Antropo-crónica / En la ruta de la memoria

Hay acontecimientos en la dinámica de un país, de una región o de una comunidad en las que se pueden establecer paralelismos con nuestras propias experiencias de vida. Confieso, que hace algún tiempo al revisar el itinerario de ruta de la línea tres del Metro de Caracas que cubre el tramo El Valle-La Rinconada, descubro, con agrado, la posibilidad de vincular ese recorrido con algunos tramos de mi vida en ese lado de la ciudad.

Y para muestra un botón: muy cerca de la Estación El Valle estaba el otrora pueblo del mismo nombre; allí estuvo la morada de mis abuelos paternos: una hermosa casona de amplios patios, corredores y ventanales que se vestía de fiesta los domingos para recibir a todo el que deseaba compartir. Y una comunidad apacible de familias trabajadoras con gran sentido de pertenencia y con sólidos lazos de familiaridad. La voraz destrucción desarrollista de finales de los sesenta, durante el primer gobierno de Rafael Caldera, acaba con todo, y se extiende simultáneamente hacia la estación siguiente: Los Jardines, comunidad cercana al pueblo de El Valle y lugar donde transcurrieron los primeros años de mi infancia. De allí tuvimos que salir, contemplando con asombro y estupor cómo se caía a pedazos la escuela donde estudiábamos, la casa que habitamos, el jardín donde jugábamos. Un vecindario hermanado en la solidaridad y en valores de convivencia, se destruía brutal y arbitrariamente a nombre del "progreso".

De allí nos toca refugiarnos en una próxima estación: Coche, que nos recibe con afecto y solidaridad en época de modernización. Es el nuevo modo de vivir en apartamentos, el condominio como regulador de la convivencia vecinal. Tiempo de la pelotica e ‘goma, de tocar timbre y salir corriendo y de una sana socialización que aliviana un tanto los efectos de las perdidas y del desarraigo social.

Pasan los años y el destino, esta vez por razones laborales, me lleva al Museo Alejandro Otero, a escasos metros de la estación La Rinconada. Desde allí me reencuentro con antiguas amistades; vecinos dispuestos a recuperar por la vía de la palabra y la tertulia colectiva parte de ese acervo mutilado. Pero nuevamente el afán destructivo se impone y esta vez para acabar con un frondoso jardín, sede de actividades artísticas, ecológicas y comunitarias del propio museo para darle paso paradójicamente a un flamante centro de planificación, pocos años después de estrenarse en el país una nueva constitución. La comunidad alza su voz, defiende sus derechos, pero nada, otro tractor destruye implacablemente un jardín de esculturas dentro de un bosque frondoso de espesa vegetación, refugio de aves multicolores que le daban más brillo y armonía a ese hermoso lugar.

En medio de la impotencia y la desesperanza descubro que somos muchos los caraqueños, los venezolanos y los latinoamericanos que hemos sufrido los embates del desarraigo y del destierro vecinal producidos por unas lógicas perversas impulsadas por insensibles gobernantes y en otros casos por la propia pasividad de la ciudadanía. Somos muchos los que quedamos, sin ningún tipo de huellas tangibles ni de referentes de esos lugares claves que dibujan nuestra propia historia y nutren nuestro anecdotario visual y cultural. Una diáspora de olvido y ausencias nos impregna y nos hace presa fácil del individualismo y la alienación, convirtiéndonos en seres sin historia, sin narrativas sin relatos que contar.

Un viaje duro y a veces desolador, que se aviva en la esperanza de asumir la memoria no como un acto de simple nostalgia, ni como un recuerdo más, sino como un ejercicio crítico de defensa para apuntalar nuevas formas de convivencia basadas en el respeto al ambiente al encuentro ciudadano y a la integración vecinal. ¿Será posible avanzar en esa ruta? ¿Será demasiado idealista y comeflor seguir soñando con una próxima estación?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2122 veces.



Nelson Oyarzábal

Antropólogo. Gerente Cultural Profesor Universitario. Articulista

 neloyarz11@hotmail.com

Visite el perfil de Nelson Oyarzábal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: