Hechos de encantadora sencillez se producirían con el sentido común

Allá por el siglo XVI o 1500 D.C la herencia griega sobresalía junto a la cultura medieval entre los pensadores europeos, la observación directa les suministraba los términos para la solución de los problemas entre estos los relativos a la locomoción al significado de la vida y la mente en las relaciones reciprocas con las cosas materiales.

Los pensadores progresistas de los siglos XVI y XVII se basaron en el sentido común para dar solución a los problemas en los términos que ella proporciona, sin embargo, desde el siglo XVIII una suerte de capitalismo naciente empezó a desechar los rasgos de la noción original del sentido común, hoy, poco queda de esos rasgos primarios conforme a los cuales haya de interpretarse la cotidianidad de la vida.

Sin razón y sin memoria todavía hay placeres y penas en la existencia. Acrecentar los placeres y reducir las penas seria introducir una mejora en el mundo de lo sensible. El sentido común mejora la memoria, la razón y fortifica la moral, por lo tanto, en el desarrollo humano el sentido común hace que la razón no sea un instrumento casual para los sentidos.

Sin el sentido común la vida de la razón no es ni un puro medio ni un simple incidente en el desarrollo humano que pueda decorarse es más bien algo que pueda medirse y desearse para el disfrute de la inteligencia. Hay una conciencia con el sentido común porque la razón es tan antigua como el hombre y la mujer, les permite enfrentarse al mundo.

El sentido común es un nombre más para lo que en el sentido más amplio de la palabra podría llamarse creatividad, la actividad se llama creación con sentido común cuando su propósito es consciente y su método susceptible de enseñanza, es la creatividad perfecta porque toda la idea es profundamente analizada y da a esa idea una expresión deleitosa.

La vida con sentido común es un resultado. La manifestación del ingenio para un ambiente favorable. El sentido común es razón y responde a la verificación en un proceso de cambio porque el sentido común hace de la participación una actividad práctica ya que las ideas tienen valor por la reflexión. El sentido común logra que las ideas tengan poco espacio para no justificarlas y entenderlas, así, el proceso empieza a gloriarse de dirigir y haber creado los cambios para que el pueblo se encuentre construyendo su casa.

Un régimen verdaderamente social y una idea verdaderamente moral no han existido jamás en el mundo porque lo que guía a las personas y a los países en su vida practica es siempre un interés parcial o alguna desilusión igualmente parcial, motiva para que las ideas y las acciones se pierdan innecesariamente como la razón práctica y la justicia misma, muchas veces por falta de sentido común.

El sentido común proporciona conocimiento, precisión de propósito, afinidad, sin el todo queda mal hecho, el sentido común sirva más parta proyectar los triunfos que para vaticinarlos. La noción obvia del sentido común en la política está totalmente destruida en lo tocante a su función como base de interpretación todos los elementos se han ido destronando uno a uno.

Las leyes políticas creadas por las personas deben relacionarse con las leyes naturales de los derechos. Y, las leyes políticas cuando sea conducente pueden y deben ser modificadas, hacerlo es un asunto de sentido común.

El sentido común es un clamor para la práctica revolucionaria. El socialismo chavista o bolivariano para que su concepto de libertad y autonomía se proclamen verdades buenas en todo tiempo y lugar deben dejar que el sentido común transite por las estructuras públicas, partido, Buro, sin embargo, podría ser catalogado como un absolutismo ignorante y una negación de ideas y aspiraciones importantes pero no es así; significa algo muy diferente cuando las pronuncia una mayoría que lucha contra un sistema represivo buscando un cambio social, ese es el ejemplo más claro de sentido común por parte de un pueblo.

Educación y cultura apuntan hacia una mejor democracia porque no solo señalan una acción reciproca más libre entre los grupos sociales sino que permiten el cambio en la sociedad por el continuo acomodo requerido por enfrentarse a nuevas situaciones producidas por una revolución que debería ser todo sentido común.

Los intereses políticos por resolver necesidades sociales ocupan un lugar importantísimo con el respaldo de la familia, en la sociedad el sentido común mejora la asociación de vida por la experiencia trasmitida que da sentido a la adaptación y a la participación en asuntos más variados de común interés.

Parte de la destrucción del sentido común está relacionado con la ciencia y la tecnología, es el imperio supremo en la vida cotidiana domina los mercados, campos de juego, energía, medicina, transporte, comunicaciones, ingeniería, es decir, domina la cultura, es un hecho en todos los campos de las humanidades estableciendo diferencias entre los países más desarrollados y en quiebra con los países en vías de desarrollo.

Así, la ciencia se levanta contra el humanismo; cuando se intenta alguna forma de conciliación, reviste frecuentemente cierto aspecto de misticismo pero en general no hay conciliación. En realidad limitamos nuestra atención a la ciencia y ninguna ciencia se funda sobre la conciliación de presupuestos a todas las diversas ciencias, cada una se ciñe a una porción de evidencia para tejer sus teorías usando las nociones que esa porción le sugiere.

Este procedimiento es necesario por razón de las limitaciones de la capacidad humana, pero, considerando siempre sus peligros en la educación que se viene produciendo los últimos 150 años, aunque necesaria para fines administrativos y para los fines de lucro también, han creado una mentalidad trivial en los profesores, con el tiempo sobreviven con sus pensamientos usando la técnica del remiendo.

Toda ciencia especial supone resultados de otras ciencias, la física de hoy es la física de hace 60 años, la química como la biología y otras ciencias; el pensamiento ahora se halla en un estado tal que se niega cada elemento en particular pero se conservan tenazmente las conclusiones generales de la doctrina como conjunto, el resultado es una total confusión en la educación y en la cultura.

rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2596 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: