Precios acordados pero no cumplidos y precios soberanos

La incorporación del Bolívar Soberano (B.S.) en la vida económica y social venezolana, anclado a la criptomoneda, el Petro y ésta a su vez, determinada en su valor de acuerdo con los precios del barril de petróleo venezolano en los mercados internacionales, definitivamente, ha representado un duro golpe al terrorismo económico internacional y nacional, aunado, además, al conjunto de medidas para el impulso de una nueva economía venezolana, lo que trajo consigo:

1. Caída circunstancial del mercado paralelo de divisas, lo que derivó en la baja del precio especulativo (aunque los precios de alimentos, servicios, insumos y materia prima no bajaron y los capitales se movieron de escenario con la misma intención especulativa);

2. Ruptura temporal de la estructura económica parasitaria de Colombia, islas caribeñas y Brasil, en relación con la República Bolivariana de Venezuela (aunque se han manifestado rápidamente, nuevos reacomodos, para la continuidad de esta aberración económica);

3. Estado de bienestar circunstancial, rescate del valor soberano y poder adquisitivo de la familia venezolana y de todos los trabajadores asalariados, generado a partir de la entrada en vigencia del Bolívar Soberano, hasta una semana después, luego de que en su conjunto todos los elementos que forman parte de la cadena de producción, distribución y comercialización privados, tanto los pranes económicos que conforman Fedecámaras-Venamcham, como los sicarios de la economía que toleran al gobierno revolucionario, lo adulan y lo chulean, todos ellos, se dedicaron a la tarea de devaluar el valor del B.S., de manera acelerada, en un estado insólito de anarquía y circo de algunas acciones, en las que incluso, ellos se han valido de la buena voluntad del Pueblo Soberano y lo han utilizado en sus circos de justicia televisada, con unos que otros comercios y servicios, cuyo efecto mediático ha sido de gran resonancia, mientras que el económico en favor de los delincuentes comerciantes y proveedores de servicios se han preservado, haciéndolos a cada minuto que transcurre, aún más, híperpluscuammillonarios. Ellos están liquidando y devaluando al Bolívar Soberano, a pasos agigantados.

Pues bien, más allá de cualquier preocupación, acerca de la fuga de capitales, a cuenta de la derogación de la Ley de Legitimación de capitales y la correspondiente eliminación del control de cambio, el conjunto de medidas adoptadas y articuladas por el gobierno nacional cuentan con enemigos internos y externos, cuyos intereses crematísticos apuntan al torpedeo de la economía nacional y nuestra ruina por el camino de la hiperinflación y la pérdida del poder adquisitivo de la mayoría de los venezolanos, es decir, de la clase trabajadora, lo que, indefectiblemente, nos debe llevar a asumir las siguientes debilidades fundamentales:

a) Los precios acordados no existen en la práctica como verdad verdadera, porque hay una voracidad de parte del sector privado, que además representa la principal arma para la aplicación del terrorismo económico, gracias a la impunidad reinante, en la que el sector privado ha llegado a varios acuerdos con el ejecutivo nacional y se ha burlado de éste último y del Pueblo;

b) El Poder Popular organizado no ha sido valorado en su justa medida y no tiene ningún poder de ningún tipo frente a los delitos económicos de especulación y usura, más allá de cualquier postura o determinación noble, del "rodilla en tierra", un "merecumbé" o "palo encebao", lo que ha hecho inefectiva su fiscalización y la "Contraloría Social", cuyas facultades están contenidas en las leyes del poder popular del año 2010 y que todas y todos los personeros del poder constituyente y del poder constituido se hacen los pendejos, a la hora de conferirlas al Pueblo, simple y llanamente, porque en el Poder Popular organizado no se confía plenamente, por una parte, mientras que, por la otra, no hay ningún deseo real de empoderar al Pueblo porque no se cree en el socialismo y –muchas veces- porque no se sabe qué es el socialismo (desamor e ignorancia, juntos);

c. El aniñamiento político social aprendido individualmente y reflejado como conducta colectiva (transindividual), en donde desde la irracionalidad infantiloide, toleramos cualquier abuso en lo económico, político y social, justificamos a los delincuentes y verdugos, pero acusamos y exigimos al Presidente Nicolás Maduro que nos resuelva, él solito, tal crisis que nos han impuesto: si a los parásitos del sector privado les da por aumentar los precios todos los días, que Nicolás Maduro nos aumente el sueldo, todos los días, para que complazca al Pueblo y a la parasitaria Fedecámaras-Venamcham y al resto de parásitos; si nos bloquean en los puertos, los alimentos y nos bloquean las cuentas, nos hacemos los locos y culpamos a Nicolás Maduro, pero le exigimos que vea a ver cómo hace, pero que no nos falte la caja del CLAP y "baratica, pues"; si al pornopuritano y retroconservador le da por invadir a Venezuela y asesinar a un gentío, a cuenta de una inexistente "crisis humanitaria", que Nicolás Maduro se deje asesinar o que se entregue; si fracasamos en nuestra huida de Venezuela en busca de mejor vida, entonces que el dictador nos envíe los aviones que sean necesarios para devolvernos a esta dictadura, pero eso sí, que nos paguen los bonos del carnet de la Patria, nos den vivienda gratuita, trabajo y un Bono Especial de "Vuelta a la Patria".

Por lo antes expuesto y por los antecedentes de esta conjura mal llamada "precios acordados", sabemos que hay propuestas excelentes de otros compatriotas que podrían ayudarnos a conjurar esta aberración económica, aunque, desde este escrito, tal y como he sugerido desde hace algunos años, coincidiendo con las medidas asumidas por el Presidente Nicolás Maduro, le propongo, en lo inmediato, estas medidas:

1. Derogue la Ley de Precios Acordados e imponga la Ley de Precios Soberanos, amparado en las leyes y en la emergencia económica y financiera, en donde se establezca e imponga un límite máximo de precios no mayor al treinta por ciento (30%) en una banda de precios flexibles (competencia interna de oferta), que se reviertan en exoneraciones impositivas, créditos e incentivos al sector privado, productivo y comercial, como medida de estímulo;

2. Otorgue al Poder Popular constituido en los CLAP, UBCH, CLP y colectivos, todo el poder que le confieren las leyes del Poder Popular del 2010 y la facultad de: sancionar, expropiar, confiscar y supervisar en todos los espacios de la economía local, municipal y regional;

3. Liquide la SUNDDE, pues huelgan los argumentos y las razones que lucen de perogrullo, para tomar esta medida y, en su lugar, con mayores facultades, consolide el Poder de los CLAP, a nivel nacional, en articulación con el resto del Poder Popular y con los cinco componentes de la FANB subordinados al Poder Popular, como apoyo del trabajo de éstos y en defensa de la economía nacional;

4. Reinyecte recursos en Bolívares Soberanos a todas las Cajas de Ahorro de todas las instituciones y organismos públicos y privados, con carácter retornable al Estado, para que las cajas de ahorros salgan del estado de inoperancia y quiebra técnica en el que hoy están y todos los trabajadores puedan acceder a créditos de todo tipo, de manera que puedan reactivar su poder adquisitivo y de consumo:

5. Promueva el consumo y compras electrónica de productos a cada ciudadano desde sus cuentas bancarias y tarjetas de crédito, con los países aliados de la ALBA-TCP, /UNASUR, CARCOM, PetroCaribe, MNOAL, sobre todo, con aquellos aliados estratégicos, como Bolivia, Cuba, China, Rusia, Bielorrusia y Turquía, entre otros tantos;

5. Cree, con la emergencia del caso, la Superintendencia del Bolívar Soberano, con amplias facultades, aunque siempre subordinada al Banco Central de Venezuela(BCV), para que se garantice y cuide celosamente, el valor de uso y de cambio del Bolívar Soberano y de su expresión en papel moneda, en todo su amplio espectro. Moneda

La tarea de proteger nuestra moneda Soberana y nuestro poder adquisitivo no es sólo de Nicolás Maduro. Esta es una tarea de todos los que habitamos la Patria de Bolívar y Chávez.

NOTAS NECESARIAS:

- El Plan Vuelta a la Patria: ha demostrado la gran farsa del Cártel de Lima, de Luis Almagro y de su amo, el pornopuritano retroconservador "saliente" dentro de poco tiempo. Así como no hubo quien no tuviera un raspacupo y raspatarjeta en su familia, así tampoco hay quien no tenga un emigrante desesperado que se vea tentado a regresar a la Patria venezolana. Apoyémoslos y no generemos ningún comentario de burla o humillación. Y que vuelvan a rehacer lo que dejaron. Nadie olvidará que es Nicolás Maduro quien ha ordenado este "puente aéreo" de los venezolanos maltratados, humillados y engañados en los hermanos países latinoamericanos.

- Causa alegría saber que a nuestro jefe de Estado y de gobierno, se le reciba con afecto y agrado, incluso, en restaurantes, en donde un poco de solaz y buena gastronomía, como en Turquía, es muy poco, para quien hasta su vida ha expuesto en defensa de todos los venezolanos. Me refiero a Nicolás Maduro.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 863 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alexander Pino Araque

Luis Alexander Pino Araque

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a269449.htmlCd0NV CAC = Y co = US