Guerra civil total en Europa

Causa perplejidad y terror que el sistema capitalista trate de volver sobre sus pasos nefastos de una historia que domino todo el siglo XX y que pese a su inmensa capacidad devastadora, no alcanzo a cumplir con la globalización sus metas, la de cerrar todos los caminos a las otras regiones.

Irrealista y contraproducente una transformación del modo de producción conservando un alto desempleo percibe al capitalismo como el enemigo en el siglo XXI al que hay que sustituir por ser un sistema incoherente para el desarrollo de la humanidad y de la vida misma.

No basta que el sistema sea restaurado desde los 7 países más ricos y desarrollados porque a ellos no les interesa el rostro humano de más de 4000 millones de personas con necesidades básicas, el capitalismo por su esencia no puede construir una economía humanista por estar carente de consistencia propia al ser refundado en base a los mismos errores de la política económica, lleva a que Europa este al borde de una guerra civil.

El sistema desarrollado por EEUU y Europa tiene una vocación destructiva y auto destructiva porque ampara a la elite de la burguesía que no construye democracia sino fascismo ya que la iniciativa de la oligarquía es bestializar la política. Una maldad cómplice recorre Europa destruyendo con los reajustes la vida humana.

El FMI, BCE, la Unión Europea con Alemania y Francia a la cabeza están proyectando otra guerra civil europea, no dentro de uno o dos Estados sino a escala continental que puede volverse internacional, incluso global porque los países empiezan a perder soberanía financiera con ella los proyectos de vida social. De ninguna manera se podría sostener las monarquías ni las burguesías cuando los pueblos pasan al modo de sobrevivencia.

La situación de guerra civil generalizada tiene dos caminos que ya se empiezan a unir, una establecida por la situación de crisis y dos por la vía insurgente para romper lo establecido.

Guerra civil ya planteada en 1848 por la respuesta violenta de la burguesía bonapartista al levantamiento de los obreros en Paris o si lo queremos ver de otro modo, la guerra civil europea empezó en 1917 para algunos historiadores con la revolución bolchevique, sin embargo, la guerra civil en Europa comenzó mucho antes de 1870 con la represión de la Comuna de Paris en 1871 y por la ley de excepción contra los socialistas en 1878 en Alemania.

La interpretación de cuando empezó la guerra civil europea está abierta al criterio del lector, hoy, lo cierto es, que la mesa en Europa para una guerra civil generalizada está servida, lo que vemos en España, masivas protestas ya ocurrieron en Grecia, Irlanda, Portugal desde hace dos años o hace poco hubo manifestaciones tipo insurgente en Gran Bretaña, Francia e Italia, rebeliones que pueden alcanzar dimensiones colosales como la rebelión de julio de 1848 de los trabajadores parisinos ya que, con esa protesta se inicio toda una época que podría terminar en estos tiempos.

Para nosotros poco importa si la guerra civil europea inicio en 1848, 1871 o en 1917 porque son tres puntos de partida para una guerra civil que tuvo su culminación con las guerras mundiales y su tiempo para la reconstrucción aportan por todo ello varias interpretaciones divergentes de ese conflicto en el que nos encontramos actualmente.

Analizar la historia capitalista y sus consecuencias a lo largo del siglo XX no solo por su duración sino por los efectos estructurales producto de las crisis del capitalismo y del ascenso de EEUU como súper potencia, lleva a la estupidez de llamar “regla” cíclica lo que en realidad es mediocridad política y corrupción de la derecha establecida como cultura política puesto que esta es la que prevalece en el mundo después de la segunda guerra mundial. Toda una historia no democrática.

Es inconcebible lo que se ve y se expresa con el capitalismo ante una democracia que debe pagar con su propia impotencia los beneficios que trae a la sociedad, no es más que la experiencia de una historia desperdiciada por los constantes reajustes del sistema que no produce otra cosa que humillaciones, indignación porque la pobreza aumenta como la contaminación ambiental y los cambios climáticos, la producción se frena por el desempleo y por la falta de demanda, se reducen los beneficios sociales a la gente y ese es el discurso político en EEUU y Europa ¿será el discurso de los vencedores?

De ninguna manera resulta, ni con las excepciones de toda regla que por otro lado ya no aparecen, nos enseña más todavía sobre la historia de la democracia en estos días y sobre sus proyecciones que ella reconoce como regla porque será otro comienzo para una guerra civil europea que dejo escrito Carlos Marx.

La colonización del mundo está a la orden del día, el nuevo capitalismo que sostiene el desempleo y quita soberanía a los países rescatados y desestabiliza gobiernos crece y se interna mas en el mundo, hasta se diría que una gran parte de la población mundial acepta el imperialismo no solo para Europa sino desde Europa lanzar una nueva colonización.

El experimento de restar soberanía a los países va de la mano con la nueva geopolítica impuesta en el Norte de África y Medio Oriente, zonas geográficas de enorme importancia para las mercaderías y el petróleo; el experimento de restar influencia política al islamismo como a los socialismos bolivarianos en Sudamérica, significa sostener la explotación de las clases trabajadoras que son la base de la productividad para el plus valor.

Después de las presidenciales de EEUU una contrarrevolución con mucha fuerza aparecerá, 4 nuevos años para el pentágono y la CIA es importante, es la forma en la que se alimenta la violencia capitalista algo frenada los últimos años por la crisis económica, pero, una vez cogido el golpe como en Libia, Siria, Honduras, Paraguay, al capitalismo y no le queda de otra, debe organizar la restauración burguesa que saco capitales y detuvo los monopolios; revitalizar a la oligarquía desde la banca privada es reorientar la economía del capital.

Existe una relación profunda entre capitalismo y fascismo, uno y otro se relacionan mutuamente porque los dos responden cada uno a su manera por el déficit político del capitalismo, permite fundamentar que el siglo XXI será el siglo de una nueva guerra civil europea por el orden o por el desorden fiscal o por la anarquía, estas se unifican y atraviesan horizontalmente las fronteras nacionales por la pérdida de soberanía para después enfrentarse entre sí.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2042 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /internacionales/a147370.htmlCUS