Economía de cajón

Simón Rodríguez y la Economía

No solo fué el Maestro del Libertador Simón Bolívar, fué  filosofo, estratega, hisotriador, cientifico entre otras...

La ENFERMEDAD DEL SIGLO es una sed insaciable de riqueza, que se declara por 3 especies de delirio: Traficomanía, Colonomanía i Cultomanía… Simón Rodríguez.

Y tenía toda la razón el maestro cuando lanzó sus sentencias pues desde entonces vivimos con las manías en nuestras vidas, coqueteando con las mercancías que produce el libre mercado y la industria cultural, y cada vez mas estas se hacen sofisticadas y atractivas para el disfrute de todos los revolucionarios de Nuestramerica, los cuales nos mantenemos en permanente coqueteo en sus diversas formas de manifestarse desde no saber para qué acumulamos tantas cosas inservibles, hasta la necesidad de buscar expertos que nos digan QUÉ HACER  y CÓMO VIVIR.

El maestro se sobreponía y advertía que para las Repúblicas nacientes era necesario marcar diferencia entre un proyecto político, el desenfreno del consumo, y el empeño de nuestra sociedad a no reconocer en sus tierras, su propio potencial para su avance en sociedad y el bien común.

Frente a las manías individualistas, egoistas y ciegas expresaba:

“En el sistema antieconómico, el productor es víctima del consumidor, y ambos lo vienen a ser de el capitalista especulador, cada uno para sí y Dios para todos es su máxima sin advertir que el Dios para todos social quiere decir, que cada uno piense en todos, si quiere que todos piensen en él… una revolución política pide una revolución económica”.

Por otra parte, Rodríguez se adelanta a lo que sería la primera propuesta de empresa de propiedad social, al señalar que el trabajo o preparación de la tierra, “por conducción pública”, generaría una empresa de “economía pública”. En su documento sobre “Nuevos establecimientos rurales en Arequipa” señaló que estos nuevos asentamientos comunales “deben atender a la población..., no a empobrecerla”.

Sobre el tema del comercio y el mercado, planteaba “no producir más de lo necesario”, proponiendo la producción pertinente y necesaria como antítesis al modelo de producción acumulador. Continuando sobre el mercado explicó: “Todos los que compran y venden son comerciantes; pero los gobiernos deben considerar el comercio de otro modo que el mercader… el mercader observa las necesidades, y para satisfacerlas calcula sus ganancias.

El maestro manifestaba que en las Repúblicas es el gobierno quien debía asumir el cuidado del pueblo, el gobierno como el que mirando mas allá de la mercadería debe pensar en la mejor distribución de las riquezas producidas, ejemplo de ello lo tenemos cuando dice que  “el gobierno considera las conveniencias económicas morales, i políticas del comercio, para no exponer los intereses del productor, del consumidor y del propagador mismo”...

En sínteis: preocupación por la suerte de la  patria y su gente para ser mas llanos.

Queda claro que el maestro entendía las implicaciones de lo que constituida refundar una nueva sociedad, mas no era suficiente comprenderla sino accionar en un pie conjunto el montaje de la misma así que se encontró con muchos obstáculos, y que hoy en día la revolución política que hemos logrado avanzar con nuestra revolución bolivariana exige y está clara en que los medios de producción, las instituciones como la escuela y la sociedad en general debemos avanzar y terminar por concretar el socialismo a lo venezolano y Nuestroamericano, conscientes de los enemigos que están en el asecho y vivitos y coleando no solo en nuestros funcionarios sino en la cultura capitalista que todos y todas traemos, haciendo culto a el consumo, el comercio, el tener más, al acumular para tener un status social alto, con riquezas, el no querer emprender obras sociales comunes, industrias sociales para superar el estado de pobreza que aun nos mantiene en vilo y de la cual la derecha venezolana se aprovecha para vulnerar nuestro proceso.

Importante retomar las ideas del maestro para levantar lo que el llamó, una República habitada y construida por los propias americanos con sus modelos y formas de desarrollar una sociedad mas justa equitativa e igualitaria.

El proceso refundador de Bolívar y su maestro, se vio rebasado por las elites y el sistema de mercado de la época, el desenfreno del consumo y las instituciones de la colonia pugnando cada una según sus intereses.

Hoy en día se siguen planteado los mismos retos que le tocó al maestro, pues romper con  la hegemonía del mercado  es tarea de revoluciones y del transito hacia un mecanismo que permita a las gentes, al poder popular en nuestro caso, asumirse en diversas formas de organización para la producción y enfrentar así el enemigo de los pueblos, el imperio y sus ansias de poder para mantenernos esclavos de sus comidas chatarras, sus mercados insaciables, su consumo desmedido entre otras.

Frente a esto nos deja un legado claro, la posibilidad de emprender las formas de organización, que en su época eran la agricultura, la herrería, hasta planeó su fábrica de velas ante tanta desolación y soledad, en pleno siglo de las luces...!! y actualmente emprender las empresas de propiedad social, el poder que genera la organización popular, los consejos comunales, las cooperativas, las asociaciones en sus diversos rubros, la agricultura en manos del pueblo, y muerte al latifundio.

Al igual que en el siglo XIX, tenemos la independencia política, más la revolución económica aún está  pendiente por liberar, la historia de estos doscientos años nos ha dicho que la traficomanía, la cultomanía, y la colonomanía han tomado mayor énfasis con la cultura y los valores neoliberales que aun nos habita por nombrar algunos en la voz de Concha Vergara: un sistema corrupto, con sus políticos y gobernantes, empresarios en un macabro comercio con el tráfico de drogas, blanqueo de capitales, latifundios improductivos, miles de sectas religiosas extranjeras corrompiendo el espíritu nacional, con sus falsas éticas, el afán del lucro, gente sin saber por que hacen lo que hacen, muchos esperando que vengan a traernos espejitos, y nos digan que hacer con nuestros recursos, país y vida...”

Culmino diciendo: revolución económica para las gentes, nueva sociedad, nueva vida, un mundo mejor es posible si nos liberamos de todos los yugos que someten al ser humano. Derecho tenemos los hombres y mujeres de esta tierra a ocuparnos de los asuntos que nos dignifiquen como seres humanos. Dejar atrás la huella demoledora de las guerras, las divisiones, las injusticias, gobiernos de mala fe, y sobre todo imperios en manos de locos que mantienen en vilo a la humanidad,

entonces

otro mundo es posible!

Viviremos y venceremos!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 10423 veces.



Mirna Sojo

Militante del Movimiento Pedagógico Revolucionario (MPR)- Escuela Social Rodrigueana Latinoamericana y del Caribe (ESRLC). Maestra normalista, Licenciada en Educación.

 omt991.2@gmail.com

Visite el perfil de Mirna Sojo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: