El a,b,c, del bolivarianismo

El grito del pobre se escucho desde los tiempos del profeta Amos, (VIII A.c.) y hoy lo oímos desde Venezuela hasta Chile. Esta es una época de esperanza y ahí están las profundas raíces de la presión por transformaciones revolucionarias radicales esenciales en lo económico y en lo social. 

El mayor obstáculo para la solución de los problemas que aquejan a nuestra revolución es la tendencia a demorar la acción necesaria para radicalizarla, no se trata de posponer una derrota política del gobierno o que este pueda sobrevivir algunos años mas, ese manejo político es muy obvio, el asunto es mas complejo, porque, al aplazar una solución al problema retrasamos el esfuerzo de enfrentarnos a la desagradable cotidianidad, el tiempo así ganado solo agrava el problema del proceso. 

-Nuestra confianza en las elecciones en los primeros 10 años de este siglo nos demuestran querer un proceso de largo alcance, pero, nuestra confianza en las elecciones no se puede apoyar en experiencias y logros pasados ni en una estabilidad sostenida por una arcaica estructura publica y conservada por los militares. Es como mantener herméticamente cerrada una tetera en ebullición. 

-La aceptación que la revolución esta en serios problemas y la disposición de poner esto en primer termino en la agenda ejecutiva, del partido y del buró, nos permitirá visualizar que la historia futura de la revolución no puede estar enfocada hacia la personalidad del gobierno, característica del bolivarianismo, sino hacia la personalidad socialista con el uso de los recursos para la supervivencia del proceso 

-Hay que elaborar una nueva ética para el uso de los recursos petroleros que traiga como resultado un estilo de vida compatible con los cambios climáticos que se avecinan, y con la escasez del crudo que nos espera o por la prohibición de usarlo.  

-Analizar la posibilidad que el socialismo puede llegar antes que a finales de siglo y que el tiempo para actuar es ahora, porque, cuando los síntomas de decadencia se vuelvan aparentes el remedio ya no será factible. 

-La inutilidad de una revolución miope debe apreciarse y tomarse como un axioma dentro del marco de referencia para tomar decisiones. Los problemas del proceso solo pueden resolverse a través de una política pueblo-gobierno para resolver problemas como la especulación o la violencia o la interferencia del capitalismo interno, estas, no se pueden resolver con acciones limitadas. 

-El gobierno debe aceptar evaluaciones periódicas para la toma de decisiones. Las evaluaciones deben por parte del gobierno aceptarse como un procedimiento normal en la consideración de decisiones fundamentales para el proceso. ¿Por qué esperar hasta que los avisos de peligro estén a la puerta para actuar? 

-No resolver un problema significa la multiplicación de estos. El proceso requiere acciones de naturaleza anticipatoria más que de retroalimentación, las acciones deben tomarse antes que los síntomas sean más obvios. 

-Debe desarrollarse una conciencia, para que a través de ella, cada persona cumpla con su papel en el cambio. Una conciencia social para que el hambre en África, sea sentida como preocupante e importante como si ocurriera en Venezuela, una conciencia en cada persona en la que la unidad básica sea la cooperación humana, por lo tanto, que la supervivencia de la revolución se traslade a nivel nacional. 

-Si la revolución ha de sobrevivir la sociedad socialista o chavista deberá desarrollar un sentido de identificación para las generaciones futuras con intercambios materiales, intelectuales, benéficos para las nuevas generaciones y para si mismo. Se requiere otro tipo de educación mejor que la implementada, orientado hacia el socialismo del siglo XXI, tenemos jóvenes de 20 años que tenían 10 o menos cuando empezó el proceso y todavía no son operantes para la revolución. La mitad del siglo no esta tan lejos cuando de educación básica se trata, dirigida hacia la experiencia humana, la educación debe ser la humanidad. 

-Las autoridades seccionales elegidas o designadas para un periodo político definido, actuando con los recursos del Estado para la solución de los problemas, tienen la tendencia a posponer la consideración de esos problemas hasta que el cargo de ese funcionario termine y se vuelva preocupación de otra persona, ese reciclaje, afecta la estructura política y conserva el sectarismo, motivo por el que muchos funcionarios identificados con el pueblo van para afuera. 

-Los problemas que no se resuelven se recuperan a un mayor costo en fecha posterior ¿Por qué seguir con esta tendencia? Ciertamente la masa siente con demasiada frecuencia que el futuro traerá nuevas opciones y nuevas oportunidades, esto es sin duda alguna, el legado de un gobierno en que la marcha continúa del proceso sea tomado como un artículo de fe. 

-Al suscribirse a tal motivación y como no hay ninguna evidencia, se tiende a pensar que el progreso social vaya a ocurrir automáticamente por necesidad o por los logros pasados, tomando el pasado como guía para el futuro, pero, el pasado no es el futuro. Lo sucedido en el pasado en una revolución no puede ser tomado como probabilidad para el futuro del socialismo cuando no hay experiencia alguna. 
 
 [email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1584 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ideologia/a112958.htmlCUS