarrollo en áreas específicas, tales como: Educación, salud, producción de rubros alimentarios, de bienes y servicios que han permitido abastecer las necesidades nacionales y en algunos casos se han producido exportaciones hacia estados vecinos y a otros espacios de países desarrollados.

El tema que voy a plantear con respecto a deserción escolar es conocido por la mayoría de los educadores a nivel universal; y es motivo de gran preocupación para todos los gobiernos sin distinción de raza, color, estatus social y religión, ya que el desarrollo de toda actividad sobre todo la actividad productiva, tiene su asiento en la formación, capacitación y profesionalización del individuo.

En los países en vías de desarrollo, como la República Bolivariana de Venezuela, al igual que los países de la América Latina y del Caribe, la deserción escolar y media ha venido en aumento, acentuándose en el inicio del siglo XXI y profundizando la crisis con la llegada de la pandemia del Covid-19.

Se hace urgente y necesario dar respuestas efectivas a esta problemática social que afecta a todos los venezolanos en especial a un sector más vulnerable de la sociedad, pero en esencia está en juego el futuro del bienestar social a las generaciones de relevo ya que, de la enseñanza básica, la formación y capacitación nace la fortaleza y el recurso prístino de la fuerza de producción.

Nuestro país hoy; es receptor de empresas extranjeras y por lo tanto capital exógeno que viene a dar respuesta a la agenda de expansión y desarrollo que plantea las estrategias y políticas económicas del gobierno nacional. Por lo que el aporte de primer orden con que cuenta el país, es la mano de obra capacitada y certificada profesionalmente con tecnologías de punta, pero la mano de obra del trabajador obrero a nivel de operarios certificados escasea, por múltiples variables.

Adoptar y desarrollar planes al respecto, que permitan en forma dinámica enseñar, capacitar y producir en corto tiempo de forma innovadora; es una oportunidad que se presenta en estos tiempos de crisis, donde no existe un orden definido para salir de la situación en que se encuentra nuestro país. Es necesario fomentar fuentes de trabajo en forma sostenida y perdurable, que nos garantice el poder adquisitivo y un estado de bienestar.

La población de jóvenes que desertan del subsistema de educación entre 12 y 15 anos de edad entre los primeros niveles del bachillerato en su mayoría son de escasos recursos, que al estar desocupados se suman a las actividades de trabajo casual o sub-trabajos y en el peor de los casos a ciertas actividades oscuras, como el alcohol y las drogas.

Existen un conjunto de variables que motivan el ausentismo, la desidia y la apatía por las aulas de clases, que han sido objeto de estudio por parte de organismos nacionales e internacionales. En Venezuela se han modificado varias veces las modalidades del bachillerato y se ha invertido tiempo y recursos para mejorar y buscar alternativas en el subsistema educativo.

Haciendo énfasis en el ciclo diversificado, que en los últimos tiempos hasta nuestros días mantiene la modalidad de bachillerato técnico, con algunas menciones con tendencias al conocimiento industrial, comercial, turístico y otras áreas como aduana y contabilidad.

Pero debemos reconocer que, aunque se ha logrado incentivar el empleo en áreas especificas desde esa modalidad, aunado a programas implementados por parte del estado en formatos de misiones para desarrollar la actividad laboral de los jóvenes, el éxito hacia la consecución de un verdadero desarrollo de mano de obra capacitada, ha sido cuestionable.

Durante los años sesenta setenta y ochenta existieron escuelas técnicas con un pensum de estudios especializados en formar la mano de obra técnica, que formó la mayoría de los técnicos que ocuparon lugares privilegiados en las empresas nacionales y en ciertos espacios internacionales al punto de poseer sus propias empresas.

Las escuelas artesanales y la de peritos agrónomos tubo igualmente éxito en su formación, egresando de su seno personal operario de alta gama. Hoy con toda esa experiencia debemos revisar las conveniencias y sistematizar los saberes para dar el gran salto hacia la formación y capacitación de un profesional básico que es y ha sido el puntal principal en los sistemas de producción.

En estos tiempos de crisis múltiples y de grandes afectaciones es importante desde nuestro potencial creativo, reorganizar el subsistema educativo desde la base formativa y delineando un modelo que este acorde a esta nueva realidad mundial, uniendo esfuerzos, conocimientos y saberes desde todos los sectores políticos; ideológicos, sociales económicos y las comunidades organizadas.

Las herramientas tradicionales usadas en la formación y capacitación de nuestra población estudiantil, se han ido transformando por estimulo propio de las exigencias de los tiempos y la modernización social que impera en un mundo pluripolar con tendencia día a día hacia la Tecnología e Información Comunicacional (Tics) que nos ha permitido adecuarnos sistemáticamente en un orden programático; Sustentado en las políticas educacionales que impone el estado.

La introducción de las Tics en la practica educativa hizo que las habilidades digitales de los docentes adquirieran relevancias para las actividades educativas y las políticas educativas, en estos tiempos de pandemia del covid-19, se hace prioritario el estudio a distancia, por lo que estas habilidades docentes se han convertido en tema de primer orden.

Por su potencial educativo los gobiernos incluyen el estudio en línea como parte estratégica de la educación a distancia, por ello debe para que exista un funcionamiento adecuado, es menester la revisión de los factores claves para su desarrollo, tales como: los recursos que tienen los estudiantes en casa, la calidad de plataformas, materiales educativos en línea y los recursos y habilidades digitales de los docentes.

Esta situación requiere con urgencia la revisión de las políticas públicas, en cuanto a las actividades de las operadoras del estado, (CANTV- MOVILNET) y las Cableras que son un medio alternativo para difundir algunas informaciones didácticas.

La reactivación efectiva de las empresas que ensamblan equipos electrónicos con tecnologías de última generación, es un avance si se quiere para apuntalar y facilitar el uso de estas herramientas e instrumentos accesibles al componente integral del sistema educativo.

No es un secreto que tenemos debilidades en cuanto el manejo de técnicas para adecuarnos a las políticas educativas y formativas en estos tiempos de crisis, el sistema ha tenido cambios estructurales sistemáticos y secuenciados de acuerdo a planes y proyectos educativos programados bajo las estrictas revisiones y estándares nacionales, la nueva realidad social y las políticas económicas mundiales nos exige dinamizar nuestras estructuras para integrarnos a un mundo competitivo.

En el marco de la realidad social, política, económica y la pandemia del Covid-19, se requiere de esfuerzos interaccionales, que nos permitan crear espacios para continuar una vida organizada bajo esquemas sustentables y con acciones de desarrollo sostenido en el ámbito de la situación existente. Es el momento de demostrar que la resiliencia de todos estos tiempos de múltiples crisis, nos ha dejado una oportunidad para seguir adelante, en busca de la paz y el desarrollo integral del venezolano, con más energía y racionalidad sobre nuestro futuro y el de las nuevas generaciones.

Por todo lo antes expuesto; desde un enfoque muy personal y pensando en el espacio territorial donde habito en estos momentos con mi familia, que independientemente del desarrollo mundial, Latinoamérica y los distintos estados de nuestra amada república Bolivariana de Venezuela, los municipios deben de hacer uso de las autonomías que le concede la ley para su desarrollo exclusivo.

Donde en uso de esa facultad, y mediante las estructuras sociales reconocidas y organizadas, conjuntamente con los representantes de las entidades gubernamentales, crear desde la sistematización de los saberes, en un marco de consenso donde participen inversionistas nacionales y extranjeros conjuntamente con los productores, representantes de empresas sociales, de la pequeña y mediana industria públicas y privadas, en estructuras que le permitan innovar desde sus potencialidades; desarrollar la agroindustria con los recursos propios del municipio, crear sus entidades educacionales y productivas en aras de la realidad del municipio, para explotar sus riquezas y reorganizar las políticas públicas ajustadas a las necesidades sociales.

En el caso de Puerto Cabello; todas sus parroquias tienen potencialidades que pueden generar recursos propios, tales como: la siembra organizada y controlada, de café, coco, palma oleica (corozo), cacao, mango, platanos, cambur, yuca, lechosa, y un sin números de frutas verduras y hortalizas, para ser procesadas en forma artesanal y luego industrializadas para el consumo masivo y exportación.

El turismo reactivar los balnearios y sitios de recreación conjuntamente con las casas de estudios desde básica hasta las universidades con la finalidad de integrar la participación activa y protagónica social, el ejercicio de pertenencia y la conservación de los espacios. Así como las actividades culturales y artesanías ancestrales.

Para lograr el objetivo dinámico de mi enfoque, es menester buscar el consenso con propiedad y razonamiento de la sociedad porteña, comprometida con el bienestar y desarrollo de nuestro municipio a fin de crear las herramientas necesarias, las cuales tienen esencialmente un contexto político, social, económico y estructural desde el punto de vista de la conformación física que deseamos para el municipio Puerto Cabello, tales como las ubicaciones de ciertas instalaciones necesarias para el almacenamiento, pero que no afecten a la población, las instalaciones para la recreación en sitios apropiados y de fácil acceso desde cualquier parte del municipio los espacios para construir viviendas seguras con todos sus servicios y con miras al futuro en lo que respecta a los servicios públicos básicos.

Las escuelas para el desarrollo de la enseñanza educativa, capacitiva y formativa en las diversas áreas de formación deberían conformar una estructura integral de escuelas de formación y desarrollo de los conocimientos ancestrales y artesanales, desde sus primeros años de estudios en las diversas formas pedagógicas, donde la recreación y la acción lúdica cumpla una función estimulante del pensamiento crítico.

Estas escuelas deberían formar parte del pensum de estudio del subsistema de educación par brindarle oportunidad al egresado de proseguir estudios académicos en las áreas de su preferencia, así como brindarle la oportunidad de trabajar en los espacios públicos dentro de planes específicos de complemento y monitoreo de la formación y capacitación.

Para concluir con mi análisis sobre las diversas situaciones que hoy vivimos en nuestro país; considero urgente y necesario la participación activa y protagónica de todos los sectores que de una u otra manera están involucrados con el desarrollo social, político, y económico de todo el ámbito nacional.

Es responsabilidad del estado en fortalecer las políticas públicas con tendencia hacia un estado de participación colectiva, y estimulando la creación consensuadas de nuevos mecanismos que contribuyan a la concientización de las masas sociales y al desarrollo de espacios productivos, culturales, recreacionales en concordancia a la nueva realidad social y de salud que nos impone la pandemia del Covid-19, y las limitaciones de las políticas económicas que se puedan manejar desde la autonomía Municipal con sindéresis, Moral y respeto a el poder popular en el marco de las leyes y la equidad del poder.

Mi propuesta doctoral está basada en la urgente necesidad de dar respuestas efectivas a los jóvenes en edades comprendidas entre los 7 y 16 años que están al margen de los programas ordinarios de educación dentro del subsistema educativo, y las escuelas de formación y capacitación artesanal deben de iniciarse desde la fase primaria básica con el primer año de estudio, bajo una modalidad recreacional y lúdica que permita motivar y conectar al estudiante con la realidad de la vida diaria y la necesidad de hacer.

Es de hacer notar que las ideas se desarrollan a partir de un punto motivacional, y se le va dando forma en la medida que se ejecutan esas ideas en la práctica. Lo que constituye el convertir el pensamiento en una herramienta creativa, de allí, que si revisamos cuantas actividades están en el orden de manifestarse como herramientas auxiliares para el aprendizaje o dicho de otra forma como material didáctico, que puede ser reciclado y convertido en objetos o piezas que puedan ser reutilizadas, y que a la ves tanto al discente como al docente en sintonía creadora construyan un mundo acorde y vivible desde esa perspectiva de resolver problemas existenciales con diseños innovadores de soluciones, esa conexión debe nacer del día a día en este mundo cambiante de nuevas realidades.

Las escuelas artesanales propuesta desde este enfoque o visión no tienen mucha literatura relevante en la historia, me refiero en forma documental que nos permite explorar desde otros paradigmas distintos a los tradicionales en la formación y educación a nivel del mundo, pero si en la historia del desarrollo humano por simple intuición vemos como todo proceso evolutivo nace desde lo natural. Y como el pensamiento es parte primaria de la naturaleza del hombre y el hombre es el constructor primario de todo lo que hoy existe en relación a lo material, no es difícil deducir que las escuelas artesanales tienen su base y su principio en el desarrollo del saber.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 650 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter