Contra la homofobia en la campaña electoral

El momento histórico que vive Venezuela marca no solamente la proximidad de unas elecciones presidenciales en las cuales todos los ciudadanos de este país estaremos ante la disyuntiva de preservar y profundizar el proceso de cambio iniciado hace más de una década con el liderazgo del presidente Chávez o dar paso a una opción conservadora que sólo promete devolver el poder político a una oligarquía conservadora subordinada a intereses imperiales externos y contraria a los anhelos de redención social de las mayorías nacionales; también marca la confrontación de dos concepciones ideológicas contrapuestas e irreconciliables.


Por un lado, tenemos la opción de la derecha, representada por un candidato fabricado en laboratorios de marketing político, el cual ante la impopularidad de su verdadero programa de gobierno ha tenido que recurrir a cualquier cantidad de elementos demagógicos a fin de tratar de engañar al pueblo llano sobre las reales intenciones del sector al cual representa y el panorama desolador que se presentaría en el supuesto negado de que llegase a tomar el poder.


La derecha, como es bien sabido es la expresión política de los ricos y poderosos, de las clases dominantes que apuestan por la preservación de un orden social injusto y excluyente para su propio beneficio y en perjuicio del resto de la sociedad; de las ideas de derecha se desprenden además vicios históricos como el racismo, la xenofobia, la homofobia, el machismo, el desprecio por las clases sociales consideradas “inferiores”, el fascismo, entre otros más.


Por el contrario, la izquierda es la expresión de quienes anhelan un mundo más justo y humano, con equidad para todas las personas, incluyente, auténticamente democrático y que de paso a formas de organización social donde los seres humanos puedan gozar de sus garantías sociales. A lo largo de la historia, las izquierdas han luchado contra el racismo, por la dignificación de la mujer en la sociedad, por los derechos reivindicaciones de la clase trabajadora, y por el respeto a la sexodiversidad, al tratarse de un sector social históricamente vejado, perseguido y excluido en muchas naciones y culturas, entre otras razones por la predominancia del moralismo burgués, cuyos basamentos son arcaicos y absurdos.


Vale destacar que al calor de la campaña electoral que está en curso, así como en el debate político que ha tenido lugar en el país en los últimos años, se ha evidenciado tanto a nivel de importantes voceros comunicacionales con influencia sobre considerables audiencias, tanto a nivel de redes sociales, un preocupante auge del discurso homofóbico, no solo por parte de la derecha que apoya al candidato opositor, sino también por defensores del proceso revolucionario.

Partir del argumento según el cual “tanto en la guerra como en la política todo se vale”, no parece ser una justificación muy razonable para caer en un círculo vicioso de descalificaciones mutuas basándose en la supuesta identidad homosexual de uno u otro dirigente, ni para denigrar del adversario político a través el uso de esta condición como sinónimo de ofensa personal.


Que la derecha haga gala de la homofobia como arma política no debe extrañar, puesto que esa es su naturaleza, pero que voceros de la izquierda pretendan competir con sus adversarios para ver quien es más homofóbico resulta algo aberrante y carente de todo sentido.


Es pertinente señalar que la comunidad de gays, lesbianas, bisexuales y transgéneros (GLBT) en nuestro país constituye un sector importante, cada día con mayores niveles de organización y muchos de ellos defensores decididos del proceso revolucionario, porque también han centrado sus esperanzas de inclusión y reivindicación social en éste.


Considerando lo antes señalado, no sería lo más correcto ni lo más consecuente asumir una línea de ofensa hacia la identidad sexual de la comunidad sexodiversa venezolana, cuando justamente estamos haciendo una prédica de inclusión social y muchos de ellos son nuestros camaradas en las trincheras de lucha para construir una patria libre, bolivariana, independiente y socialista.

tuliocamacho.ve@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1991 veces.



Tulio Camacho

Periodista y analista político

 tuliocamacho.ve@gmail.com      @ulioc

Visite el perfil de Tulio Camacho para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: