El espíritu de la arenga de la Bolívar se hará presente el 16 de diciembre

Expresó Wilmar Castro Soteldo, el 5 de Diciembre, a propósito de la celebración de las seis horas de la Batalla de Araure ocurrida ese mismo día pero 199 años antes, en 1813, que el espíritu de la arenga dada por Bolívar el 10 de noviembre de ese año en Piedritas Blancas (Barquisimeto, Lara) a los derrotados batallones Aragua, Caracas y Agricultores se hará presente el 16 de diciembre. Se refería Wilmar al episodio de la guerra de Independencia ocurrido el 10 de noviembre de 1813 cuando los republicanos fueron derrotados en Piedritas Blancas por la falta de coordinación entre el ejército independentista, producto de las discusiones entre sus jefes. Bolívar molesto les dijo, luego de la batalla, que no tendrían nombre ni estandarte, "pues para merecerlo tienen que ganarlo en el campo de batalla". Para más deshonor, solamente les dieron lanzas, porque el Libertador se negó a darle fusiles. Profundamente molesto, el Libertador ordenó fusionar los restos de los batallones Aragua, Caracas y Agricultores que habían participado en la batalla en un solo batallón que no recibiría nombre, aunque la historia se encargó de dárselo por 25 días: ?Batallón Sin Nombre?.

El 5 de Diciembre de 1813, como lo había exigido Bolívar, el Batallón sin Nombre conquista el imperecedero ?Batallón Vencedor de Araure?. En efecto, en la batalla de ese día su acción resultó decisiva. Armados solamente con lanzas atacaron al Batallón Numancia (uno de los mejores batallones españoles) y lograron desordenar sus cuadros, forzándolos a retirarse. Al otorgárselo dijo Bolívar: ?Vuestro valor ha ganado ayer en el campo de batalla, un nombre para vuestro cuerpo, y aún en medio del fuego, cuando os vi triunfar, le proclamé del Batallón Vencedor de Araure. Habéis quitado al enemigo banderas que en un momento fueron victoriosas; se ha ganado la famosa llamada invencible de Numancia?

No es sólo a la simbología  como recurso a la que recurre Wilmar en su alocusión cuando invoca el espíritu de la Batalla de Araure y su antecedente inmediato, la batalla de Piedritas Blancas, es a las lecciones que de ambas batallas resultan para el tiempo que no ha llegado. Los araureños, menos aún los portugueseños, no somos el Batallón sin Nombre porque venimos de la gran Victoria de la batalla del 7 de octubre, aquél día nos enfrentamos al poderoso Neobatallón Numancia, el imperio norteamericano, y lo derrotamos. Tampoco se nos quitaron los fusiles, por el contrario, se nos premió con el Programa de la Patria y su correlativo Programa de Wilmar Castro Soteldo, las más poderosas armas jamás dadas a batallón alguno. Entonces ¿qué aprendimos de la batalla de Piedritas Blanca y qué de la Batalla de Araure?

Una de las lecciones de Piedritas Blancas es que la falta de unidad de mando en el campo de confrontación es una debilidad generadora de desunión que pone en peligro la batalla. Muchas veces son la arrogancia, la soberbia, la torpeza y el afán de protagonismo lo que produce desavenencias entre los jefes, son taras del capitalismo que aún subsisten, expresión de debilidad ideológica, falta de comprensión de lo estratégico y la demostración del ?coyunturalismo? que guía muchas de las acciones políticas.

  De la Batalla de Araure la lección más resaltante es cómo el orgullo patriota aflora en los venezolanos y las venezolanas, especialmente en los portugueseños y en las portugueseñas el día decisivo, esto lo hemos podido comprobar muchas veces. Ahora bien, cierto es que independientemente de los resultados, a todas luces favorables para la candidatura de Wilmar, el pueblo de Portuguesa ya demostró su crecimiento político; él hará suyo el Programa de la Patria y el de Wilmar; el pueblo los convertirá en la razón de su acción y movilización, porque sabe que volverlos letra muerta significa un retroceso para la revolución. El equipo de gobierno del nuevo período no debe desconocer esta realidad-oportunidad para avanzar hacia la profundización de la democracia participativa y protagónica. Lo contrario sería reproducir errores que mucho daño han hecho a la revolución en Portuguesa.

¡Hoy es el tiempo del pueblo!

*Diputado AN/PSUV Portuguesa

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2226 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



César Alejandro González Castellano


US Y /regionales/a155506.htmlCUS