¿Por qué perdimos en el Zulia?

Aunque las pérdidas electorales de la revolución en el Estado Zulia ya tienen una década produciéndose, esta derrota en particular merece un comentario específico y actualizado, sobre todo por el carácter aplastante de la derrota, el evidente fortalecimiento electoral de la derecha y el desvanecimiento de los espejismos que había construido la burocracia endógena.

1. La derrota en un Estado petrolero, en los propios municipios petroleros, es inaudita. Si se considera el peso enorme que tiene PDVSA dentro de la economía venezolana, es increíble que la revolución pierda en esta región. Esto viene ocurriendo en la última década, y nuevamente decimos que toda la gerencia de Desarrollo Social de las empresas del Estado debe ser sustituida de inmediato, redimensionando cualitativamente lo que desde allí se ejecuta hacia las comunidades zulianas. Esto significa que en PDVSA, Corpozulia,  Pequivén, Enelvén, Carbozulia, Hidrolago y demás empresas del Estado debe modificarse toda su política social, y revisar a fondo la propia ejecución socioeconómica de dichas empresas en esta región.

2. La campaña aquí realizada se orientó hacia un solo sector de la sociedad, los más depauperados. Más que una campaña parlamentaria, que debatiera las propuestas de nuevas leyes socialistas a favor del pueblo, se realizó una competencia de dádivas hacia los más pobres, que tiene su validez puntual pero que dejó por fuera de la campaña a la amplia masa mayoritaria de trabajadores y de sectores medios que no necesitan de las dádivas sino que esperan del gobierno medidas y propuestas concretas para elevar su nivel de vida y mejorar sus condiciones de trabajo. Repetimos, es totalmente válido interesarse por resolver los problemas de pobreza atroz que todavía afectan a sectores minoritarios de nuestra población, pero no podemos olvidarnos que la gran mayoría de la población zuliana no pertenece a ese estrato de pobreza atroz, y que requiere de otro tipo de reivindicaciones económicas, sociales, políticas y culturales que brillaron por su ausencia en la oferta de los candidatos chavistas.

3. Pese a la alta tasa de población de trabajadores industriales en este Estado, no existió campaña alguna hacia el movimiento de trabajadores. La dirigencia chavista cree que basta con decir que PDVSA o cualquier otra empresa del Estado es socialista; pero en realidad, más allá de los clichés y las consignas, las relaciones laborales dentro de las empresas del estado siguen siendo relaciones obrero-patronales, y la línea gerencial predominante en PDVSA, Pequivén y demás empresas estatales sigue repitiendo los mismos parámetros de las industrias capitalistas. Los trabajadores están conscientes de eso, y esperan que sus reivindicaciones propias sean consideradas a partir de sus expresiones organizadas autónomas. Sin embargo, la campaña chavista se realizó a partir de la patronal, desconociendo a organizaciones como la propia Unión Nacional de Trabajadores, el Frente Socialista de Trabajadores del PSUV, y los distintos sindicatos y consejos de trabajadores existentes en la región.

4. No se desarrollaron campañas específicas hacia los distintos sectores sociales organizados. Por ejemplo, hacia el magisterio o los sectores universitarios. Pese a tener varios profesores universitarios como candidatos, el PSUV no promovió ninguna reunión, foro, documento público ni nada que se le parezca para tratar la problemática universitaria y las expectativas y necesidades que los universitarios le requerimos a la próxima Asamblea Nacional. Igual sucede con el sector de la educación básica.

5. La derrota del chavismo en el Zulia es la derrota de la prepotencia de su dirigencia incompetente. Los dos grandes bloques de la burocracia, el de Rodrigo Cabezas y el de Carlos Martínez Mendoza, fueron aplastados electoralmente por la derecha. Sus políticas sectarias y pseudofascistas actuaron en detrimento del respaldo popular a la revolución bolivariana. Se pone en duda la pertinencia de la continuidad de Martínez Mendoza al frente de Corpozulia, así como el mismo “liderazgo” de Rafael Ramírez al frente del PSUV en esta región. Son saludables cambios significativos en la cúpula chavista zuliana, a la vez que se promueve un amplio debate democrático, incluyente y participativo, para definir los escenarios de rectificación que permitan recuperar el apoyo popular al proceso de transformación socialista que encabeza el presidente Chávez.

6. Hay que reivindicar en el Zulia a todos los sectores populares y revolucionarios que a la vez que respaldan a la revolución bolivariana mantiene sus posturas autónomas y de independencia de clase. Organizaciones como la Unión Nacional de Trabajadores, los medios comunitarios, los colectivos de cultores populares, las organizaciones de profesionales universitarios, las cooperativas genuinas, las comunidades organizadas, sindicatos de base y consejos de trabajadores, verdaderos representantes de la democracia participativa y protagónica, que por años hemos reivindicado al socialismo del siglo XXI, exigimos ser tomados en cuenta por una dirigencia chavista que sólo se mira el ombligo y actúa repitiendo conductas neoadecas. Cualquier proceso de rectificación de la política bolivariana en el Zulia debe pasar por ampliar la convocatoria a sectores revolucionarios que hemos estado totalmente al margen de los bloques fraccionalistas del chavismo zuliano.

Finalmente, los resultados nacionales ameritan igualmente un análisis y un debate, pues el triunfo electoral del 2012 pareciera estar comprometido ante la alta votación obtenida por la derecha (aún no se conocen las cifras definitivas). Creemos que la rectificación gubernamental es pertinente no sólo para el Zulia, pero eso lo abordaremos en documento aparte.

PATRIA, SOCIALISTA O MUERTE. VENCEREMOS

* Coordinador de la Unión Nacional de Trabajadores del Estado Zulia

Maracaibo, 27 de septiembre de 201



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6246 veces.



Roberto López Sánchez*

Roberto López Sánchez (Caracas, 1958). Historiador. Profesor Titular de la Universidad del Zulia (1994-2019). Magister en Historia de Venezuela y Doctor en Ciencias Políticas. Luchador social, activista del movimiento estudiantil y profesoral, vinculado al trabajo obrero, campesino, ambientalista, indígena y cultural desde 1977. Participante de la lucha armada revolucionaria (1977-1988); miembro del Frente Guerrillero Américo Silva. Sometido a persecución política y juicio militar en 1982. Actividad revolucionaria clandestina durante 1982-1988. Fundador de la Unión Nacional de Trabajadores-Zulia y miembro de su comité ejecutivo (2004-2012). Integra el consejo consultivo de la Federación Bolivariana Socialista de Trabajadores del Zulia (organismo que sólo ha sido convocado en una oportunidad en cinco años). Ha sido director de las Divisiones de Extensión y de Formación General; Secretario Docente de EUS; Coordinador de la Unidad Académica de Antropología, del Diplomado en Consejos Comunales (cinco cohortes graduadas) y el Diplomado en Formación Sindical con (cinco cohortes graduadas) en la Facultad Experimental de Ciencias (FEC). También ha coordinado la Zona Zulia-Falcón del Ministerio del Trabajo (2004). Ha publicado: El movimiento de trabajadores en Venezuela durante la revolución bolivariana: 1999-2012 (2017); Movimiento estudiantil y proceso político venezolano (2007); El protagonismo popular en la historia de Venezuela (2008-2015); Los Consejos Comunales y el Socialismo del Siglo XXI (2009); y Venezuela ante la globalización, la crisis mundial y los retos de su desarrollo (2012), además de 5 capítulos de libros científicos, 45 artículos científicos y 50 ponencias en eventos nacionales e internacionales. Es miembro del Programa de Estímulo a la Investigación (PEII), nivel C. Egresó en pregrado con 19,41 puntos de promedio (LUZ, 1994). Ha dirigido 10 proyectos de investigación en la FEC-LUZ. Actualmente dicta semestralmente las materias de Historia de Venezuela, Historia de América, Intercambios económicos y simbólicos, y Poder y Movimientos Sociales, en la Licenciatura en Antropología de LUZ. Ha dictado los seminarios Lucha de clases en el siglo XXI. Movimientos sociales y formas de participación política; y El análisis marxista y la sociedad global del siglo XXI, en el programa de Doctorado en Ciencias para el Desarrollo Estratégico de la Universidad Bolivariana de Venezuela, en Maracaibo. En la División de Extensión de la FEC desarrolla anualmente seminarios sobre: Crisis política en Venezuela; Marxismo y Antropología; Movimientos Estudiantiles en Venezuela; Movimiento de Trabajadores en la Venezuela Contemporánea; Crisis Económica Mundial y su repercusión en la economía venezolana; Movimientos Sociales y Protagonismo Popular en la Historia de Venezuela (dictado también en el Centro Internacional Miranda -CIM- y en Fundacite-Mérida en 2016); y el seminario La Lucha Armada en el Oriente de Venezuela: 1965-1990, en el CIM (2017). Es coinvestigador en el Proyecto: “Historia de los frentes guerrilleros Antonio José de Sucre y Américo Silva: 1966-1990”, Centro Nacional de Historia (2016-2017). Investigador principal en el proyecto “Identidades en el estudiantado de la Universidad del Zulia” y del programa de investigación “Universidad del Zulia: comunidad, organizaciones e identidades” (2017-2019).

 @cruzcarrillo09

Visite el perfil de Roberto López Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a108806.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO