(VIDEOS) Vladimir Acosta en el lanzamiento de la Revista Comuna: Profundizar la reflexión teórica de la revolución bolivariana

Algunos de los asistentes al lanzamiento e integrantes de la revista Comuna

Algunos de los asistentes al lanzamiento e integrantes de la revista Comuna

Credito: CIM

Vladimir Acosta, en el acto aniversario de Aporrea

Vladimir Acosta, en el acto aniversario de Aporrea

Credito: ABN

5 de agosto de 2009.- Con la finalidad de crear espacios para debatir los desafíos del socialismo venezolano, un grupo de pensadores progresistas crearon una publicación denominada "Comuna, pensamiento crítico en la revolución” que circulará trimestralmente, a continuación la intervención de Vladimir Acosta:

Quiero decir unas cuantas cosas, creo que a grosso modo como nosotros tenemos 10 años de atraso, este debate teórico ideológico tiene también diez años de atraso. Lo iniciamos y de alguna manera se provocó un conflicto que no tenia que provocarse porque realmente esa no era la idea, pero bueno se provocó, se matizó, se suavizó y se abrió un espacio para la discusión, que pudo haberse dado mucho antes y que de igual manera tiene gran valor el haberlo hecho en la oportunidad en la que se hizo, y continuarlo. 

Quiero señalar varias cosas. Lo primero es que las revoluciones y todos los procesos de cambio son imprevisibles, no hay manera de preverlos; eso es como los terremotos. Yo siempre cito una anécdota del propio Lenin. Lenin en Enero de 1917 exiliado en Suiza, se reúne con unos jóvenes revolucionarios Rusos, les da una conferencia y les dice: ya nosotros los viejos terminamos nuestra misión les toca a ustedes los muchachos realizar la revolución. Lenin tenía toda su vida organizando revoluciones y no podría prever que venia una revolución un mes después. Lo siguiente es que al crear los movimientos revolucionarios las teorías comienzan a fallar y comienzan a fallar porque fueron construidas sobre las bases de otra praxis, de otro contexto, de otras situaciones y tratar de generalizar eso, es como el caso de la filosofía; aquello que decía Hegel acerca de la Lechuza de Minerva que emprende vuelo al atardecer, la filosofía teoriza sobre lo que ya cuajó, pero sobre lo que viene la filosofía no tiene respuestas todavía. 

Entonces algo así pasa con las revoluciones, generan una serie de cambios de cosas que hay que hacer sobre lo que realmente no se tiene respuesta y sobre lo que no se tiene una teoría previa, y cuando se tiene entonces todavía es peor, porque la teoría se convierte en un dogma, en una camisa de fuerza que obliga a hacer cuadrar la realidad nueva con la teoría que ya es vieja. Entonces las teorías ya no sirven del todo, hay cosas generales que son validas pero muchas cosas en concreto no funcionan del todo, y eso ha pasado en este proceso, desde la condena del puntofijismo que fue el inicio, la tercera vía luego, unas cosas humanistas después, luego se fue metiendo la lucha antiimperialista y ha ido radicalizándose y avanzando justamente producto de las luchas que se han tenido que enfrentar. 

La tercera cosa es lo siguiente. Cuando uno se involucra en el proceso revolucionario, no es lo mismo estar en la universidad dando clase, escribiendo libros sobre teorías, sobre lo que sea, sobre sociología como Rigoberto por ejemplo, sino que cuando uno se involucra en lo que está pasando, que generalmente le derrumba las cosas y encima de eso tiene un elemento adicional y que se tiene que hacer cosas 24 horas al día, resolviendo problemas, atendiendo a la gente; gente que uno cree que no entiende demasiado, peor el que no entiende es uno. Entonces todo el tiempo se va en eso y el espacio para la teoría, para construir la teoría no es suficiente. Yo diría que son tres dificultades enormes que tiene cualquier proceso.  

Agregaría un cuarto elemento aquí, y es que este proceso justamente no ha tenido teoría, no partió de una teoría anterior ni siquiera para tener una camisa de fuerza, al contrario fue improvisando las cosas y eso ha significado también no sólo una limitación por ese lado; otra porque el hecho de que el trabajo absorbe enormemente y no deja hacer nada; y una tercera, y que si es original de este proceso, es que ha habido un profundo desprecio por la teoría, un excesivo pragmatismo que tiene como excepción al presidente. Chávez lee, estudia, aprende constantemente, va llenando vacíos teóricos y se va enriqueciendo a veces dando bandazos porque es inevitable que sea así, pero está pendiente de teorizar y sacar conclusiones de lo que hace. Desgraciadamente la mayor parte de los cuadros y funcionarios que forman parte de los equipos de gobierno no tienen interés en la teoría, sino repetir lo que va diciendo el presidente y la teoría simplemente es lo que el presidente va descubriendo y va tratando de teorizar, y eso representa también una seria limitación porque buena parte de esos dirigentes en la medida en que desprecian la teoría, desprecian los debates teóricos porque esos debates les descubren lagunas, les descubren fallas, y entonces su respuesta tiende a ser la agresividad, la descalificación; estos habladores de paja, estos teóricos, estos que se creen sabios porque vienen de una universidad y saben más que uno, etc. Nadie sabe más que nadie salvo en las cosas en las que uno es especialista. Yo no voy a discutir física nuclear con un físico nuclear porque quedo en ridículo y no se pongan a discutir de cosas que no saben conmigo porque van a quedar en ridículo, eso es otra cosa. 

Pero fundamentalmente se trata de ese problema que desgraciadamente es parte de este proceso: la subestimación y el desprecio por la teoría. Como dice Iraida Vargas, hay que innovar. De hecho ni siquiera hace falta innovar, porque cuando uno se mete en un proceso como este las cosas se innovan solas, uno más bien tiene que tratar de entender y darle un sentido genérico o global para poder sacarle utilidad y utilizarla con flexibilidad. En nuestros casos entonces se lo come la praxis, se lo come la actividad y como dijo Lenin (no me gusta estar citando a cada rato a Lenin, ya lo he citado dos veces en esta oportunidad uno para citarlo y otra para decir que), “sin teoría revolucionaria no hay movimiento revolucionario”. Eso es verdad, cualquiera que sea la teoría, esta cambia, se enriquece, no se trata de la de Lenin; no vamos a repetir que los intelectuales les llevan el socialismo a los trabajadores después de 100 años, eso es un hecho histórico que no tiene ningún valor. Los trabajadores y campesinos han creado sus propias teorías y bastantes intelectuales han traicionado los movimientos revolucionarios para que esa cosa tenga sentido ahora. Eso ya no tiene sentido, pero quiero decir que siempre uno debe tener una orientación teórica para saber qué está uno haciendo y a dónde quiere ir y constatarlo, comprobarlo continuamente con la realidad para saber si uno está marchando en la dirección que quiere marchar o si las cosas lo están llevando por un lado que no es precisamente el más conveniente. 

Y termino diciendo otra cosa. Creo que este debate ha sido excelente, me parece extraordinariamente valioso y hay que seguir llevando este debate y haciendo este esfuerzo, pero llamo la atención sobre algo. Creo que estamos claros ante esto, pues esto que se está haciendo corre el riesgo, justamente por esa suerte de rechazo a lo teórico que se nota en cuadros y dirigentes del proceso, en que esto se convierta en una referencia teórica intelectual académica de pensadores, analistas, críticos que sacan revistas, publicaciones muy valiosas, pero que poca gente lee y poca incidencia teórica tiene. Creo que la tarea principal de todos los que hemos compartido este debate con todos los matices que tenemos aquí, porque aquí se habla a veces de grupos como si fuéramos un partido, aquí en ese debate las opiniones fueron de todo tipo, no sólo en los énfasis que se hicieron sino con las diferencias existentes entre lo que todos opinaban aquí, porque todos fuimos invitados a decir lo que pensábamos y simplemente no había ninguna intención de hablar del grupo del CIM, y menos somos un grupo de reformistas, habladores de paja o intelectuales Palaciegos, como nos llamó Heinz Dietrich en un articulo reciente. Aquí no se trata de nada de eso, lo importante es lo que se produzca aquí como resultado de la reflexión, experiencia y praxis de todos nosotros, porque no estamos encerrados precisamente allí pensando. Para que eso tenga mayor vinculación, tenemos que encontrar la manera de que esto se convierta en forma de discusión para respaldar, criticar, para lo que sea, pero no se quede en una producción teórica como paralela al propio proceso. Si esto no se integra al proceso de alguna manera es inútil y yo creo que lo principal es hacer todos los sacrificios, contactos y movilizaciones necesarias para que esto pueda romper esa resistencia a la teoría, esa prepotencia y arrogancia de funcionarios, y para eso es importante la actitud del presidente Chávez, quien sí aprecia la teoría, quien sí entiende el valor de las discusiones; es difícil discutir con él porque generalmente él es el que habla, y no deja tiempo a los demás para hablar, pero si se puede lograr con él una conversación más flexible donde se pueda hablar y opinar, eso seria un punto de partida extraordinario para que esos funcionarios y cuadros vean que el presidente estuvo aquí, que el presidente discute y que lo que se discute tiene valor para él. Ojala eso pueda darse, pero me parece que aunque se de o no se de es indispensable que lo que se produzca aquí se vincule con la realidad que está allá afuera, con las comunidades, con los organismos, con el PSUV, con todas las fuerzas que participan aquí para que se enriquezca, se critique y se convierta en un instrumento que ayude a tener una formación teórica que nos beneficie a todos y que, por supuesto, sea siempre renovable y criticable porque esa es la parte principal, en mi opinión, de este debate y de los debates que siguen.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 9115 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

Otras noticias sobre el tema Encuentro: Intelectuales, Democracia y Socialismo


Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Encuentro: Intelectuales, Democracia y Socialismo

Otras noticias sobre el tema Centro Internacional Miranda (CIM)


Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Centro Internacional Miranda (CIM)

US N /ideologia/n140000.htmlCUS