En EEUU, la estupidez hace la diferencia

La afirmación de Aristóteles “la política hace la diferencia” en los Estados Unidos no va porque su cultura política tiene una altísima dosis de estupidez que parte desde el discurso dominante de su diplomacia exterior. Pertenece en calidad de monopolio al ejercicio del irrespeto con la fuerza de las armas.

Constantemente desde occidente se ofende al islam, se burlan de sus Profetas y Mahoma con caricaturas, con turbantes tipo bombas publicitadas en periódicos o quemando el Corán por parte del pastor Terry Jones en el aniversario del 11S en el 2010, en publicaciones “los versos satánicos” de Saiman Rushdie 1989, en donde sugiere que algunos versos del Corán no provienen de Dios sino de Satanás, provoco que el Ayatola Jomeini proclamara un fatwa, condena de muerte contra Rushdie, lo último “la inocencia de los musulmanes” película estadounidense en donde se burlan de Mahoma, estas las ofensas mas publicitadas hay cientos más en donde la mofa contra la religión y cultura musulmana predomina.

Si bien es cierto que esto causa indignación en el mundo musulmán, es mucho más el odio hacia EEUU lo que hace que las protestas se rieguen como pólvora, empezó en Libia con la muerte del embajador de EEUU, después la ira se traslado a Yemen, Irán, Irak, Bangladesh, Túnez, Argelia, Egipto, Líbano, Palestina, Pakistán, Indonesia, Australia, Kuwait, Sudan, Afganistán y otros países.

Con su característica estupidez EEUU responde culpando a Al Qaeda, es su manera de actualizar el pretexto del terrorismo. Las manifestaciones son realizadas por grupos de ciudadanos y ciudadanas que nada tienen que ver con Al Qaeda.

Todo lo que está ocurriendo en el Norte de África, Medio Oriente, es impredecible por la crisis global y por las elecciones en EEUU que marcan una tendencia fundamental para el norte de Nigeria, para el África Subsariana, para el sur de Somalia, para los desiertos yemenitas, para Siria, Irán, Libia, Corea del Norte, Pakistán.

Todos estos países y áreas geográficas están en la agenda de la política exterior de Washington, señalada con las armas, portaviones, submarinos, marines, son los que decidirán el futuro de estos países y zonas del mundo por la incapacidad de distinguir entre las protestas contra una película y el odio acumulado de los musulmanes por su estupidez política de querer controlar el mundo asesinando a cuanta gente se oponga a ese proyecto.

Guerras, masacres de civiles antes y después de las invasiones, burla contra la cultura islámica, tortura en las cárceles contra los locales con técnicas que los afectan más por su religión a mas de todo tipo de trato inhumano e indigno por parte de estadounidenses y europeos, acumulo odio por 300 años por parte de los musulmanes hacia ellos, a esto hay que sumarle la prepotencia judía, entonces, el polvorín del Medio Oriente sigue almacenando armas para su estallido que se producirá cuando bombardeen Irán.

Los llamados intereses estratégicos de EEUU es otra de las mayores estupideces que sus gobernantes hacen gala. Pensaron que asesinando a Osama Bin Laden solucionarían parte de su estrategia anti terrorista, el asunto no camina por allí, pasa que la mayoría de los pueblos del mundo no los quieren y que ese rechazo en muchas partes es ya un odio cultural hacia los estadounidenses por el imperio de las armas que utilizan, por la intromisión en los asuntos internos de los países, intromisión siempre presente disfrazada de “ayuda” económica, militar, tecnológica para prolongar la injerencia y la desestabilización de gobiernos considerados hostiles por no someterse a su política llena de estupideces.

Estupidez política de EEUU altera la convivencia, lo hacen con una severa y sintomática restricción de lo que debe ser considerado como política, deja de lado el respeto, la dignidad, de los pueblos, buscan modificar, alterar o cambiar totalmente la sustancial de las formas sociales de esas masas de personas.

Como imperio, EEUU no está dispuesto a aceptar o a sumarse a la comunidad internacional porque esta le representa un estorbo por sus intereses estratégicos que proyectan cada 4 años; la comunidad internacional es percibida como un mercado y reservas de agua, alimento, petróleo, gas y minerales a los que hay que sacar ventaja, los que se opongan a esos intereses son considerados hostiles terroristas que hay que eliminar Hussein, Gadafi, Ahmadinejad, Chávez, Correa, Evo, están en la lista de la mano oculta de la CIA, encargada de esos menesteres.

Así, la constitución de la sociedad internacional implica una metamorfosis radical, una transfiguración esencial de los escenarios geopolíticos para que EEUU y sus satélites dominen al resto, para que el capitalismo siga siendo un sistema económico global y desde Washington, se ejerza, con su estúpida política el control del mundo.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1398 veces.