Historia viva

Nicolás, el viejo temerario

El presidente Nicolás Maduro Moros, levantó la mirada al producirse la explosión del atentado de magnicidio frustrado y tomó firme el micrófono, la reacción natural es resguardarse, en cambio el Presidente se quedó mirando serenamente a la muerte, hoy es bueno recordar al viejo Nicolás, su padre, para saber de dónde viene el coraje de Maduro en desafío al terror y al miedo que han intentado inocularnos desde que decidimos ser soberanos cuando Chávez nos llamó a la independencia en 1998 y que el 4 agosto de 2018 quedó como hito del terrorismo en Venezuela y en América Latina.

El viejo Nicolás Maduro García, fue un militante de la juventud de la Acción Democrática rebelde que se sacrificó durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, la misma que resistió y acometió los más arriesgados compromisos de defensa de la dignidad popular junto a los camaradas del Partido Comunista de Venezuela. Maduro García perteneció a un equipo de operaciones especiales político-militares que dirigió Salóm Mesa Espinoza durante la lucha clandestina desde el mismo momento que derrocaron a Rómulo Gallegos (AD) en 1948, recomiendo la lectura de la autobiografía de Salom Meza "Por un caballo y una mujer".

La historia la rememora Fanelly Meza Dorta, hijo de Salom, cuando este último estaba preso por el expresidente Carlos Andrés Pérez en el Cuartel San Carlos entre 1976 y 1978, acusado de rebelión militar, una "carajada" como la calificó años después su mismo cancerbero Octavio Lepaje.

Desde aquel calabozo Salom recordaba que Nicolás (padre) por ser tan alto, tenían que darle tareas que no pusieran en riesgo su vida, dado que su estatura física lo delataba, no obstante Maduro, temerario, quería estar en la primera línea de combate. Fanelly relata, que la orden fue darle tareas de correaje entre la dirección política y la administración de una unidad de transmisiones clandestinas ubicada en Los Teques en el estado Miranda muy cerca de Caracas, responsabilidad que igualmente era de alto riesgo dado la persecución y seguimiento de la policía política SN, la siniestra Seguridad Nacional, en razón de lo expuesto de las comunicaciones radiales para propaganda a favor de la resistencia y contra la dictadura.

Meza Dorta señala que "Maduro cumplió su tarea responsable y disciplinadamente, luego le asignaron vigilar las finanzas del partido que administraba Agustín Catalá, entonces hubo problemas con la pérdida de un dinero y malos manejos, en la investigación que condujo Maduro se determinó que ciertamente hubo corrupción de parte de Agustín Catalá", el tiempo se encargó de demostrarlo cuando Catalá siendo empresario editor y a su vez alto funcionario del Congreso favoreció a su empresa Centauro, desde que asumió el gobierno de Betancourt en 1959, no obstante la publicación de libros de incuestionable valor histórico antes y después de la dictadura.

Maduro padre, luego de derrotada la dictadura de Pérez Jiménez en 1958 fue jefe político de Santa Rosalía, y en 1967 decide irse con el Movimiento Electoral del Pueblo (MEP escisión socialista de Acción Democrática) fue jefe de finanzas de esa organización, en medio de un torbellino político donde militó siempre con la misma intemperancia temeraria de los años 50, dispuesto a los más arriesgados asuntos como lo recordaba Salom Mesa. De allí viene el gesto presidencial impávido que observa a la muerte cuando se aleja o esconde en la cobardía y la traición. Es la mirada de un pueblo en resistencia esperanzadora por un tiempo mejor como dice la canción de Silvio Rodríguez.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2210 veces.



Aldemaro Barrios


Visite el perfil de Aldemaro Barrios para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Aldemaro Barrios

Aldemaro Barrios

Más artículos de este autor