En defensa de la Humanidad

Defender la Humanidad es defender el planeta Es limitar el desarrollo irracional que instala industrias contaminantes, recalienta el planeta, destruye el ozono, extingue especies, tala e incendia bosques, propaga transgénicos. Es mantener el control de los pueblos sobre aguas, biodiversidad, selvas tropicales, bosques, tierras cultivables, hidrocarburos, gas, minería y reservas naturales, impedir su privatización transnacional, reciclar recursos y reservarlos para un desarrollo racional y sustentable.

Defender la Humanidad es luchar por el trabajador que crea la riqueza Es retirar fondos del derroche armamentista para aplicarlos a erradicar la pobreza atroz, la marginalidad, la pauperización, la destrucción. Es luchar contra las tiranías del subempleo, el empleo informal, el empleo múltiple y la “flexibilización” de la fuerza de trabajo;, garantizar el salario digno, la estabilidad y las prestaciones, la asistencia social pública y la creación de nuevas relaciones productivas. Es combatir abusos laborales contra inmigrantes, erradicar la trata de blancas y de niños y la esclavitud en maquilas o latifundios feudalizados.

Defender la Humanidad es salvarla del neoliberalismo y del capitalismo financiero Es limitar la exportación de bienes, dividendos e intereses de la deuda desde el Tercer Mundo y no exonerar de impuestos al capital financiero ni a las transnacionales. Es resistir a los regímenes de libre comercio imperiales, tales como el Alca o los acuerdos multilaterales de inversión y reservarse el derecho de regular la economía en defensa de los recursos naturales, las empresas públicas o privadas nacionales y de decidir las controversias con entes extranjeros en tribunales propios. Es detener la sangría de una deuda eterna ilegalmente contraída y varias veces pagada, pagada, y rechazar el gasto armamentista como recursos para superar las crisis económica. Es rescatar a los pueblos del control del capital para entregar el control del capital a los pueblos.

Defender la Humanidad es preservar la energía Es luchar para que los países productores de hidrocarburos conserven el poder sobre sus recursos y sobre las industrias que los manejan y rechazar las guerras imperiales para saquearlos como las desatadas contra Afganistán e Irak. Es denunciar la carga que sobre el precio de la energía representan los impuestos de los estados hegemónicos y el complejo militar que mantienen para dominarla, y aplicar parte de los ingresos de los hidrocarburos no renovables para desarrollar una economía que no dependa de ellos.

Defender la Humanidad es defender la democracia Es preservar las funciones económicas y sociales del Estado a favor del pueblo y en contra de la omnipotencia del capital multinacional; es denunciar la inmunidad fiscal y de jurisdicción de que gozan las multinacionales gracias a los Tratados contra la Doble Tributación; es rechazar que los ejércitos soberanos sean reducidos a “fuerzas de tarea” subordinados a la OEA o a la DEA, es crear nuevas formas de organización política participativa. Es rechazar el supuesto Gobierno Mundial de organismos financieros y militares elegidos por nadie y que tiranizan a todos, y contrabalancearlo con alianzar económicas y estratégicas de los países en desarrollo.

Defender la Humanidad es educarla Es desarrollar políticas masivas y urgentes para garantizar el acceso real, total y gratuito a la alfabetización y a todos los niveles educativos. Es innovar en métodos y contenidos programáticos, orientándolos hacia el desarrollo sustentable, la preservación de la herencia histórica y cultural y la identidad y los valores de la soberanía y la independencia. Es rechazar la gerencia de grandes potencias que mediante créditos condicionados presionan para la imposición de matrículas, cupos y programas atomizados regionalmente y adaptados a sus intereses.

Defender la Humanidad es liberar la diversidad Es oponerse al imperio que mediante industrias culturales monopólicas impone un solo modo de vida, un solo modelo, un pensamiento único. Es oponerle órganos que defiendan la memoria histórica y la comunitaria, respeten la diversidad cultural y las identidades nacionales y regionales, enseñen las lenguas autóctonas y difundan el pensamiento y las expresiones artísticas de los marginados. Es respetar la diversidad, las subculturas y contraculturas de resistencia, las culturas emergentes y alternativas.

Defender la Humanidad es devolverle la voz Es limitar la concentración vertical y horizontal de propiedad en los medios de comunicación, establecer su responsabilidad social, oponerse a que pretendan suplantar a los partidos políticos o imponer racismos, genocidios o dictaduras patronales, restringir la preponderancia de los mensajes comerciales, promover la creación de nuevas productoras y medios de servicio público, comunitarios o alternativos, que restituyan a los pueblos la condición de emisores. Es hacer realidad el viejo proyecto de una Televisión del Sur, rechazando de plano el infame proyecto de privatizarla para una mafia de “expertos independientes” de las potencias hegemónicas.

Defender la Humanidad es hacerla creadora y no víctima de la ciencia Es corregir la asimetría científica y tecnológica entre países hegemónicos y subdesarrollados, orientar la investigación para resolver los problemas de la humanidad y no para destruirla.

Es defender la propiedad intelectual del creador ante el empresario, y evitar que sean patentados conocimientos tradicionales y formas vivientes.

Es preparar científicos éticos y evitar la fuga de cerebros proporcionándoles recursos para desarrollar sus investigaciones, privilegiar las orientaciones a resolver los problemas de la región y controlar las potencialmente destructivas, tales como las de los transgénicos.

Mil cabezas alza el mal, pero la humanidad tiene siete mil millones, que ya se movilizan en ofensiva. La Humanidad despierta: la pesadilla durará sólo mientras lo permitamos.

luisbritto@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3264 veces.



Luis Britto García*

Escritor, historiador, ensayista y dramaturgo. http://luisbrittogarcia.blogspot.com

 brittoluis@gmail.com

Visite el perfil de Luis Britto García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Britto García

Luis Britto García

Más artículos de este autor


Notas relacionadas